Un relato de la financiación multilateral al desarrollo

financiación al desarrollo

PELAYO COBOSEntre los años sesenta y ochenta del pasado siglo, los países en vías de desarrollo recibieron miles de millones dólares en créditos no condicionados de instituciones internacionales, fondos con carácter no finalista que nunca fueron devueltos y que terminaron en acuerdos de condonación de deuda externa. El resultado fue una enorme pérdida de dinero público por el fracaso en la puesta en marcha de numerosos proyectos debido a la corrupción e incapacidad de sus líderes, que incluso destinaron parte de esos fondos a la represión de sus opositores.

A partir de los años noventa se pone en marcha un nuevo enfoque que trata de supervisar y cuidar la efectividad de esta ayuda. Se trató de diseñar un esquema en el que ambas partes salen ganando y que permite superar cierto discurso egoísta, que se escucha a veces en los países donantes sobre dónde hacen falta realmente los fondos que se destinan a cooperación exterior. Frente a acusaciones de paternalismo y mercantilismo hacia Occidente o,especialmente en el caso de las inversiones chinas, de ignorar el respeto a los derechos humanos o las repercusiones medioambientales, el hecho es que en la última década la ejecución de proyectos de cooperación ha sido mucho más efectiva y ha generado un nicho propio de negocio, con empleos cualificados que cada vez se distribuyen también más entre los países de origen y los de destino.

Las organizaciones no gubernamentales, manteniendo su espíritu no empresarial, también han ido profesionalizando su personal y adecuando sus metas a un entorno de recursos limitados y de necesidad de rendición de cuentas.

Demasiadas veces sólo recordamos las necesidades fruto de la desigualdad en el planeta cuando el subdesarrollo desemboca en crisis de emergencia humanitaria.Mejorar la educación y la gobernanza e invertir en infraestructuras, transporte y comunicaciones, suministro energético y de agua potable, equipamientos sanitarios… es la mejor herramienta para prevenir catástrofes y puede funcionar con una lógica económica.

Vamos a ver un ejemplo real del esquema actual por parte de la “escuela occidental”:

El pasado mes de diciembre se firmó un préstamo de casi 70 millones de Euros entre el Estado camerunés y la entidad bancaria privada Société Générale, de matriz francesa y significativa implantación en África. Es una operación comercial en la que la SG tiene un beneficio… y un riesgo a partir de las hipotéticas dificultades que puede tener para cobrar en caso de que el Gobierno camerunés decida no hacer frente a su compromiso.

El objeto de esta operación es financiar la construcción e instalación de 55 puentes metálicos prefabricados.Estos puentes son considerados en Camerún como soluciones sólidas y fiables para la necesaria reducción de su déficit en infraestructuras.

El responsable de ejecutar el proyecto es la sociedad AcrowCorporation con sede en Parsippany, Nueva Jersey. Una compañía líder en este mercado con más de 1000 puentes entregados en medio centenar de países, se estima que el contrato genere más de 200 empleos en Estados Unidos.

Parece una operación atractiva para ambas partes pero el riesgo de morosidad y hasta quebranto para el banco es demasiado elevado para el estándar de la banca comercial, y repercutir en intereses la provisión mínima haría inviable este tipo de financiación. Aún si el proveedor tuviese el suficiente pulmón financiero para ejecutar el proyecto se enfrentaría a un riesgo de impago similar al del banco y tendría que seguir haciendo frente al pago de la mano de obra, compra de materiales, gastos de transporte…

Entonces si el país de destino es elegible de ayuda a la cooperación según criterios geopolíticos y el proyecto es adecuado en base a su utilidad socioeconómica y una vez nominado un ejecutor cualificado se activan los mecanismos de financiación estructurada (multilaterales o nacionales); manteniendo la correspondiente de asunción de riesgos por parte del sector privado (no hay beneficio empresarial asegurado).

En este caso EXIM-BANK, el organismo del gobierno norteamericano dedicado a la financiación de su comercio exterior, va a garantizar el préstamo,aportando un aval de cerca de 40 millones de Euros a partir de la línea de cooperación al desarrollo presupuestada por Estados Unidos, que de esta forma se apunta un tanto político en África y estimula la actividad económica en casa.

Queda sólo pendiente por concretar si la firma contratista va a incrementar la participación de proveedores y mano de obra local durante la fase de instalación de los puentes, sería lo justo y deseable. Finalmente desear algo tan justo y necesario como que Camerún reembolsara este préstamo, por principios y para no amenazar la viabilidad de futuros proyectos similares.

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

2 comentarios sobre “Un relato de la financiación multilateral al desarrollo

  • el 17 febrero, 2015 a las 10:06 pm
    Permalink

    Los fondos multilaterales aplican en mercados muy emergentes. La mayoría de ofertas con las que he tenido contacto en el sur de Asia han venido con algún tipo de financiación del Banco Mundial (IDA), la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (Jica), la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) o el Banco Asiático de Desarrollo (ADB).

    Esto no quiere decir que en este tipo de países no se siga estilando el crédito comprador (como el escenario que ilustras de Camerún). Se trae financiación comercial hasta un 85% del contrato, con cobertura ECA…(ojo, depende del origen de los bienes y servicios. De ahí que hables de EXIM. ¿Qué pasa cuando no quiere entrar la ECA por A o por B?Tienes la opción MIGA. Pero Miga ya no entra en tantos mercados…).

    No es algo todavía muy extendido en comparación con el EPC, pero los Project Finance tienden a ser la financiación natural en el futuro. Es curioso, un modelo tan antiguo parece la solución a los problemas de financiación. ¿Cuántos años tienen las autopistas de peaje?

    Yo (el cliente) te pongo pasta, pero tú también, y tus socios financieros (bancos, entidades multilaterales, fondos de inversión…). Y vamos a preparar un commitment a largo plazo para que tengas la recuperación de tu inversión.

  • el 17 febrero, 2015 a las 11:01 pm
    Permalink

    Ah, añadir que esto “Queda sólo pendiente por concretar si la firma contratista va a incrementar la participación de proveedores y mano de obra local durante la fase de instalación de los puentes, sería lo justo y deseable” no es tan fácil que suceda, en un esquema de crédito comprador con financiación ECA.

    Piensa que Societe Generale está poniendo la pasta porque está cubierta por el US Exim Bank. Y piensa que el US Exim Bank está avalando el proyecto con su cobertura, puesto que está estimulando la exportación de bienes nortamericanos.

    Por eso existe un consenso de la OCDE y unas condiciones que definen este tipo de financiaciones, y limitando a un 15% los bienes y servicios locales.

    De ser mayores, se necesitaría un crédito comercial, con condiciones más duras. Y con el problema de que en un país como Camerún, ¿quién se atreve a entrar?Necesitarías una aseguradora, ¿y quién va entrar si son bienes cameruneses?Tal vez MIGA, debido al nivel de renta del país. Pero…¿y en países que superan el umbral de pobreza pero son, a ojos de cualquiera, claramente de alto riesgo, inestables, y ciertamente pobres?

Comentarios cerrados.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?