Desigualdades en la educación superior universitaria. Análisis comparativo

ANNA-CLARA MARTÍNEZ | Alguna vez todos nos hemos preguntado por qué es resulta más barato estudiar en la universidad de una comunidad autónoma determinada que en la de otra. En el siguiente texto trato de aclarar el porqué de dichas diferencias entre las distintas CCAA, cómo se producen y en qué se traducen.

El artículo 27.10 de la Constitución Española (en adelante, CE) establece que se reconoce la autonomía de las Universidades, en los términos que la ley establezca. Esto es, el Estado deberá aprobar una ley de bases en la que se regule la enseñanza superior universitaria. Las Comunidades Autónomas, en unos casos, y las propias universidades, en otros, serán las encargadas de desarrollarla.

En este sentido, nace la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades que, en el 2007, se modifica parcialmente por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril. A día de hoy, esta es la Ley rectora de esta materia en nuestro ordenamiento jurídico.

En su exposición de motivos, se hace alusión a la culminacióndel proceso de descentralización universitaria, transfiriéndose a las Administraciones educativas autonómicas las competencias en materia de enseñanza superior. Así pues, según lo descrito, el objeto de la Ley es impulsar la acción de la Administración General del Estado en la vertebración y cohesión del sistema universitario, ergo, la creación de una ley de mínimos.

En el sistema universitario español, los precios públicos universitarios se ven modificados según la rama de estudios, la matrícula (primera vez, segunda…) y según la Comunidad Autónoma. Los propios gobiernos autonómicos, facultados por la Ley Orgánica de Universidades, tienen competencias para determinar estos tres elementos.

Concretamente, el artículo 81.3 letra b), apartado primero, de la Ley Orgánica de Universidades dispone que el presupuesto de las Universidades contendrá en su estado de ingresos: b) Los ingresos por los precios públicos por servicios académicos y demás derechos que legalmente se establezcan. En el caso de estudios conducentes a la obtención de títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional, los precios públicos y derechos los fijará la Comunidad Autónoma, dentro de los límites que establezca la Conferencia General de Política Universitaria, que estarán relacionados con los costes de prestación del servicio, en los siguientes términos: 1.º Enseñanzas de Grado: los precios públicos cubrirán entre el 15 por 100 y el 25 por 100 de los costes en primera matrícula; entre el 30 y el 40 por 100 de los costes en segunda matrícula; entre el 65 por 100 y el 75 por 100 de los costes en la tercera matrícula; y entre el 90 por 100 y el 100 por 100 de los costes a partir de la cuarta matrícula.

Ello significa que las Comunidades Autónomas tienen potestad para establecer los precios públicos universitarios entre una horquilla no inferior al 15% ni superior al 25% del coste real de los estudios, en el caso de las primeras matrículas, sin perjuicio de que dichos valores puedan ser modificados por la Conferencia General de Política Universitaria. Dicho órgano, en el año 2012 no efectuó ninguna limitación (vid. La Resolución de 6 de julio de 2012, de la Secretaría General de Universidades, por la que se publica el Acuerdo de 13 de junio de 2012, de la Conferencia General de Política Universitaria, por el que se fijan los límites de precios públicos por estudios conducentes a la obtención de títulos universitarios oficiales para el curso 2012-2013) y, para el siguiente curso académico, acordó en la reunión del 25 de junio de 2013, mediante Resolución de 5 de julio de 2013 de la Secretaría General de Universidades, que los límites de precios públicos serán los previstos en la Ley Orgánica de Universidades, en su redacción dada por el Real Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril. Asimismo, la duración del Acuerdo no está limitada a un curso académico, sino que ostenta un carácter indefinido, es decir, hasta que la propia Conferencia General de Política Universitaria lo modifique, hecho que aún no se ha producido.

Por consiguiente, las comunidades autónomas son libres de fijar, mediante decreto, los precios que crean convenientes siempre y cuando se respeten las horquillas previstas en la Ley Orgánica de Universidades, en relación al importe que deberán abonar los estudiantes.

Para comprobar la disparidad de precios que se produce entre las distintas Comunidades Autónomas, he realizado un reducido estudio de campo escogiendo a tres de ellas que representan tres escenarios distintos: precios públicos elevados, medios y bajos. De este modo, Andalucía se presenta como la CCAA con los precios públicos universitarios más bajos, Galicia con los precios públicos de cuantía media y Cataluña como ejemplo de precios públicos elevados.

