De cómo Ikea paga el 0,002% de impuestos a nivel mundial

IKEA_Regensburg

Descubre las posibilidades” proclama un eslogan de Ikea. El fabricante de muebles se lo toma al pie de la letra, principalmente en los impuestos. Este es un relato de cómo Ikea se las ingenió para, ganando miles de millones en un año, terminase pagando sólo 50.000 Euros de impuestos.

El fundador de Ikea Ingvar Kamprad es un hombre al que le gusta tener las cosas bajo control y siempre piensa por adelantado. Así, en diciembre de 1976, marcó cuáles eran las premisas básicas de la empresa y las que también deberían ser en el futuro. Lo llamó “Testamento de un vendedor de muebles” y contiene nueve reglas de oro. La quinta premisa dice: “La sencillez es una virtud”. Esta sencillez no parece aplicable a los documentos que han aparecido en Luxemburgo sobre la empresa con acuerdos que contienen más de un centenar de páginas.

Junto a los balances de cierre del ejercicio y el cálculo de impuestos, aparecen también las empresas del Imperio Ikea y dónde se encuentran radicadas; Luxemburgo, Islas Caimán, Holanda, Suiza, Chipre… Realmente, alguien no quería dejar sin probar ningún paraíso fiscal. Una red que es difícil de desentrañar incluso para algún experto fiscal. También en la empresa sólo un puñado de directivos tenía conocimiento exacto de este sistema dice un antiguo ejecutivo de Ikea.

El Süddeutsche Zeitung, el Schweizer Sonntagszeitung, el Schweizer Tages-Anzeiger, la cadena de televisión NDR y otros socios del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) han presentado los documentos a expertos fiscalistas. Su veredicto: Ikea cuenta con un sofisticado sistema que mantiene sus beneficios bajos y evita así el pago de impuestos. “La estructura de la empresa y la relación interna de las empresas de la corporación son extraordinariamente complejas. La empresa utiliza obviamente cada agujero fiscal que se presenta y con esto quiero decir cada agujero fiscal a nivel mundial” dice el experto abogado fiscalista Thomas Wülfing.

Presumiblemente Ikea considera este ir y venir a paraísos fiscales como una ley. Pero ¿no habíamos quedado que la sencillez era una virtud?

Ikea ya no es sueca desde 1973

En 1976, cuando Ingvar Kamprad ensalzaba la sencillez como una virtud, la compañía que parecía sueca ya no estaba radicada en aquel país. Tres años antes, en 1973, Kamprad la había trasladado a Dinamarca. Su objetivo: Ahorrar impuestos.

Con el transcurso de los años, Ikea refinó sus métodos. Por ejemplo, el asunto del 3%. Cada una de las más de 300 empresas que Ikea tiene a nivel mundial debe transferir del precio de venta de cada producto un 3% a una firma holandesa que se llama Inter Ikea Systems. A esta empresa pertenece la identidad de Ikea, el concepto de tienda, los diseños de todos los muebles en catálogo así como el logo de Ikea.

Desde entonces, Ikea utiliza un sistema de elusión fiscal que se llama “Patentbox”. El sistema funciona del siguiente modo: Todas las filiales transfieren el 3% de sus ventas a Holanda, lo que significa una caída en los beneficios de las filiales y, por tanto, de su factura fiscal. En Alemania, por ejemplo, que es el mayor mercado de Ikea a nivel europeo, la firma tuvo una cifra de ventas en 2013, de 3.990 millones de Euros. El 3% de esta cantidad, unos 119,7 millones de Euros se marcharon directamente a Holanda y según cálculos de Lorent Jarass profesor de economía de la Universidad de Rhein-Main se evitó el pago al fisco alemán de unos 36 millones de Euros.

Impuestos, que la sociedad europea ha perdido casi de forma total, porque en Holanda los ingresos por licencias y patentes solo pagan un tipo del 5% al fisco. Lo que supone que los 119,7 millones de euros que provinieron de Alemania pagaron alrededor de seis millones de Euros con lo que Ikea se ahorró unos 30 millones de Euros. Pero cambiar el domicilio fiscal a Dinamarca (posteriormente se movió a Holanda) y el sistema holandés de “Patentbox” son sólo dos piezas del puzzle. La visión total es bastante más compleja. Esto es sólo la base de una fuerza propulsora que va más allá; “la filosofía de Kamprad ha existido a lo largo de los años y significaba que Ikea tenía que ahorrar los impuestos en todo momento” aclara Johan Stenobo antiguo secretario personal de Kamprad.

