Los nacionalismos en la des–Unión Europea

MIGUEL MOLL | Hungría recurrirá ante el Tribunal de Luxemburgo tras la obligatoriedad de las cuotas de refugiados que se acordó en la reciente Cumbre de jefes de Estado del bloque comunitario. El problema no son los refugiados ni el coste que supone, el problema real es Petra Laszlo y sus vecinos.

Petra Laszlo es una periodista húngara que para conseguir un reportaje sobre la situación de la crisis de los refugiados no tuvo reparo en patear y golpear a refugiados que huían de la policía. Si no hubiese habido otra cámara nunca Laszlo hubiese tenido los 15 segundos de fama que ha obtenido.

Petra Laszlo es el empaque moderno del eterno problema europeo, los nacionalismos. Primero Serbia y Luego Croacia, el gobierno de Hungría ha decidido bloquear, cerrar y cercar los pasos de sus fronteras creyendo que así contiene la crisis actual. “Su” crisis, porque no se trata de resolver la crisis de los refugiados, sino la crisis de Hungría por culpa de los refugiados; allá la UE y su crisis de refugiados, no es un problema húngaro.

Hungría integra junto con República Checa, Eslovaquia y Polonia el llamado grupo de Visigrado (conocido como el V4), grupo que los amalgama su creciente oposición a la política de Bruselas en torno al tema de refugiado y su re-localización por los países de la UE. Aunque sin exponer su posición, obtiene no pocas simpatías en Croacia, Serbia y Austria.

Petra, la periodista húngara, es nuevamente la expresión de esa Europa xenófoba, que tiene profundamente arraigadas visiones provincianas ancladas al nacionalismo chovinista, alimentada por la historia reciente de las repúblicas eslavas, el auge de partidos antieuropeos y la ideologización y fanatismo islamófobo que una parte de la sociedad – minoría a pesar de su ruido –  comparte sobre lo que pasa en Hungría, Europa y el mundo.

Mientras Francia lidera el grupo de países europeos que han rechazado la entrada de Turquía al club comunitario en las últimas dos décadas, el gobierno de Ankara tiene más de 1.5 millones de sirios en 22 campamentos oficiales cercanos a su frontera sur por la guerra civil que desangra a ese país. Es decir, la poco democrática, islamista y autoritaria Turquía es capaz de brindar cobijo a un numero diez (10) veces superior al que Bruselas le pide a la UE (120.000) de refugiados, sin tener los medios para ello.

Petra Laszlo esta mas cercana a Marien Le Pen (Frente Nacional) que Francois Hollande de Recep Tayyip Erdogan (Presidente de Turquía). Lo que une a Laszlo y Le Pen son miedos y estereotipos que encuentran en la actual crisis de refugiados el chivo expiatorio fácil de donde hacerse victima y protagonista de sus propias creencias.

Es una vergüenza que Europa no logre ponerse de acuerdo en la reubicación de apenas 120 mil refugiados que desesperados han llegado a sus fronteras. No se trata del espacio Schengen ni del terrorismo, se trata de la crisis de valores fundamentales en que se encuentra el europeísmo en los actuales momentos.  

La Unión Europea es el resultado de muchas cosas, y tiene importantes desafíos que asumir, pero sus cimientos están llenos de la sangre, el destierro y la emigración de millones de europeos que allende sus fronteras encontraron cobijo cuando Paris, Berlín, Varsovia, Sarajevo, Roma, etc.; ardían en llamas y Bruselas no existía.

Petra es un síntoma de esta des – Unión Europea en la que todavía persisten nacionalismo que amenazan la mejor y mayor comunidad de Estados en paz entre el Mar del Norte y el Mar Mediterráneo que haya tenido Europa en toda su historia.

 

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.

Miguel Moll

Miguel Ángel Moll De Giulio (Caracas, 1983) Politólogo, magna cum laude, de la Universidad de los Andes (Venezuela) y master en relaciones internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana (Colombia), ex becario de la Organización de los Estados Americanos (OEA), analista de política exterior y ex funcionario diplomático de Venezuela.

Un comentario sobre “Los nacionalismos en la des–Unión Europea

  • el 10 Marzo, 2016 a las 4:26 pm
    Permalink

    Lo que usted llama miedos y estereotipos en realidad es ver las cosas tal y como son. ¿A quién quieren ustedes engañar?. Entrada masiva de inmigrantes, concesiones de nacionalidades a mansalva… Y gentes como usted y Ong’s que viven de eso, defendiéndolo. Mientras, salarios a la baja, trabajos cada vez más en precario y nuevos votantes de podemos. Ssstupendo!

    Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?