#BoicotAMediaset #Cintora

cintora

PELAYO COBOS | Seguía a este periodista desde su etapa en la Cadena Ser, aunque ahora no era espectador de su último programa en Cuatro TV (mi horario laboral no me daba opción). Sin ser un incondicional, reconocía su carisma y capacidad y, siendo aún muy joven, Los Mejores de entonces habían apostado por él. Todo apunta a que ha sido apartado de antena porque su línea editorial molestaba al Gobierno del Partido Popular.

Me he tomado unos días antes de crearme una opinión al respecto. Siendo un negocio privado, podría argumentarse que sus dueños están en su derecho a llevarse bien con quien quieran; pero en un sector especialmente regulado y con tal transcendencia para la vida pública, es preocupante ver con cuánta facilidad se activan los resortes del poder debido a los insuficientes contrapesos de nuestra arquitectura institucional (en este caso veremos en el futuro próximo un nuevo proceso del Gobierno para la concesión de más licencias de televisión digital terrestre en abierto, una vez que ha sido reordenado el espacio radioeléctrico para hacer sitio a la tecnología 4G). Y por otra parte, es de sobra conocida la afición de estos mismos dueños de negocios privados para ejercer su propia influencia en los asuntos públicos.

Después he leído que los seguidores del programa promovieron una campaña contra su destitución, difundida en las redes sociales y con cierto eco en los medios competidores del grupo (pero con alguna excepción, el motivo fundamental de la difusión de esa acción ha sido hacer valer sus marcas más que por solidaridad profesional)… y poco más. Las asociaciones de periodistas han permanecido, otra vez, en flagrante silencio.

El boicot a los anunciantes parece injusto -y sería contraproducente- pues no han sido los responsables del cese y además el elegido para sustituir al cesado es al menos tan capaz y profesional como su predecesor y sus trabajos antecedentes definen un perfil editorial similar. Por otro lado, que se pretenda construir una teoría persecutoria por parte de las fuerzas políticas que más espacio ocupaban en el programa intervenido sólo es producto de una miopía egoísta aguda.

Desde el comienzo de la legislatura el Gobierno del PP, a través de la mano ejecutora de la Vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha caracterizado por su estricto control de RTVE, un ente público al servicio de los ciudadanos, un órgano del Estado y no del Gobierno, con salidas traumáticas de periodistas como Fran Llorente, Xabier Fortes, Ana Pastor, Toni Garrido, Juan Ramón Lucas… Los resultados han sido nefastos, con inmensas pérdidas de credibilidad y audiencia, en una vuelta de tuerca de lo que ya perpetró el mismo partido en su anterior etapa de mayoría absoluta y con el agravante de desmontar un modelo en el que por fin nos empezábamos a reconocer la mayoría. Una RTVE independiente y de calidad sería sin duda una fuente de poder blando en el exterior y pondría en valor los activos culturales que tenemos como país.

También en este periodo, la debilidad del sector periodístico empresarial, confluencia del cambio de paradigma desde la prensa escrita al soporte digital y del alto endeudamiento de muchos conglomerados mediáticos (que crecieron a base de compras apalancadas y que desde hace unos años se enfrentan a la coyuntura financiera de restricción de crédito, igual que el resto de la sociedad), el poder político de la Derecha ha abusado de sus relaciones con una banca acreedora, igualmente necesitada de apoyo aéreo, para ejercer su influencia en el nombramiento de nada menos que los tres nuevos directores de El País, El Mundo y La Vanguardia. Incluso en los niveles más cercanos padecemos esta suerte de purgas -más duras en lo personal, por tratarse de trabajadores menos privilegiados- cuando diarios locales actúan como altavoces de alcaldías (que deciden discrecionalmente el uso de los presupuestos de promoción de sus ayuntamientos y de las empresas municipales).

No debemos resignarnos a ser ciudadanos desinformados, aunque si es natural que nos vayamos despegando de la fidelidad a los medios de comunicación tal y como los concebíamos en tanto fuentes veraces de información, consistentes en cuanto a creación de opinión y plurales como espacios de debate. Es el tiempo el que nos va enseñando a “descreernos” y a poner la distancia necesaria entre lo que a veces se nos dice que sucede y la realidad que percibimos. 

En este escenario adverso, debemos sacar ventaja de las oportunidades que las nuevas tecnologías de la información nos permiten para acceder a múltiples originadores de contenidos, comparar entre ellos está al alcance de simples clicks (y es cada vez más aconsejable); y la posibilidad de crear y publicar nuestros propios contenidos -como este- es más accesible que nunca. Aprenderemos, por pura supervivencia de nuestro instinto ciudadano, a distinguir el trigo de la paja.

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?