El efecto Trump… ¿Imparable?

ERLANTZ OIARBIDE | El 16 de junio de 2015 el magnate inmobiliario estadounidense Donald Trump anunciaba ante cientos de entregados seguidores su candidatura a la presidencia de Estados unidos por el partido republicano. Mucho se  comentó los meses anteriores sobre las verdaderas intenciones del magnate pero lo cierto es que finalmente se decidía a dar el paso en la carrera hacia la casa blanca, la candidatura fue acogida por la opinión pública con una mezcla de incredulidad y esperanza en muchos sectores de la población estadounidense, no obstante Trump pronto quiso dejar claro que la campaña electoral del 2016 giraría en torno a su persona, sus controvertidas opiniones sobre la construcción de un muro en la frontera con México así como los menosprecios generalizados hacia la población hispana pronto despertaron filias y fobias en torno a la figura del magnate.

El partido republicano asistía preocupado al ascenso de Trump en las encuestas a medida que aumenta su retórica beligerante contra la población hispana, los republicanos arrastran un problema histórico con el voto hispano , se calcula que un candidato republicano necesitaría al menos un 40% del voto hispano para poder alcanzar la casa blanca, sin embargo en el año 2012 el empresario Mitt Romney apenas logro el 27% del voto hispano, mientras que en el 2008 el senador McCain obtuvo un 25% del voto de este colectivo. La retórica beligerante de Trump contra este colectivo no hace presagiar que obtenga el porcentaje necesario de votos del sector hispano que necesita un candidato republicano  para lograr la presidencia.

Trump genera adhesiones especialmente entre los obreros de raza blanca y otros colectivos que no han tenido una importante participación política en anteriores elecciones, sin embargo, estos apoyos le han servido para que salten todas las alarmas en el “establishment” republicano en las primarias celebradas recientemente en los estados poco representativos pero importantes de Iowa y New Hampshire, en el rural estado de Iowa fue el evangélico Ted Cruz el que logro la victoria, quedando Trump en el segundo lugar, mientras que en New Hampshire el magnate logro una victoria amplia a mucha distancia de sus perseguidores, las encuestas le son favorables también en los dos estados que votaran durante este mes de Febrero: Carolina del Sur y Nevada.

Trump se beneficia de su sólida fuente de apoyos dentro de la base republicana así como de la división del voto entre los tres candidatos moderados del “establishment” : Jeb Bush, Marco Rubio y John Kasich, a los republicanos les urge que pronto solo quede uno de estos tres candidatos para unificar el voto moderado y poder hacer frente al efecto Trump , muchos republicanos sueñan con un ticket presidencial Rubio- Kasich (O viceversa) que les daría muchas posibilidades de ganar los cruciales estados de Ohio y Florida de cara a las presidenciales de Noviembre, mientras tanto el efecto Trump será… ¿Imparable?

The following two tabs change content below.

Erlantz Oiarbide

Graduado en Ciencia política y gestión pública por la UPV/EHU con especialidad en análisis e interpretación de datos, actualmente cursando prácticas sobre gestión de datos. Mis intereses son: La política internacional, el análisis político y la gestión pública.

Latest posts by Erlantz Oiarbide (see all)

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?