La (posible) reforma electoral asturiana: ¿Cómo habrían cambiado los resultados de las últimas elecciones?

juntageneral

RAMÓN MATEOEn la anterior entrada, explicaba el cambio en el sistema de reparto de escaños que se proponía en el dictamen sobre la reforma de la ley electoral asturiana que en estos momentos se debate en la Junta General. Al final de la misma, planteaba una pregunta: ¿Cómo habría cambiado el resultado de las últimas elecciones si se hubiese aplicado el nuevo sistema propuesto? A continuación trataré de responder a esta cuestión.

Conste que esto no es más que un ejercicio de política-ficción, puesto que es difícil, por no decir imposible, aventurar cómo habrían votado los electores con un sistema electoral distinto. No incluiré todos los cálculos para ahorrar en espacio, pero los resultados son en todo caso fácilmente replicables a partir de los resultados electorales disponibles.

Para empezar, veamos una comparativa entre el resultado de las últimas elecciones a la Junta General del Principado de Asturias celebradas en mayo de 2015 con la vigente ley electoral, con tres circunscripciones, y el que se habría producido en caso de existir una única circunscripción:

resultadosast_20151

resultadosastunica_2015

Como puede verse, el PSOE obtuvo 14 escaños; el PP, 11; Podemos, 9; Izquierda Unida, 5; Foro Asturias, 3; y Ciudadanos, 3 escaños. En comparación, si hubiese existido una única circunscripción, tanto Izquierda Unida como Foro Asturias habrían ganado un escaño adicional a costa del PSOE y del PP, respectivamente.

Aunque no existirían grandes variaciones, el segundo escenario podría haber alterado sustancialmente el proceso de investidura, pues un eventual acuerdo, tanto entre el PP y Foro Asturias, como entre Izquierda Unida y Podemos, habría superado los votos del PSOE (14 frente a 13 en ambos casos), lo que habría hecho necesario el apoyo de otro partido ya en la primera vuelta para garantizar la investidura de los socialistas. Ciudadanos, en este caso, hubiera resultado clave a la hora de inclinar la balanza a favor de cualquiera de los candidatos.

Teniendo ésto presente, ¿cuál habría sido entonces el resultado si en su lugar hubiese estado vigente la reforma electoral propuesta, siguiendo el método de la “bolsa de restos”? Si asumimos que el número de votos para cada partido en cada circunscripción habría sido el mismo, el resultado sería el siguiente:

resultadosastref_20151

En este caso, el resultado arroja un escenario intermedio entre los dos anteriores. Sólo Foro Asturias saldría beneficiado, al obtener un escaño adicional en el segundo reparto mediante el método de la “bolsa de restos” a costa del PSOE. La aritmética parlamentaria no experimentaría grandes cambios pero, al igual que en el escenario de una circunscripción única, los votos del PSOE no hubiesen sido suficientes para garantizar la investidura de Javier Fernández en la primera vuelta frente a un eventual acuerdo entre PP y Foro Asturias o entre Podemos e Izquierda Unida.

Por otro lado, en la entrada anterior comentaba que el método de la “bolsa de restos” tenía otra ventaja, que era la de corregir el efecto delvoto estratégico. Es muy difícil estimar cuál habría sido el resultado si los electores hubiesen votado sin tener este efecto en cuenta, pero pueden hacerse algunas especulaciones. Podríamos suponer, por ejemplo, que si los votantes no hubiesen actuado siguiendo un voto estratégico, el porcentaje de voto a cada partido en cada circunscripción sería el mismo [1]. El resultado sería el siguiente:

resultadosastvotest_20151

En este escenario, la única variación se habría producido a favor de Izquierda Unida, que habría ganado dos escaños a costa del PSOE (uno en occidente y otro mediante el método de la “bolsa de restos”). Los resultados de este ejemplo, aunque meramente especulativos, permiten ilustrar cómo el efecto del ‘voto estratégico’ puede llegar a ser sustancial para los partidos que pese a contar con una amplia implantación territorial, son minoritarios, como es el caso de Izquierda Unida.

_______

[1] Esta suposición conlleva otras premisas, como que el perfil de los votantes se distribuye de la misma forma en cada circunscripción, algo que, dicho sea de paso, es bastante cuestionable.

 

 

¿Nos ayudas a seguir? Colabora con un clic en Dropcoin. Muchas gracias.

The following two tabs change content below.
Ramón Mateo (Ciudad Real, 1989), es Licenciado en Economía por la Universidad Carlos III de Madrid, y Máster en Economía por la Universidad de Oviedo. Sus intereses se centran en la economía y la política, fundamentalmente asturianas, así como por el estudio de las formaciones y movimientos políticos emergentes.

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?