Datos y predicciones para las elecciones del 27-S

FERNANDO YÉCORA | A pocos días de que se celebren las elecciones catalanas, se han publicado decenas de encuestas para predecir cuál será el resultado que habrá el 27 de septiembre y si las candidaturas que defienden una postura independentista obtendrán la mayoría de escaños y/o de votos. En las siguientes líneas me propongo también a hacer una predicción de los resultados que nos podemos encontrar el 27 de septiembre. Para ello, utilizaré datos de las encuestas del CIS y del GESOP (las únicas que publican sus datos en abierto), teniendo en cuenta los resultados electorales obtenidos en anteriores elecciones y el proceso participativo del 9 de noviembre.

Antes de empezar, quisiera aclarar que predecir los resultados de unas elecciones es una tarea muy complicada, ya que existen muchas variables a tener en cuenta y que dependiendo de la metodología que se utilice te pueden salir unas predicciones totalmente distintas. También hay que tener en cuenta que no por utilizar datos fiables, haya más probabilidades de acertar en el pronóstico. En un artículo del politólogo Lluis Orriols (ver aquí), nombraba un trabajo del psicólogo Philip Tetlock en el cual se demostraba que los expertos no tenían una mayor capacidad predictiva que la del resto de ciudadanos. Por lo tanto, hay que tener mucha prudencia con las predicciones que vendrán a continuación, ya que nadie tiene una bola de cristal para saber lo que sucederá mañana.

Dicho esto, y entrando ya en el tema que nos ocupa, las elecciones catalanas siempre se han caracterizado por una baja participación de la ciudadanía. La media de participación en elecciones autonómicas es de 60,8%, mientras que la media de participación en elecciones generales es de 72%. Esta diferencia es denominada como abstención diferencial, la cual consiste en que hay ciudadanos que votan en elecciones generales pero no en las autonómicas. Esto hacía que los resultados que conseguían los partidos variaba en cada tipo de elección, ya que en generales el primer partido era el PSC (excepto en 2011, donde lo fue CiU) y en autonómicas lo era CiU. Esto sucedía porque los abstencionistas diferenciales eran ciudadanos en la órbita del PSC, inmigrantes, castellanohablantes, con identidad española o mixta y mayoritariamente concentrados en el Área Metropolitana de Barcelona. Con lo cual, un elemento importante que pueden decidir los resultados electorales del 27-S es la participación, si bien también sucedía que había ciudadanos que votaban a CiU en autonómicas y al PSC en generales, aunque el impacto de este hecho ha sido menor que el de la abstención diferencial.

¿En qué sentido puede afectar la participación? Ya lo pudimos observar en las elecciones autonómicas de 2012. El tradicional abstencionista diferencial, debido al contexto político que se vivía en Cataluña, decidió ir a votar y la participación logró su máximo histórico (67,8%). Además, esto también trajo consigo una bajada en escaños por parte de CiU que ninguna encuesta había previsto. Por lo tanto, en principio podemos esperar que una mayor participación beneficie a las candidaturas que no defienden la independencia.

La encuesta del GESOP nos indica que un 92,6% de los votantes que se sienten independentistas irá “seguro” a votar, mientras que un 5,8% considera “probable” que vaya a votar. Entre los votantes que no se sienten independentistas, solo un 70,8% irá seguro a votar, mientras que un 16% afirma que es probable que vote. En total, un 80% de los ciudadanos ha afirmado que seguro que votará en las elecciones, mientras que en la encuesta del CIS ese porcentaje es del 77%. Esto quiere decir que podemos estar ante unas elecciones de participación record, si bien es cierto que en el preelectoral de las autonómicas de 2012 el porcentaje era del 74% y al final la participación fue menor. No obstante, son 3 puntos más de diferencia, lo que indica que podemos superar la participación de 2012.

Hemos visto que la participación puede beneficiar a los partidos con posiciones no independentistas, pero en el cómputo total de los votos, ¿es determinante la participación a la hora de establecer mayorías? Para responder a esta pregunta tendríamos que saber cuántos ciudadanos independentistas existen en Cataluña, ya que es un ciudadano muy movilizado, y salvo pequeñas excepciones, irá a votar el 27-S. Un indicador aproximado para conocer el número de independentistas son las personas que votaron “Sí-Sí” (Sí a un estado catalán y sí a que ese estado fuera independiente) en el proceso participativo del 9 de noviembre. No obstante, nos encontramos con dos problemas: el primero y más importante, es que el censo de ese proceso participativo es diferente al censo que tendremos en estas elecciones, ya que podían votar personas extranjeras y personas de 16-17 años; el segundo, puede ser que haya ciudadanos que votaran la opción “Sí-Sí” como modo contra la acción del gobierno central respecto a este tema.

