1 de enero de 2015 – Lituania entra en el euro

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

lituania01

PELAYO COBOS | La decisión de sumarse a la moneda común encendió un intenso debate en el país báltico y la controversia no ha terminado, incluso con las nuevas monedas en circulación por Vilna, pero revisemos la trayectoria de esta incorporación y el peso y tipo de apoyos y rechazos reales en Lituania.

Aquellos a favor del Euro han esgrimido la estabilidad económica, las posibilidades de incrementar el comercio y el refuerzo que supone para el turismo como ventajas. Los oponentes de la moneda común temen por un alza de precios y una reducción de la soberanía nacional.

En un periodo en el que los resultados de la unificación de la divisa europea son desiguales entre los estados miembros, la apuesta lituana tiene tres particularidades propias que determinantemente inclinaron la balanza hacia el Euro.

En primer lugar, Lituania, al igual que el resto de estados bálticos, ha cada intentado fortalecer sus vínculos institucionales con la Unión Europea como oportunidad para prevenir cualquier tentación de Rusia de ejercer algún tipo de injerencia, como reflejo de la experiencia soviética.

Como segundo factor, la divisa que se despide, la Litas, ya estaba de hecho fijada al Euro desde hacía unos años por lo que el país realmente no contaba con demasiada flexibilidad monetaria. Desde la independencia del país en 1991, la Litas estuvo referenciada al Dólar USA, pero al celebrarse el referéndum de adhesión a la UE en 2003, con un resultado favorable en un aplastante 90%, el Euro pasó a ser la divisa de referencia.

Y el tercer motivo es el incentivo hacia una mayor integración regional, el Euro ya estaba implantado en los otros países bálticos (en Estonia desde 2011 y en Letonia en 2012). Por tanto, este estatuto monetario estaba suponiendo para el país una desventaja para atraer inversiones procedentes del resto de Europa, generado por la incertidumbre cambiaría (parece obvio pero quizás hay que indicarlo: un tipo de cambio referenciado es mucho menos sólido que compartir una moneda). Para una economía pequeña y abierta como la lituana, la entrada de capital exterior puede completar exitosamente sus carencias locales.

Con la suma de los tres factores descritos, los costes por adherirse al Euro, especialmente los efectos de una devaluación interna en caso de problemas de competitividad, fueron superados.

Alcanzar los criterios de adhesión al Euro llevó más de 8 años (los mismos indicadores de siempre para todos los países candidatos: inflación, tipos de interés y déficit público), quedando la decisión final en manos del Parlamento Europeo. Aunque en la votación emergió una “Pequeña Coalición” en contra, formada por eurohostiles de Extrema Derecha, Populistas de Derechas, Izquierda Radical y la Extrema Izquierda, el voto favorable fue abrumadoramente mayoritario, con apoyos de los grupos Popular, Socialdemócrata, Liberal, Verde y de Europa de los Pueblos:A favor 545 (78%), en contra 116 (17%) y abstenciones 34 (5%).

Los europarlamentarios españoles votaron también masivamente a favor, aunque vale la pena distinguir sus decisiones puesto que no se alinean igual en la Eurocámara que lo hacen en el Congreso de los Diputados, incluso en algunos casos se rompió la disciplina de grupo y el criterio a la hora de decidir su voto -negativo- tiene un fundamento más en clave local que con su compromiso europeísta:

A favor – 41

PPE: PP y Unió. Liberales: CDC, UPyD, C’s y PNV. Europa de los Pueblos: ERC. PES: PSOE. Verdes: Equo/Compromís e ICV.

Abstención- 1

(J. Villarejo, de Podemos; esta era la decisión oficial del Grupo de la Izquierda, que era reacia a votar con la Extrema Derecha y que finalmente se fracturó).

En contra – 8

Podemos (2), IU/ANOVA, EH Bildu

No Votaron – 4 Podemos (2), E. Valenciano, del PSOE (de baja por enfermedad). Ausente también L. Istúriz del PP.

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

0 comentarios sobre “1 de enero de 2015 – Lituania entra en el euro

  • el 1 enero, 2015 a las 7:45 pm
    Permalink

    Me parece una noticia de gran trascendencia, pero me interesaría si Pelayo Cobos (su autor), pudises comentar los motivos de la reticencia del Grupo de la Izquierda; no tanto a unir sus votos a los euro-diputados de la extrema derecha, como en relación al ingreso de Lituania a la Zona Euro. También los motivos de que dos diputados/as de Podemos votaran en contra; dos no votasen y sólo Jiménez Villarejo acatase en ese partido político la disciplina del Grupo al abstenerse. Lo mismo se podría decir de IU/AENOVA, que conforman el mismo Grupo en el Parlamento Europeo.
    Gracias y buen 2015!

    Respuesta
    • el 2 enero, 2015 a las 8:19 pm
      Permalink

      Los partidos de izquierda postcomunista han sido generalmente contrarios a que el estado-nación ceda soberanía desde los años 90. En España Julio Anguita lideró la oposición a la integración Europea, y posteriormente se coaligaron con distintos movimientos anti-globalización.

      Los diputados de Podemos que no votaron indicaron a posteriori que se trató de un error en el sistema electrónico de la cámara pero que su decisión era de votar en contra.

      Tanto IU/Anova, como Bildu, como Podemos, han realizado declaraciones contra el papel que juega la moneda común y la cesión de soberanía que implica para los Estados miembros, que deben aceptar un paquete de regulaciones financieras europeas a las que son contrarios; su postura no se trata tanto de un voto contra la entrada de Lituania como de un rechazo al propio sistema.

      Adicionalmente, al menos desde Podemos se cuestiona el procedimiento de adhesión lituano sin un referéndum local específico sobre el Euro; relacionando el caso con decisiones comunitarias que han aceptado los Estados miembros sin consultar específicamente a su ciudadanía. Volvemos así a las reticencias respeto a la cesión de soberanía a instituciones supranacionales desde esta tendencia política.

      Respuesta
  • Pingback:1 de enero de 2015 – Lituania entra en el euro

Deja un comentario