Participación electoral: las actitudes políticas de los individuos

ANNA-CLARA MARTÍNEZ | Además de los factores sociodemográficos, ya comentados anteriormente en el artículoParticipación electoral: las variables sociodemográficas”, otra de las variables que también inciden en la participación electoral son las actitudes políticas de los individuos, entendiéndose por éstas el interés que la política pueda suscitar en las personas, la identificación del individuo con una ideología concreta o con un partido político, entre otras.

¿Existe una correlación entre la actitud política desarrollada por un individuo y la participación electoral? Veámoslo.

Predisposición por la política y participación electoral

Efectivamente, el interés por la política implica una mayor participación electoral. El ciudadano que exterioriza una predisposición por la política, por regla general, está mejor informado y, por consiguiente, dispone de más incentivos para votar, pues la eficacia política del individuo es más alta.

En cambio, si se produce un alejamiento de la política cabe, entonces, hablar de apatía y desafección, lo que conllevaría un comportamiento abstencionista. Ahora bien, es preciso no entender siempre dicha desafección como una actitud de protesta o rechazo hacia los políticos, los partidos o hacia el propio sistema, sino que puede traducirse en un mero distanciamiento.

A través de la pregunta del CIS sobre el grado de interés en relación a las pasadas elecciones nacionales, podemos ver cómo un porcentaje –superior al 15%- de los entrevistados no mostró ningún interés y otro porcentaje de encuestados –que casi alcanza el 25%- mostró únicamente un poco de interés.

Grafica1

Identificación con un partido político y participación electoral

Ya en 1952, el modelo de Michigan apuntó hacia las actitudes políticas de los votantes como variables explicativas del comportamiento electoral. Según dicho modelo, estas variables son la identificación con un partido, la actitud frente a los temas del debate electoral y la simpatía suscitada por los distintos candidatos.

Por otro lado, la identificación ideológica también parece condicionar la participación electoral, pues aquellos individuos que se identifican en el eje derecha-izquierda o con una ideología concreta tienen más tendencia a votar que aquellos que no se sienten identificados.

De los datos del CIS se desprende cómo hay un porcentaje, destacado, de entrevistados que no saben con qué ideología se sienten más identificados y tampoco saben expresar si se identifican con un valor numérico concreto del eje izquierda-derecha, pudiendo ello conllevar un abstencionismo.

Grafica2

Grafica3

Grado de satisfacción con las instituciones y participación electoral

El último de los factores actitudinales que influyen en la participación electoral de los individuos es su grado de satisfacción en relación al sistema político y a las instituciones.

Tomando como referencia la satisfacción, aquellos que entienden la abstención como fenómeno que significa satisfacción con el funcionamiento del sistema político, tienden a mayores niveles de abstención que aquellos que están más satisfechos con el sistema. En cambio, si se entiende la abstención como indicador de insatisfacción, cuanto más alta sea dicha insatisfacción más baja o menor será la participación electoral. Por lo general, y concretamente en España, es la segunda teoría la que se impone, pues aquellos que están más satisfechos con el funcionamiento de la democracia y de las instituciones españolas son los que tienden más a votar.

De igual manera sucede con los partidos políticos, es decir, aquellos individuos que tengan una valoración más positiva de los mismos participarán más en las elecciones que aquellos que no valoren a ningún partido político positivamente o consideren que “todos los partidos políticos son iguales”. Así pues, cabe entender el abstencionismo como una actitud de insatisfacción.

En el CIS, cuando se pregunta a los entrevistados en relación con qué partido se sienten más identificados, casi un 25% manifiesta que no se siente identificado con ningún partido.

Grafica4

Así pues, de todas las variables expuestas y de los datos del CIS analizados podemos comprobar cómo, efectivamente, las actitudes políticas de los individuos no son las únicas que influyen en el comportamiento electoral. Aunque un alto porcentaje de individuos no se sientan identificados con ningún partido político o con ninguna ideología concreta o no sepan situarse en el eje izquierda-derecha, ello no se traduce –necesariamente- en un abstencionismo.

En la respuesta a la pregunta sobre si fue a votar en las pasadas elecciones, el porcentaje de entrevistados que manifiestan que “prefirió no votar” es muy inferior a aquellos que manifestaban no sentirse identificados ideológicamente o políticamente. Por tanto, vemos cómo las actitudes políticas de los individuos influyen en el comportamiento electoral pero, no implican de facto un abstencionismo.

Grafica5

The following two tabs change content below.

Anna-Clara Martínez Fernández

Licenciada en Derecho (Universidad Pompeu Fabra), licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración, Máster en Abogacía (Universidad de Barcelona) y Máster en Política y Democracia (UNED). Actualmente, trabajando de abogada especializada en derecho administrativo y colaborando en distintas publicaciones. Tiene especial interés por los temas de comportamiento electoral y de educación.

Un comentario sobre “Participación electoral: las actitudes políticas de los individuos

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?