Esta impresión se confirma en los documentos de Luxembourg-Leaks. Allí se ve que la empresa holandesa (Inter Ikea Systems) pertenece a una empresa luxemburguesa (Inter Ikea Holding). En el Gran Ducado las empresas holding, bajo ciertas condiciones, están ampliamente liberadas del pago de impuestos.

El tipo impositivo se encuentra en el 0,002% – aproximadamente

Lo que se puede conocer en el caso Ikea, aparece en un escrito del 23 de Enero de 2012. Es una carta de presentación de Pricewaterhouse-Coopers aclarando los datos fiscales de 2010. La empresa consultora aclara cuantos impuestos ha pagado Inter Ikea Holding en ese año; 48.000 Euros. Aparece también el importe del beneficio neto de la empresa 2.572.436.000 Euros. Podemos hallar, por tanto, el tipo de impuesto pagado que es de un 0,001865935%. ¿Similar al de cualquier lector de este blog? Me temo que no.

¿Cuál es el secreto de estas cifras? Estas preguntas se deben realizar donde se encuentran las partes interesadas. Por tanto, debemos hacer una visita a la firma que gestiona miles de millones en Luxemburgo. Un edificio de oficinas situado en el centro, de buena construcción y con buena pinta. Abrimos las puertas de entrada, subimos las escaleras y llegamos al tercer piso. Aquí se encuentran localizadas otras cinco empresas que no pertenecen al universo de Ikea. Las oficinas están bastante vacías para una firma que administra miles de millones. Preguntamos y nos transfieren a un responsable de prensa en Bélgica. Puestos en contacto, solicitan que la pregunta se realice por correo electrónico.

Escribimos el correo sin esperar una respuesta. La falta de transparencia es parte de la política de la empresa. Lo que se conoce de Inter Ikea Holding es que al final pertenece a una fundación que se llama Interogo con sede en Liechtenstein, el siguiente paraíso fiscal.

El correo de respuesta del portavoz es bastante escueto: “Nuestro grupo paga impuestos en conformidad con las leyes y regulaciones de los países donde estamos operando”. Algo que ya nos imaginábamos. Mantenemos la pregunta, porque en lo poco que se conoce del los estatutos de la Fundación Interogo, ésta podría “no darlos a conocer a una autoridad extranjera”. Se trata de una fundación secreta oculta a las autoridades fiscales y revelada sólo por la investigación de la cadena de televisión sueca SVT. En esta investigación también se informó quién controla la fundación; un consejo de administración dirigido por la familia de Ingvar Kamprad.

Ikea se encamina a un perfecto sistema fiscal

De vuelta a Luxemburgo, junto a Inter Ikea Holding se encuentra también una empresa llamada Inter Ikea Finance que claramente realiza préstamos a las empresas del grupo. Muchas corporaciones mantienen empresas similares. La ventaja; el prestatario (las otras empresas de Ikea) pueden desgravarse la mayor parte del pago de los intereses del beneficio final, mientras los ingresos por intereses en Luxemburgo rara vez se penalizan con impuestos. El grupo de empresas se beneficia así de las ventajas fiscales aunque realmente nunca suelte el dinero.

En este caso especial se controla ese negocio bancario interno pero no sólo el de Inter Ikea Finance sino también el de una sucursal en Ginebra. El tipo impositivo en Suiza es, comparado con estándares internacionales particularmente bajo pero para Ikea no parece ser lo suficientemente bajo. Por lo tanto, realiza un sistema fiscal que aparece en los documentos; la sucursal suiza del banco de Ikea presta dinero a otra empresa del grupo Ikea pero este dinero pertenece al Banco Ikea de Luxemburgo que se financia a través de una compañía del grupo Ikea radicada en Antillas Holandesas. El beneficio de esta estructura que se extiende por tres paraísos fiscales es sencilla de entender cuando vemos las cifras; en 2011 el Banco Ikea obtuvo un beneficio de 35 millones de Euros; si hubiese realizado las operaciones directamente desde Ginebra, tendría que haber pagado una cifra en torno a los 3,5 millones de Euros. Gracias a esa estructura triangular a través de Luxemburgo y Suiza, Ikea se ahorró 1,5 millones de Euros.

En comparación con cifras de ventas de miles de millones de Euros, puede parecer poco pero nos indica hacia donde va Ikea. Hacia el sistema fiscal perfecto; ni un euro de más al Estado.

Un famoso slogan de Ikea proclama “Descubre las posibilidades”. Eso es lo que hacen los expertos fiscales de la empresa fabricante de muebles, efectivamente; “todas” las posibilidades. Sobre todo, las posibilidades fiscales.

Refinantia

The following two tabs change content below.

Latest posts by Félix Lombao (see all)

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?