Para corregir esta desviación, podemos extrapolar los resultados de participación y de la respuesta “Sí-Sí” entre los inmigrantes y las personas de 16-17 años. Es decir, si el proceso participativo tuvo una participación del 37,2% y la respuesta del “Sí-Sí” tuvo un respaldo del 80,9% nos encontramos que en el grupo de los inmigrantes votaron “Sí-Sí” un total de 229.286 personas, mientras que en el grupo de 16-17 años votaron por la misma opción un total de 40.327 personas. Por lo tanto habría que restar al total de votos que tuvo la opción de “Sí-Sí” un total de 269.613, con lo que el número total de personas que votarían por opciones independentistas sería de 1.627.661. El problema al que ahora nos encontramos es que no podemos confirmar que los dos grupos antes mencionados coincidan con los resultados de la población en general, ya que los inmigrantes y los jóvenes son los más propensos a votar, de manera que es probable que estén sobrerrepresentados y que los votantes independentistas sean más numerosos. No obstante, de esta manera también podemos incluir en este “paquete” a los votantes que votaron “Sí-Sí” como forma de protesta y que nos puede acercar más al número real. Para tener menos problemas, el número de personas que se decantaron por opciones independentistas (CiU incluida) en las elecciones de 2012 es de 1.781.460. Teniendo en cuenta la ruptura de CiU, y que una parte muy pequeña de los votantes de esta coalición votarán a Unió, además de que el independentismo, según las encuestas, tiene muy poco margen para crecer y que los cambios de voto se producen de forma muy mayoritaria entre partidos del mismo bloque (independentista o no), podemos predecir que el número de votantes que se decantarán por opciones independentistas variarán entre 1.627.661 y 1.781.460. Seguramente la cifra superior sea más cercana a la realidad, ya que las personas de 17 años en la consulta del 9 de noviembre ya podrán votar en estas elecciones, y también hay que contar los votantes que votan por primera vez, así como las ganancias de voto por parte de las candidaturas independentistas a costa de ICV. Según el CIS, un 27,1% de los votantes de ICV en 2012 votarán a Junts pel Sí o a la CUP. Esto se traduce en 97.480 votos, con lo cual podemos estimar que las candidaturas independentistas lograrán alrededor de  1.870.000 votos. A esto hay que descontarle los votos de CiU que irían a Ciutadans (32.371), a Unió (30.139), a Catalunya Sí Que Es Pot (14.511), al PSC (8.930) y al PP (3.348), y de ERC que irían a Catalunya Sí Que Es Pot (20.922) y al PSC (5.977). De esta manera, tenemos ya la cifra definitiva (aproximada) que pueden tener las candidaturas independentistas: 1.755.000 votos.

¿Esa cifra es suficiente para tener mayoría de votos y/o de escaños? A continuación mostraré los votos que puede conseguir cada candidatura y así sabremos los votos que obtendrán las candidaturas no independentistas. Para medir el trasvase de votos entre partidos me basaré en la encuesta del CIS (los porcentajes de “no sabe/no contesta” y “otros” los contaré como si volvieran a votar a la misma opción política que votaron en 2012), y más adelante intentaré predecir a qué partidos puede beneficiar una mayor participación.

Junts Pel Sí: sumando los votos de CiU y ERC, consiguieron en 2012 un total de 1.614.383 votos. CiU pierde un 2,9% (32.371 votos) a favor de Ciutadans, un 2,7% (30.139) a favor de Unió, un 1,7% (18976) a favor de la CUP, un 1,3% (14.511) a favor de CSQEP, un 0,8% (8.930) a favor del PSC y un 0,3% (3.348 votos) a favor del PP. ERC pierde un 8,8% (43.834) a favor de la CUP,  un 4,2% (20.921) a favor de CSQEP y un 1,2% a favor del PSC (5.977). Por otra parte, Junts Pel Sí consigue el 13,6% (48.919) de los votantes de ICV y el 5,9% (30.957) de los votantes del PSC. También ganaría el 11,1% (5.871) de los votos en blanco y el 4% (1.325) de los votos nulos. Sumando y restando todos los trasvases de votos, nos da un total de 1.522.448 votos.

