El posible efecto del sistema electoral sobre Podemos y Ciudadanos

FERNANDO YÉCORA | A pocos meses de las elecciones generales, las encuestas dibujan un escenario en donde PP y PSOE ocupan las dos primeras posiciones pero no a mucha distancia se situarían Podemos y Ciudadanos. Basándome en la media de las diferentes encuestas realizadas los últimos 30 días ofrecidas por la cuenta de twitter Electograph, el PP conseguiría un 27,7% de los votos, el PSOE un 24%, Podemos un 18% y Ciudadanos un 12,9% de los votos. Si esto se reflejara automáticamente en escaños, tendríamos el Congreso más fragmentado de toda la democracia. No obstante, nuestro sistema electoral siempre se ha encargado de limitar la fragmentación, favorecer la localización del voto y perjudicar a los partidos que se presentan a nivel estatal.

¿Cómo funciona el sistema electoral español? En primer lugar, la circunscripción (el lugar donde están en juego los escaños) coincide con la provincia. Es decir, a cada provincia le toca un número determinado de escaños según su población, pero siempre con un mínimo de 2 escaños por circunscripción, así como un escaño para Ceuta y Melilla. Este mecanismo hace que las circunscripciones pequeñas se vean favorecidas y tengan una representación mayor de la que en proporción les tocaría. Subdividiendo el tipo de circunscripciones, en España podemos encontrar circunscripciones pequeñas (de 1 a 5 escaños), medianas (de 6 a 9 escaños) y grandes (10 o más escaños). En las elecciones de 2011, las circunscripciones pequeñas eligieron a 99 diputados, las medianas 124 y las grandes 127 (Penadés y Santiuste, 2013). Esto es un gran hándicap para los partidos que son terceros y cuartos a nivel estatal y que tienen el voto repartido por todo el territorio.

A medida que la circunscripción es más pequeña hay menos escaños a repartir, con lo cual, conseguir representación es más difícil ya que se tiene que lograr un mayor porcentaje de votos. Existe una fórmula ideada por Lijhpart (2000) para calcular cuántos votos ha de conseguir un partido para tener representación según la magnitud del distrito. Esta fórmula es la siguiente:

U = 75% / (M+1)

Teniendo esto en cuenta, en las circunscripciones donde solo están en juego 3 escaños, el porcentaje aproximado de votos que hay que conseguir para obtener representación es del 18,75%. En las circunscripciones donde se reparten 4 escaños el porcentaje aproximado es del 15%, mientras que en las circunscripciones donde se reparten 5 escaños el porcentaje es del 12,5%.

A parte de esta dificultad para conseguir representación, en los lugares donde se reparten 3 escaños, suponiendo que PP y PSOE son los primeros en la mayoría de circunscripciones, Podemos o Ciudadanos no tendrán opción de conseguir representación en ese distrito electoral. Además, en esas circunscripciones han de conseguir aproximadamente un 18,75% de los votos para conseguir representación, lo cual se ve muy complicado porque son partidos que tienen poca presencia en zonas rurales. En el caso donde se juegan 4 escaños, pueden obtener representación, pero han de conseguir aproximadamente el 15% de los votos, hecho que se antoja complicado, especialmente para Ciudadanos, que en teoría es el cuarto partido, de manera que en estas circunscripciones es probable que de los 4 escaños en juego, 2 escaños se los lleve el primer partido, otro el segundo, y otro el tercero, que según las encuestas parece ser que será Podemos. En las circunscripciones donde se reparten 5 escaños todavía se ha de lograr un 12,5% de los votos para conseguir representación, de manera que para Ciudadanos, que conseguiría ese porcentaje a nivel nacional tendría opciones de disputar el último escaño en juego, si bien todavía es difícil obtener representación en estas circunscripciones.

Como podemos ver, a causa del pequeño tamaño de las circunscripciones el avance de Podemos y Ciudadanos se puede ver truncado por este efecto del sistema electoral. En el caso de Podemos, si a nivel nacional consigue un 18% de los votos no parece que le vaya a afectar de forma tan acusada como a Ciudadanos, que según las encuestas sería el cuarto partido, y por lo tanto, el más perjudicado por el sistema electoral. Por lo tanto, después de las elecciones tendremos un escenario político fragmentado, pero “gracias” al sistema electoral esta fragmentación electoral se verá limitada en el Congreso.

Ejemplo de reparto de votos en escaños / PELAYO COBOS
Ejemplo de reparto de votos en escaños / PELAYO COBOS
The following two tabs change content below.

Fernando Yécora

Fernando Yécora Santiago (Barcelona, 1991). Es Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Barcelona y Máster en Análisis Político y Asesoría Institucional de la misma universidad. Interesado en el análisis político, los campos en los que se ha especializado son el comportamiento electoral y los partidos políticos.

Latest posts by Fernando Yécora (see all)

Un comentario sobre “El posible efecto del sistema electoral sobre Podemos y Ciudadanos

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?