El análisis de la evolución de dichos precios comienza en el curso 2006-2007 y dura hasta el presente año académico. Se han escogido como modelos los precios correspondientes a las antiguas licenciaturas (estudios no adaptados EEES) y los correspondientes a los estudios de grado (adaptados al EEES). Dentro de cada uno, se ha tomado como referencia el precio de los estudios con grado de Experimentalidad[1] mínima y el precio de los de grado de Experimentalidad máxima. En el caso de Cataluña, como además el precio se divide en función del nivel de renta, se ha elegido el nivel de renta más bajo,es decir, el“nivel 1”,en consonancia con el resto de CCAA(queda excluido el nivel 0 porque implica la gratuidad de los estudios y distorsionaría el resultado final).

 

La tabla siguiente indica los precios del crédito universitario por año académico, en función de cada Comunidad Autónoma, y variando según se trate de estudios de licenciatura o grado y, a su vez, según correspondan al grado mínimo o máximo de Experimentalidad.

Figura1

 

De este modo, la comparativa entre las tres CCAA de la evolución de los precios públicos correspondientes a los estudios de licenciatura en grado de Experimentalidad mínimo, estudios de rama jurídica, humanidades, arte o ciencias sociales, es la que se muestra en el siguiente gráfico:

Figura2

Comprobamos como, en el curso 2006-07, en Cataluña, un crédito de licenciatura costaba 9,69 euros, en Andalucía 10,50€ y en Galicia 8,64€, siendo Andalucía la CA más cara.En el curso 2012-13, el panorama pasa a ser completamente distinto y, en Cataluña, se dispara el precio del crédito a 19,67€, mientras que en Andalucía y Galicia sube en menor proporción y se mantiene en 12,49€ y en 9,85€, respectivamente.

Así pues, expresado en variación porcentual, en Cataluña aumenta un 102,99% el crédito desde el 2006 hasta el 2015, en Andalucía un 20,19% y en Galicia un 14%. Asimismo, en el curso 2006-07, la diferencia de precio entre Andalucía y Cataluña era de 7,71%, favorable a esta última. En el actual curso, la diferencia entre ambos valores es de un 55,86%; lo que significa que un alumno que la estudie en Cataluña pagará el doble que el que lo haga en Andalucía, y esta cifra será aún mayor comparada con el alumno que estudie en Galicia.

Mientras que, entre Galicia y Andalucía la diferencia en el año de inicio del estudio es de un 17,71%, en el presente año es de un 21,95%, siendo mínimo el aumento.

En relación con los estudios de licenciatura en su modalidad de grado de Experimentalidad máximo (aquellos que corresponden al campo de las ciencias de la salud), la evolución de los precios públicos universitarios en las tres comunidades autónomas objeto de análisis es la siguiente:

Figura3

Nuevamente, nos hallamos con el aumento de precios que se produjo en Cataluña en el curso 2011-2012. No obstante, en la modalidad de grado máximo, es Andalucía quien presenta los precios más bajos, pues su gobierno autonómico ha optado por no hacer distinción entre grados de Experimentalidad hasta en la tercera matrícula del mismo crédito.

El aumento que han experimentado los precios desde 2006 hasta 2014 es similar al presentado en el gráfico anterior, siendo en Cataluña de un 102,98%, en Galicia de un 13,90% y en Andalucía de un 20,19%. Nuevamente, el menor incremento en el precio lo encontramos en Galicia y, el mayor, en Cataluña.

Entre Andalucía y Galicia, en el curso 2006-07, la diferencia es de un 16,48% y, en el curso 2014-15 ésta se recorta y disminuye hasta 10,38%.

En relación con los Grados, se reproduce una situación análoga a los dos escenarios vistos anteriormente.

En cuanto a los grados que presentan la Experimentalidad más baja, la evolución sufrida es la que se describe:

Figura4

Cabe destacar que en Cataluña el grado se implementó en el curso 2008-09 y, en el resto de CCAA, un año más tarde. Tomando como punto de referencia el curso 2009-10, pues ya estaba implementado en las tres CCAA, la diferencia porcentual entre Cataluña y Galicia es de 30,07%, es decir, el coste del crédito en Galicia se halla 4,03€ por debajo del coste en Cataluña. Después de la subida que experimentan los precios en Cataluña, en el curso actual, dicha diferencia se ha incrementado hasta un 156,55%, lo que significa que estudiar en Cataluña es casi el triple de caro que hacerlo en Galicia.