PSC: los socialistas catalanes consiguieron en las elecciones de 2012 un total de 524.707 votos. Perderían un 14,5% (76.082 votos) a favor de Ciutadans, un 14,1% (73.983) a favor de CSQEP, un 5,9% (30.957) a favor de Junts Pel Sí, un 0,8% (4.197) a favor de PP y CUP, y un 0,6% (3.148) a favor de Unió. Ganarían un 3,4% (16.037) de los votantes del PP, un 3% (10.791) de los votantes de ICV, un 1,8% (4.950) de Ciutadans, un 1,2% (5.977) de ERC y un 0,8% (8.930) de CiU. También conseguiría el 9,8% (5.184) de los votos en blanco. Sumando y restando todos los trasvases de votos, nos da un total de 384.012 votos.

PP: los populares catalanes consiguieron en 2012 un total de 471.681 votos. Perderían un 25% (117.920 votos) a favor de Ciutadans, un 3,4% (16.037) a favor del PSC y un 1,5% (7.075) a favor de Unió. Ganarían un 4,3% (11.825) de los votantes de Ciutadans, un 0,8% (4.197) del PSC y un 0,3% (3.348) de CiU. Sumando y restando todos los trasvases de votos, nos da un total de 350.019 votos.

Catalunya Sí Que es Pot: es una coalición donde participan Podemos, ICV y EuiA. En las elecciones de 2012, ICV-EUiA consiguieron un total de 359.705 votos. Perderían un 13,6% (48.919 votos) a favor de Junts Pel Sí, un 13,5% (48.560) a favor de la CUP, un 3% (10.791) a favor del PSC y un 2,5% (8.992) a favor de Ciutadans. Ganarían un 14,1% (73.983) de los votantes del PSC, un 4,2% (20.921) de ERC, un 3,8% (4.804) de la CUP, un 1,5% (4.125) de Ciutadans y un 1,3% (14.511) de CiU. También conseguiría el 19,2% de los votos en blanco (10.156) y el 16,1% (5.335) de votos nulos. Sumando y restando todos los trasvases de votos, nos da un total de 376.278 votos.

Ciutadans: en las elecciones de 2012 consiguieron un total de 275.007 votos. Perderían un 4,3% (11.825 votos) a favor del PP, un 2,3% (6.325) a favor de Unió, un 1,8% (4.950) a favor del PSC y un 1,5% (4.125) a favor de CSQEP. Ganarían un 25% de los votantes del PP (117.920), un 14,5% (76.082) del PSC, un 2,9% (32.371) de CiU y un 2,5% (8.992) de ICV. También conseguiría un 9,9% (5.236) de los votos en blanco. Sumando y restando todos los trasvases de votos, nos da un total de 488.383 votos.

CUP: en las elecciones de 2012 consiguieron un total de 126.435 votos. Pierden un 20,9% (26.424 votos) a favor de Junts Pel Sí y un 3,8% (4.804) a favor de Catalunya Sí Que Es Pot. Ganarían un 13,5% (48.560) de los votantes de ICV, un 8,8% (43.834) de los votantes de ERC, un 1,7% (18.976) de los votantes de CiU y un 0,8% (4.197) de los votantes del PSC. También conseguiría el 4,3% (2.274) de los votos en blanco. Sumando y restando estos resultados, nos dan un total de 213.048 votos.

Unió: es la primera vez que este partido se presenta en solitario. Según la encuesta del CIS, recibiría el 2,7% (30.139) de los votantes de CiU, el 2,3% (6.325) de Ciutadans, el 1,5% (7.075) del PP y el 0,6% (3.148) del PSC. La suma nos da un total de 46.687 votos.

Teniendo en cuenta que la suma entre Junts Pel Sí y la CUP no alcanzan por unos 15.000 votos la cifra de ciudadanos independentistas, se le debería de añadir esta cifra a estos partidos. En particular, y siguiendo la tendencia de encuestas, lo más probable es que estos votos recaigan en la CUP, de manera que añadiremos 15.000 votos a este partido, con lo cual este partido conseguiría 228.048 votos.

