Iberia sumergida

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

EDUARDO BAYÓN | A mediados de los años 90, uno de los grupos musicales más importantes en la historia de este país, Héroes del Silencio, lanzaba un sencillo titulado “Iberia sumergida”, dicho tema tenía como temática la corrupción que por aquel entonces salpicaba a los gobiernos de Felipe González. Casi 20 años después, el título de aquella canción, podría servir perfectamente para describir la situación en la que actualmente se encuentra España.

En el día de hoy, la Guardia Civil ha llevado a cabo la denominada Operación Púnica, durante la cual han resultado detenidas 51 personas, entre ellas, Francisco Granados, ex número 2 de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, Marcos Martínez, Presidente de la Diputación de León por el Partido Popular que había sustituido a la asesinada Isabel Carrasco, y los alcaldes, José María Fraile (PSOE) de Parla y mano derecha de Tomás Gómez, José Carlos Boza (PP), de Valdemoro, Agustín Juárez (PP), de Collado Villalba; David Rodríguez (PP), de Casarrubuelos; Antonio Sánchez Fernández (Unión Demócrata Madrileña), de Serranillos del Valle; y Gonzalo Cubas (PP), de Torrejón de Velasco.

Este no es un caso aislado, ni mucho menos, 51 detenidos de golpe, acusados de defraudar más de 250 millones de euros en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, sino que se suman a los más recientes protagonizados por el escándalo de las “tarjetas black”, la imputación de Ángel Acebes, o el descubrimiento del fraude del ex-líder SOMA, José Ángel Fernández Villa.

Podría pensarse que una simple regeneración de los partidos, con su oportuno cambio de dirigentes bastaría para erradicar la corrupción de nuestro país, pero eso solo sería autoengañarnos. El sistema político nacido en la transición se haya agotado, con evidencias más que suficientes, donde las reformas que tanto las instituciones, como los partidos políticos o las administración públicas debieron sufrir hace tiempo no llegaron a tener lugar, en vez de eso sufrimos un sistema donde la administración muchas veces se ha convertido en un cortijo, especialmente allí donde un partido permanece mucho tiempo en el poder, donde además los empresarios juegan y se les permite tejer redes con políticos para obtener a cambio un trato de favor que les reporte réditos de todo tipo.

En definitiva, se requiere una ruptura con la situación actual, que permita una mayor democracia interna en los partidos, así como mayor transparencia en la financiación de estos y de las propias instituciones, mayores instrumentos en la lucha contra el fraude y la corrupción, así como una separación real entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, para entonces y de una vez, dejar de vivir en una Iberia sumergida.

The following two tabs change content below.
Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo y abogado. Doctorando en Ciencia Política por la UNED; Graduado en Ciencias Políticas y Administración; Máster en Derechos Fundamentales; y Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo; así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Especializado en comunicación política, sistemas políticos, partidos y asuntos electorales. Es además, colaborador habitual en diferentes medios de comunicación, escritos y radiofónicos.

0 comentarios sobre “Iberia sumergida

  • el 27 octubre, 2014 a las 10:23 pm
    Permalink

    Hoy la “Espe” que tan indignada parecia en la rueda de prensa que dió tenia una oportunidad de oro de solucionar el tema de forma radical.

    En lo que si demuestra ser bastante más lista que su presidente, patético por cierto, y que la “Cospe”, es en declarar que basta ya de presunciones de inocencia y que “hay que dejar que los jueces trabajen”.
    En sustitución de esas manidas coletillas, pidió perdón, que tampoco es ninguna novedad ya que los ciudadanos también estamos hartos de escuchar ese chascarrillo, pero al menos le echa algo más de imaginación.

    Después de la presunción de inocencia, del que los jueces trabajen y del perdón a que recurrirán, ¿hacemos una porra?.

    Como decia, hoy la presidenta del PP madrileño dejó escapar la oportunidad de oro diciendo: Como estamos hartos de esta pandemia de corruptos, vamos a cortarlo de cuajo implementando las siguientes medidas radicales:
    A.- Incremento de personal en la Udef y en UCO.
    B.- Incremento de fiscales y jueces.
    C.- Derogación y puesta en vigor de la nueva ley sustitutoria de la de 1855 con la que se persiguen los delitos de guante blanco.
    D.- Derogación de la actual ley de indultos decimonónica (1870).
    D.- Incremento de penas para ese tipo de delitos.
    E.- Anulación del 99% de los aforados.
    F.- Absoluta autonomia, del poder político, en el estamento jurídico, para el nombramiento de jueces y fiscales.

    Y con esas medidas y/o similares señora marquesa, seguro que sus palabras llegarian a tener la credibilidad que la ausencia de las mismas produce y que se traducen en un escrito sobre una barra de hielo puesta, cara al sol.

    Respuesta

Deja un comentario