¿Qué le ocurrió el 26J a Ciudadanos?

ANDRÉS FERNÁNDEZ | Los politólogos Lluís Orriols e Ignacio Jurado publicaron el pasado 28 de junio un artículo titulado “¿Qué ha pasado con Unidos Podemos?” en el que los autores establecen hipótesis sobre lo que posiblemente ocurrió en las recientes elecciones con este partido. A parte de sus formulaciones teóricas, lo que yo recojo para incluirlo en mi artículo es la frase con la que cierran el mismo: estamos en el terreno de la especulación. Cuanto tengamos las encuestas postelectorales tal vez podamos dar algo más de luz a esta cuestión. De esta manera, en el presente artículo voy a intentar dar una hipótesis sobre lo que posiblemente ocurrió el pasado 26J con Ciudadanos y el Partido Popular, ya que el partido de Albert Rivera pasó de 3.500.541 votos y 40 escaños a 3.123.769 votos y 32 escaños. Para hacerlo, voy a estudiarlo a partir de una breve aproximación a la teoría espacial del voto para acabar aplicándolo empíricamente.

El primero en definir lo que en la literatura académica se denomina el modelo espacial fue H. Hotelling en 1929 y en referencia al comercio, no al comportamiento político. Intentó estudiar porqué las empresas que eran competidoras entre sí estaban situadas geográficamente una al lado de la otra. La teoría dice que dos empresas tratan de maximizar su participación en un mercado que posee una distribución uniforme de consumidores en un intervalo acotado. Así, para intentar buscar como cliente al comprador mediano (y en consecuencia al mayor número de compradores), las empresas tienden a reducir este intervalo ya que los consumidores se dirigen a la tienda que menos camino les cuesta recorrer, lo que genera que acaben situándose de forma contigua.

Más adelante y en 1957, el economista Anthony Downs publicó su ya clásica obra Teoría económica de la Democracia donde se consolidaba el estudio de la Ciencia Política desde visión económica o racional. Se estableció el modelo de proximidad del comportamiento político el cual ha constituido el modelo espacial más desarrollado hasta la actualidad: la utilidad para el votante es mayor contra más cerca esté situado un partido de la posición del mismo individuo en el espectro político. Con un ejemplo se entiende de manera más sencilla: esta teoría establece que si un individuo se autoubica, en una escala de 1 a 10 donde 1 es extrema izquierda y 10 extrema derecha, en el 6,2 acabará eligiendo al partido que más cercano esté de su posición.

Grafica1

Por último, en 2003 la politóloga Orit Kedar publicó un influyente paper titulado “When moderate voters prefer extreme parties” en el cual añadía al ya mencionado modelo ‘downsiano’ de proximidad un componente de balance o de compensación. Kedar considera que los votantes se preocupan por las políticas que van a desarrollarse por el futuro gobierno e intentan maximizar las probabilidades de que sus políticas preferidas sean ejecutadas. No obstante, al ser posiblemente gobiernos de coalición en los que las medidas políticas se moderan, el votante se preocupa de votar la opción política que maximiza las probabilidades que su política preferida sea llevada a cabo.

Una vez visto este breve resumen teórico voy a aplicar la teoría de Orit Kedar a lo sucedido en la política española. Para ello hay que situar a los partidos políticos españoles en un eje unidimensional para poder entender por qué el apoyo a Ciudadanos disminuyó y aumentó a favor del Partido Popular (aunque no tiene que ser uno causa del otro).

Grafica2

El fenómeno político fundamental para entender lo sucedido es el pacto entre el Partido Socialista y Ciudadanos de febrero de este mismo año. Todos aquellos votantes o simpatizantes del Partido Popular que el 20D dieron su apoyo a Ciudadanos es muy probable que hayan vuelto a su partido original. Para los electores de ‘derechas’ clásicos del Partido Popular, Ciudadanos les parecía una alternativa posible de voto al estar a un solo punto espacial del PP. No obstante, el pacto entre PSOE y Ciudadanos originó lo siguiente:

Grafica3

Como se ve en el gráfico y como consecuencia de efectuarse un pacto político en el que ambas formaciones envueltas en él deben ceder y buscar un punto intermedio, al llevarse a cabo dicho pacto entre dos fuerzas, una de centro- izquierda y otra de centro-derecha, causó que ambas formaciones se situaran en el punto espacial 5. De esta manera y siguiendo con lo anteriormente citado, aquellos electores que estaban dispuestos a votar a Ciudadanos dejaron de hacerlo al moverse este hacia la izquierda un lugar (del 6 al 5) y, por consiguiente, prever que las políticas públicas resultantes de este pacto tendrán un carácter más ‘de izquierdas’. Así, estos electores al saber que no saldrá ningún partido con mayoría absoluta y que los pactos serán obligatorios, prefieren optar por una opción más extremista (el PP ya que está en el 7) a causa de que el pacto de este partido con Ciudadanos o con el PSOE estará siempre más a la derecha que el 5 fruto del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos.

