¿Paridad en el ámbito público y en el ámbito privado?

PATRICIA MORENO BEL | Suele provocar intensos debates la conveniencia o no de cuotas en torno al 40 % de mujeres y sin embargo existe una ausencia absoluta de debate respecto a la cuota entre el 75 y el 100 % de hombres que suele haber en todas las organizaciones: partidos, Iglesia, Ejercito, Consejos de Universidad, de Ministros, Municipales, de Administración, Sindicatos, Medios de Comunicación… y que decir de la escasa presencia de mujeres en cualquier ámbito… en torno al 20 % o menos en la literatura, la investigación científica, el profesorado universitario, en el empresariado, el periodismo, en la dirección financiera. Los hombres hacen número en cantidad y ocupan espacios de poder, en calidad.

De hecho, si observamos atentamente, los sectores de ejecución de políticas adjudicados a las mujeres tienen que ver habitualmente con los departamentos de la mujer, las políticas de igualdad y los servicios sociales, prolongando el rol históricamente encomendado al sexo femenino de “mujeres cuidadoras”. ¿No va siendo hora ya de reivindicar, por cierto, que las políticas de las mujeres se descuelguen de los ministerios y departamentos de “asuntos sociales” para tener entidad propia? 

La Ley de Igualdad, aprobada en marzo de 2007, impuso la presencia de al menos un 40% de miembros de cada sexo en todos los tribunales de selección de las administraciones públicas, en las listas electorales y en los consejos de administración de organizaciones y empresas públicas. Del mismo modo, el Gobierno ha proporcionado directrices a las empresas privadas para que incrementen en los próximos años el número de mujeres que componen sus órganos de decisión.

Observando la denominada segregación vertical por la cual el reparto de los cargos de dirección de los grupos parlamentarios o de las comisiones tiene un claro sesgo de género. Igualmente, la distribución de las responsabilidades en las comisiones reproduce la segregación horizontal, encargándose todavía en mayor medida las mujeres que los hombres de aquellas áreas que tradicionalmente se han considerado menos relevantes o que están vinculadas al cuidado (educación, sanidad, cultura…), reproduciendo así la división de roles de la esfera privada.

Por otro lado tampoco las cifras pueden llevarnos a engaño: en España, de momento, sólo se ha alcanzado la paridad en el poder legislativo, el Consejo de Ministros de José Luís Rodríguez Zapatero ha quedado conformado paritariamente con el 50% de mujeres y 50 % de hombres pero los segundos niveles de gobierno la presencia de las mujeres ha quedado reducida a un 24 % [19] … queda pendiente el ejecutivo y qué decir del poder judicial y de las instituciones económicas. En estos momentos en la mayoría de reuniones donde se deciden “cosas importantes” hay alguna mujer pero ¿podemos considerar que estamos en condiciones de igualdad para plantear y llevar adelante con posibilidades de éxito nuestros puntos de vista?

Mientras que el PP obtuvo una amplísima mayoría absoluta, sus diputadas representaron el 36,6% de su grupo parlamentario

Prueba del hecho que las mujeres ocupan posiciones más atrasadas en las listas es que, una vez nombrados todos los altos cargos de la administración, las diputadas aumentaron hasta el 39% al sustituir a los diputados titulares por orden de aparición en las listas electorales

El 77% de las Secretarías de Estado y el 72% de las Subsecretarías, Secretarías Generales y Delegaciones del Gobierno recaen en hombres

El nivel local sigue siendo el más masculinizado, con tan sólo un 17% de alcaldesas electas en 2011

La única comunidad autónoma en la que las mujeres superan a los hombres es Castilla-León (66,7% de diputadas). En el nivel local, donde quedan exentos de aplicar la cuota los municipios con menos de 3.000 habitantes, se alcanzó en 2011 el 35% de concejalas. En el resto de instituciones (Congreso [2], Senado y delegación española al Parlamento Europeo) las mujeres obtuvieron el 36% de los escaños

Las diputadas, senadoras o concejalas siguen sufriendo una renovación más alta. De esta manera, pareciera que las mujeres sustituyen a otras mujeres mientras que la mayoría de los hombres se queda en el poder durante mucho más tiempo, acumulando más experiencia y conexiones políticas.

