Aproximación inicial a una nueva forma de representatividad política

Partiendo de la realidad más actual que confirma, día a día,  la creciente desafección de los ciudadanos de sus representantes políticos y, en consecuencia, de los partidos políticos en los que se encuadran, creo conveniente explorar nuevas aproximaciones al nexo representativo.

Para ello, más allá de lo que ya se ha debatido in extenso en múltiples publicaciones y foros acerca de los conceptos teóricos de la representatividad, los mandatos y la soberanía, desde sus orígenes históricos hasta la actualidad,  mi intención es esbozar una idea concreta, basada en esas premisas pero intentando realizar una aportación conceptual factible de ser trabajada por gente mucho más preparada que yo.

Tomando como premisas argumentales las conclusiones de uno de los trabajos existentes, que me parece extremadamente ilustrativo en este tema, Crisis del mandato representativo, de  Jose  Manuel Vera Santos, obviando la aplicación concreta a la cuestión del transfuguismo que realiza el autor, no porque no tenga importancia, sino porque no considero que sea objeto esencial de lo que quiero exponer, sino más bien una posible consecuencia del posible nuevo escenario de representatividad que me atrevo a proponer, quisiera ofrecer la siguiente reflexión :

1) En democracia todo poder viene dado por la decisión popular, de manera mediata o inmediata.

2) En la actualidad la democracia se basa en un sistema representativo, articulado mediante la existencia constitucionalizada de los partidos políticos.

3) La representación debe entenderse como “un proceso durante el cual rige la presunción constitucional de que el representante de efectividad durante el mismo al derecho de participación de los ciudadanos….” , como postula Bastida Freijedo.

Parecería coherente con lo anterior que los partidos políticos ejercieran de garantía en el cumplimiento del programa político, que viene a ser lo que sustancia esa relación representativa, en una especie de mandato imperativo sobre los representantes.

4) Lo anterior conllevaría forzar el carácter reconocido en nuestro ordenamiento constitucional al mandato representativo.

5) Es un hecho que la sustitución radical del mandato representativo por otro distinto es una labor compleja, pero la peor postura tal vez sea la de no intentar ningún paso en la dirección de refortalecer ese nexo necesario entre el poder originario (poder popular) y el poder efectivo (poder de los representantes) en todo lo referido a las políticas públicas.

Por todo lo anterior, creo que sería interesante, además de perentorio bajo mi punto de vista, desarrollar un nuevo concepto,  el mandato vinculado, que vendría a significar que, una vez efectuada la elección de los representantes, sea por un sistema de listas abiertas o por el actualmente mayoritario de listas cerradas y bloqueadas, los compromisos de la oferta electoral referidos a temas cruciales para la articulación social, en una especie de “bloque programático estructural” , puedan ser evaluados y exigidos por los electores utilizando mecanismos de renovación de ese voto de confianza, con una frecuencia razonable, insertándolos en el funcionamiento del propio sistema electoral mediante las normas y reglamentaciones correspondientes.

El contenido de ese “bloque programático estructural” debiera surgir del consenso de los órganos competentes de las formaciones políticas, con el compromiso expreso y público de llevarlo a cabo y de someterse a esa valoración democrática para garantizar su cumplimiento.

Entiendo que las dificultades de encaje constitucional de esta propuesta pueden seguir siendo importantes, pero considero que puede merecer la pena esforzarse en explorarla, agregando los argumentos jurídicos que correspondan y que, obviamente, escapan a mis posibilidades intelectuales.

The following two tabs change content below.

Rafael Domingo

Latest posts by Rafael Domingo (see all)

3 comentarios sobre “Aproximación inicial a una nueva forma de representatividad política

Comentarios cerrados.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?