¿Están en peligro las pensiones públicas? Un estudio a través de la población de Euskadi

BORJA DE LA MATA | Es una de las principales cuestiones que se plantean todos los actores como reta a futuro, saber si las pensiones públicas tal y como las conocemos están garantizadas para nuestra generación y las siguientes. De hecho es uno de los temas principales que ha marcado la agenda de los partidos políticos en las elecciones generales del 20-D, hacer un diagnóstico de la situación y proponer reformas a futuro.

Lo cierto es que a través de los medios de comunicación se nos ha evidenciado un futuro bastante poco optimista; más bien pesimista sobre el futuro de las pensiones públicas. Una de las principales causas de la crisis del sistema público de pensiones se explica mediante el fenómeno del cambio demográfico, es decir, el aumento de la esperanza de vida conlleva a aumentar el número de personas de tercera edad y por consiguiente el número de pensiones que pagar mientras que las personas cotizantes se reducen; el resultado un saldo negativo en las cuentas de la Seguridad Social que haría quebrar el sistema.

Gráfico1: Elaboración propia a través de Hemeroteca ABC: Evolución publicaciones con “pensiones”, “envejecimiento”.
Gráfico1: Elaboración propia a través de Hemeroteca ABC: Evolución publicaciones con
“pensiones”, “envejecimiento”.

Con este ejemplo se puede ver como los medios de comunicación han evidenciado a lo largo de las últimas décadas un argumento basado en la quiebra del sistema público de pensiones de forma inminente si no se realizar profundas reformas para hacerlo sostenible.

Pero ¿qué que de cierto en este diagnóstico? ¿Es verdad que las pensiones públicas están en peligro por el envejecimiento demográfico?

Si analizamos por ejemplo la estructura de la población de Euskadi[1] vemos como la población joven (0-19 años) son el 17’9% de la población total mientras que la población adulta (20-64) el 61.3% y de la población de la tercera edad (mayores de 65) 20,7%[2]. Vemos la población de tercera edad (mayores de 65años) ha superado a la población joven (0-19 años). No obstante el grueso de la población sigue siendo la población adulta, la población en edad de trabajar.

Gráfico 2
Gráfico2: elaboración propia a partir de los datos de Eustat. Evolución ratio personas de tercera edad.

No obstante algunos expertos en envejecimiento de la población afirman que el ratio de proporción de personas mayores no es la medida más acertada para estudiar los cambios demográficos ya que excluye los cambios en la población producidos a lo largo de los últimos años.

Gráfico3: Elaboración propia a partir de Eustat. Evolución ratio de dependencia demográfica prospectiva.
Gráfico3: Elaboración propia a partir de Eustat. Evolución ratio de dependencia
demográfica prospectiva.

Si estudiamos la dependencia demográfica entre los grupos de edad con otra medida más ajustada a los cambios en las dinámicas demográficas de la época vemos que la proporción cambia. El ratio de dependencia demográfica prospectiva[3] nos lo evidencia muy bien. Este ratio es la medida más ajustada para medir la relación entre grupos de edad ya que pone en relación la esperanza de vida con la estructura de la población. En 1981 había 19 personas con esperanzas de vida de menos de 15 años por cada 100 de más de 15 años. A lo largo de los siguientes años la tendencia se fue manteniendo e incrementando ligeramente hasta 1996 hasta 24 personas con esperanza de vida de menos de 15 años por cada 100 personas de más de 15 años con esperanzas de vida superiores a los 15 años. A partir de ese año podemos observar como la tendencia se mantiene e incluso se reduce el ratio de forma nítida hasta situarse en el 2011 en 23 personas con esperanzas de vida menores de 15 años por cada 100 mayores de 15 años con esperanzas de vida superiores a los 15 años.

Grafíco4: Elaboración propia a través de datos de Eustat. Comparación ratio mayores de 65 y ratio dependencia demográfica prospectiva y evolución a futuro.
Grafíco4: Elaboración propia a través de datos de Eustat. Comparación ratio mayores
de 65 y ratio dependencia demográfica prospectiva y evolución a futuro.

En el gráfico 4 podemos ver la comparación entre los dos ratios utilizados y vemos como son significativamente diferentes. Si en el primer ratio la población de tercera edad ha crecido un 45% en el segundo ratio solo ha crecido un 8,3%. Además según Eustat podemos ver la evolución a futuro; lo que podemos apreciar que para 2026 el ratio de personas mayores de 65 años se situa en 26 personas de cada 100 mientras que el ratio de dependencia demográfica prospectiva se mantendrá a niveles de 2011. Parece evidente que el impacto cambia según la forma de medir el llamado envejecimiento demográfico.

Viendo estos datos podemos concluir que hay un problema de financiación de las pensiones debido al envejecimiento de la población. La verdad es que no.

Según muchos expertos el principal problema de financiación de las pensiones tiene dos causas relacionadas: Por un lado el alto porcentaje de desempleo del Estado Español, por la flexibilización del mercado laboral ha traído la bajada de los salarios y la creación de empleo precario. Esta situación hace que la recaudación en las cuentas de la seguridad social sea mucho menor que épocas anteriores.

No obstante parece que hay un interés por parte del poder mediático en evidenciar que el problema es el envejecimiento de la población y que las consecuencias son irremediables. De alguna manera parece que hay un interés por parte de los medios de comunicación en crear un argumento catastrofista sobre la imposibilidad de financiación de las pensiones públicas y esto conlleva a crear un discurso que parece “neutral” pero está totalmente ideologizado, el fin de este discurso es crear la idea de la necesidad de flexibilizar el sistema público mediante la introducción de planes de pensiones privadas como existe en países como Chile.

Lo cierto es que si hay un problema en la financiación del sistema público de pensiones sus causas tienen que ver con cuestiones económicas y de la estructura del mercado laboral, las causas demográficas tienen relación pero son una escusa extendida por el poder económico a través de los medios de comunicación.

Notas:

1 Entendemos Euskadi como la CAV (Araba, Bizkaia, Gipuzkoa).

2 Datos recopilados a través de Eustat 2015.

3 El ratio de dependencia demográfica prospectiva; este se define como el cociente entre el número de personas de edades con esperanzas de vida de 15 años o menos y el número de personas, que teniendo 15 años o más presentan esperanzas de vida de más de 15 años.

The following two tabs change content below.

Borja de la Mata

Borja de la Mata (Logroño, 1993). Graduado en Sociología por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y actualmente se encuentra realizando un Máster en Modelos y Áreas de Investigación por la misma universidad. Interesado principalmente en demografía, sociología urbana así como comunicación política y análisis electoral.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?