En la actualidad en La Comunidad de Madrid,de las 8 Consejerías sólo hay 2 mujeres al frente, en la Consejería de Educación,Juventud y Deporte, en el resto de los altos cargos de un total de 17, sólo 7 son mujeres.
Y la Consejería de Empleo,Turismo y Cultura que es la única dónde hay más mujeres que hombres al frente del resto de cargos, con 10 altos cargos de los que 6 son mujeres.

Pero por si esto fuera poco las otras 6 por ejemplo en la Consejería de Sanidad, de 14 altos cargos sólo 3 son mujeres, la Consejería de Economía y Hacienda de 13 sólo 4 son mujeres, la Consejería de Medio Ambiente de 6 altos cargos sólo hay 1 mujer y en la Consejería de Asuntos Sociales en la que de 8 altos cargos, 4 son mujeres, en la única de las 8 que existe el 50/50.

En cuanto a los Comités de Expertos que se han designado actualmente:
El Comité de Expertos sobre el Ébola estaba compuesto por nueve hombres y 1 sola mujer y el de la Hepatitis C creado recientemente, dicho Comité estaba compuesto por 8 hombres y una sola mujer. 
La paridad brilla por su ausencia como podemos ver en estos 2 ejemplos.

Frente a un período de gobiernos paritarios (2004-2011), el gobierno central cuenta hoy con un 30% de mujeres.

Desde mediados de los años 90, la paridad en los puestos de toma de decisión ha sido impulsada por organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, la Unión Europea o el Consejo de Europa recomendándose las cuotas de género como la medida de acción positiva más eficaz para superar la brecha de género. En la actualidad, ya son más de 100 los países donde se aplican las cuotas de género, ya sean de tipo constitucional o legislativo, o bien asumidas de manera voluntaria por los partidos políticos. España es uno de estos países. A las cuotas aplicadas desde mediados de los años 80 por los partidos de izquierda se sumó en 2007 una cuota legislativa que, según el “principio de composición equilibrada” contenido en la Ley de Igualdad [1], obliga a incluir en las listas electorales una presencia mínima del 40% y una presencia máxima del 60% para cualquiera de los dos sexos. ¿Qué balance puede hacerse de su efectividad?

Aunque la cuota se aplica a todas las convocatorias electorales, la paridad sólo ha sido alcanzada en la mayoría de parlamentos autonómicos (con la excepción de Aragón, Canarias, Navarra y la Rioja), con una media de diputadas del 43% tras las últimas elecciones. La única comunidad autónoma en la que las mujeres superan a los hombres es Castilla-León (66,7% de diputadas). En el nivel local, donde quedan exentos de aplicar la cuota los municipios con menos de 3.000 habitantes, se alcanzó en 2011 el 35% de concejalas. En el resto de instituciones (Congreso, Senado y delegación española al Parlamento Europeo) las mujeres obtuvieron el 36% de los escaños (datos relativos a la composición inmediata de las cámaras tras celebrarse las elecciones más recientes).

1 de cada 10 altos directivos en españa son mujeres y un 17% está sentada en los consejos de los empresas del Ibex.

La Eurocámara aprueba establecer cuotas femeninas en las empresas europeas
Eurodiputados votan durante el pleno del PE celebrado este martes en Estrasburgo.

El Parlamento Europeo dió el visto bueno el pasado 20 de noviembre de 2013 a dos informes que piden la implantación de cuotas de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas y una mayor presencia femenina en la vida política.

Así, los eurodiputados no sólo refrendan la paridad impulsada por Bruselas para las compañías que cotizan en bolsa, sino que también piden dar ejemplo desde las propias administraciones, organismos y comités de expertos europeos, donde las mujeres también son minoría.

El primero de los informes que ha recibido luz verde, de la liberal holandesa Sophie In t’ Veld, pide apoyar la propuesta de la Comisión Europea de imponer un 35% de mujeres directivas en 2015 y un 40% en 2020.

Una noticia reciente fue el nombramiento de la nueva Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal Martínez-Pereda, primera mujer en ocupar esta función,fue nombrada el pasado 9 de enero,Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, ingresó en 1980 en la carrera fiscal siendo la número tres de la XXVII promoción. 

Algo falla cuando esto es noticia en 2015.

Paridad

 

The following two tabs change content below.

Patricia Moreno Bel

Patricia Moreno Bel, nací en Madrid en 1983, Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Complutense de Madrid. Me interesa la política y todo lo relacionado con la igualdad.

Latest posts by Patricia Moreno Bel (see all)

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?