Otro dato a tener en cuenta son los votos en blanco, los votos nulos y los votos a partidos que no tendrían representación en el parlamento. Siguiendo los datos de 2012, los votos en blanco tendrían un total de 52.900,  el voto nulo un total de 33.140 y los otros partidos que no tendrían representación, si se restan los votos de Solidaritat Catalana, Plataforma per Catalunya y UPyD, obtendrían total de 88.795 de los votos válidos. Sumando todos los votos válidos, tenemos un total de 3.570.710 votos. Esto significa una participación del 67,2% (sin contar los votantes que están en el extranjero, ya que en las anteriores elecciones hubo un 93% de abstención entre estos votantes y bajaron la participación del 69,57% al 67,76% y no fueron determinantes a la hora de distribuir los escaños; teniéndolos en cuenta, la participación sería del 64,8%). Sin embargo, esta participación no cuenta los nuevos votantes o las personas que se abstuvieron en 2012 y ahora podrían votar. Por lo tanto, es solo un punto de partida para llegar a predecir cuantos votos más tendría cada partido en el caso de que la participación fuera más elevada. Vamos a ello.

Una baja participación beneficiaría a las candidaturas independentistas, ya que como hemos señalado anteriormente, la encuesta del GESOP nos indica que un 92,6% de los votantes que se sienten independentistas irá “seguro” a votar, mientras que un 5,8% considera “probable” que vaya a votar. Entre los votantes que no se sienten independentistas, solo un 70,8% irá seguro a votar, mientras que un 16% afirma que es probable que vote. Es decir, entre los votantes que se sienten independentistas pueden ir a votar el 98,4%, mientras que entre los votantes que no se sienten independentistas pueden ir a votar el 86,8%. Esto nos indica que en el caso de que la participación sea elevada, beneficiaría a las candidaturas no independentistas, ya que entre los abstencionistas, los ciudadanos independentistas representarían solo el 10,8%, mientras que los ciudadanos no independentistas representan el 89,2%.

¿Cuánto abstencionista correspondería a cada partido? La encuesta del GESOP nos muestra el grado de simpatía por partido según sentimiento independentista, de manera que utilizaremos esos datos para añadir los votos a cada partido según suba la participación. Hay que tener en cuenta que la subida de participación solo afectará a los partidos nombrados anteriormente, y por lo tanto, los otros partidos que no obtengan representación no tendrán ningún voto extra, ya que no existe la categoría “otros” cuando se pregunta por la simpatía hacia un partido, así como los votos en blanco y votos nulos tampoco tendrían porque aumentar. Dicho esto, ya tendremos las previsiones hechas para estas elecciones, teniendo el modelo actual de 67,2% de participación como punto de partida.

Estimación Cataluña

Como podemos ver, las candidaturas independentistas podrían conseguir la mayoría de votos si la participación es menor del 70%, pero este resultado cambiaría si la participación supera esa cifra. En el bloque no independentista no he contado los votos de la categoría “otros”, si bien es de suponer que esta categoría se podría incluir en el bloque no independentista. Es complicado estimar con cuantos votos se puede conseguir la mayoría absoluta (68 escaños), ya que la distribución del voto entre las circunscripciones puede determinar un escaño arriba o abajo. Sin embargo, en las elecciones de 2012, CiU y ERC consiguieron 71 escaños con un 44,4% de los votos. Teniendo en cuenta que la CUP puede ser el último partido en conseguir representación, esto le puede penalizar ligeramente. Por lo tanto, la mayoría de escaños para las candidaturas independentistas, la podrían conseguir con el 44% de los votos. Esto quiere decir que la mayoría absoluta solo estaría en peligro si se produce un récord de participación.

Por último, quisiera recordar que esto es solo una estimación y que he utilizado los datos del CIS para calibrar los trasvases de voto entre partidos. En el caso de que se utilizaran otros datos, la estimación de votos sería distinta. Hay que tomar estas predicciones con mucha prudencia, ya que cualquier parecido con la realidad, puede ser pura coincidencia.

Estimación Cataluña 2

Nota: los porcentajes de participación no tienen en cuenta a los votantes que viven en el extranjero. Teniendo en cuenta que el total del voto extranjero en las elecciones de 2012 fue de 10.557 votos (solo votó el 7%), no cambiaría mucho los resultados de los partidos pero si el nivel de participación. Los porcentajes de participación serían: 1er modelo: 64,99% / 2on modelo: 67,69% / 3er modelo: 70,58% / 4rt modelo: 73,47%.

 

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.

Fernando Yécora

Fernando Yécora Santiago (Barcelona, 1991). Es Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Barcelona y Máster en Análisis Político y Asesoría Institucional de la misma universidad. Interesado en el análisis político, los campos en los que se ha especializado son el comportamiento electoral y los partidos políticos.

Un comentario sobre “Datos y predicciones para las elecciones del 27-S

  • el 26 septiembre, 2015 a las 7:43 pm
    Permalink

    Un articulo impresionante, enhorabuena.

Comentarios cerrados.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?