En cuanto a las titulaciones con el grado de Experimentalidad más alto:

Figura5

En Andalucía se mantiene la política de unificación de precios hasta la tercera matrícula y ello hace que sea la comunidad autónoma con el precio más barato de las tres. Cataluña, de partida, ya presenta un precio en un 86,96% más caro con respecto a Andalucía, pues en el curso 2009-10 un crédito cuesta 11,70€ en Andalucía y 21,5€ en Cataluña y, en el curso actual, dicha diferencia es de un 213,23%.

Tal y como se desprende de los gráficos y datos presentados anteriormente, los precios públicos universitarios muestran una tendencia alcista, aumentando cada vez más y en el caso de Cataluña, de manera desproporcionada. Como consecuencia, la diferencia entre Andalucía y Galicia, en relación a Cataluña es cada vez mayor; aunque en los tres últimos cursos, en Andalucía los dos últimos, en Cataluña y Galicia se ha congelado el precio del crédito. La diferencia más significante entre las tres Comunidades Autónomas la hallamos en la comparativa entre Andalucía y Cataluña en relación al precio del crédito en los estudios de grado de Experimentalidad máxima, siendo de un 213,23%. Ello significa que, actualmente, estudiar un curso académico de 60 créditos de medicina en Cataluña cuesta 2.371€ (más las tasas de matrícula que correspondan), hacerlo en Galicia cuesta 835€ y en Andalucía 757€.Además, Cataluña es la única comunidad de las tres que ha incrementado el precio del crédito de grado en relación al de la licenciatura.

Así pues, es cierto que existen desigualdades a nivel de enseñanza superior universitaria entre las distintas Comunidades Autónomas.En primer lugar, éstas son promovidas por la Ley Orgánica de Universidades que, lejos de establecer un coste máximo del precio del crédito o un precio Estatal unificado, lo deja al libre arbitrio de las Comunidades Autónomas. En segundo lugar, el precio también depende de los criterios de preferencias de los Gobiernos Autonómicos, es decir, en función de cuáles sean sus prioridades y qué deseen fomentar. Otro indicador del porqué podría ser el nivel de deuda pública de las distintas comunidades. Cataluña es, de todas las CCAA de España, la que más deuda pública tiene (63 millones de euros). En segundo lugar se sitúa Andalucía con 27 millones y a continuación Galicia con 9 millones. Así pues, parece ser que podría existir alguna correlación, pero el hecho de que Andalucía sea la tercera comunidad con más deuda pública y una de las que tenga la enseñanza superior más barata hace pensar en que esta correlación sea limitada.

En el caso de Cataluña, además, la Resolución de 6 de julio de 2012, de la Secretaría General de Universidades, por la que se publica el Acuerdo de 13 de junio de 2012, de la Conferencia General de Política Universitaria, por el que se fijan los límites de precios públicos por estudios conducentes a la obtención de títulos universitarios oficiales para el curso 2012-2013 y la posterior Resolución de 5 de julio de 2013 de la Secretaría General de Universidades, mediante las cuales no se introdujo ningún tipo de límites al artículo 83 de la Ley Orgánica de Universidades son las que han permitido que el gobierno de esa comunidad haya podido proceder a un aumento tan agudo de los precios públicos universitarios, concretamente de un 102%.

Por lo tanto,la óptima solución viable para paliar y dirimir estas diferencias parece ser la modificación de la vigente Ley Orgánica de Universidades.

[1] Denominado también Coeficiente de Estructura Docente, en Cataluña o Epígrafe en Galicia.

The following two tabs change content below.

Anna-Clara Martínez Fernández

Licenciada en Derecho (Universidad Pompeu Fabra), licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración, Máster en Abogacía (Universidad de Barcelona) y Máster en Política y Democracia (UNED). Actualmente, trabajando de abogada especializada en derecho administrativo y colaborando en distintas publicaciones. Tiene especial interés por los temas de comportamiento electoral y de educación.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?