La conclusión que se extrae de todo esto es que probablemente en Ciudadanos no esperaban la repetición de elecciones. A parte de ser el partido más castigado por los efectos mayoritarios del sistema electoral, en base este modelo espacial del comportamiento político se puede entender qué ha podido pasar entre una parte de sus simpatizantes.

The following two tabs change content below.

Andrés Fernández

Andrés Fernández (L'Hospitalet de Llobregat). Soy politólogo por la Universidad de Barcelona (UB) y mis temas de interés son el comportamiento político y la opinión pública, y el estudio de las ideas políticas. Si el futuro me viene de cara, intentare cursar dos posgrados en dichos terrenos de la Ciencia Política. Como Innerarity creo en la política como herramienta social para transformar y eliminar las desigualdades, y sospecho de los que repiten la muletilla 'hechos, no palabras'.

Latest posts by Andrés Fernández (see all)

7 comentarios sobre “¿Qué le ocurrió el 26J a Ciudadanos?

  • el 5 Julio, 2016 a las 10:20 am
    Permalink

    Interesante artículo pero, por la misma regla, aquellos que el 20D votaron a PSOE, esta vez, el 26J habrían votado a Podemos y no al PSOE como consecuencia del pacto y ello no fue así. Por tanto, es muy atrevido afirmar que, como consecuencia del pacto se dejó de votar a Cs y en ningún momento analizar el voto del PSOE.
    Y, en segundo lugar, no tengo tan claro situar a PSOE como un partido de centro-izquierda y a C’s como un partido de centro derecha; más bien PSOE como partido de izquierda (número 3 de la escala) y C’s como partido de centro (en el 5).

    Respuesta
    • el 5 Julio, 2016 a las 11:57 am
      Permalink

      Pongo el artículo de Orrios y Jurado pq ellos explican lo que pasó con PSOE y PODEMOS. Además, Jordi Muñoz también analiza lo ocurrido con esos partidos.

      Yo digo claramente que mi objetivo es estudiar a CS y PP, ya que siguen dinámicas y causas diferentes que las de los dos partidos del bloque de izquierdas. Evidentemente que lo mismo que describo puede pasar con PSOE y PODEMOS, pero en este caso no ha sido así.

      No obstante, dejo bien claro que es una especulación a esperas del barómetro post electoral del CIS.

      Un saludo y gracias por comentar!

      Respuesta
    • el 5 Julio, 2016 a las 12:00 pm
      Permalink

      He de añadir que colocar a Cs en el 6 es en base a dls criterios: la autoubicacion ideológica del partido hecha por sus electores entrevistados en el CIS de enero post elecciones 20D (lo ponían en el 6,6), y en base a su programa político: el resultado es el centro derecha.

      El PSOE se coloca en el 4 siguiendo con la literatura clásica acadèmica que estudia los partidos socialdemócratas occidentales adscritos a la ‘tercera vía’. Es por ello que pasan del ‘3’ al ‘4’ al haber adoptado políticas de carácter neoliberal.

      Respuesta
  • el 5 Julio, 2016 a las 1:38 pm
    Permalink

    Respondiendo al comentario anterior, a politólogo, no creo en su primera afirmación. No hubo trasvases de PSOE a Podemos pq PSOE es el partido de toda la vida y por ese mismo motivo si que hubo trasvases de Ciudadanos a PP (a parte de los mencionados en el artículo) También, en la segunda afirmación de politólogo, indica que pondria en esa escala al PSOE en el número 3… En serio? Yo dudo de que PSOE sea de izquierdas, mira que te digo… El análisis del artículo está muy bien, pero hay que tener en cuenta que un votante conservador asustado nunca cambiará su voto de hace más de 30 años.

    Respuesta
  • el 5 Julio, 2016 a las 4:33 pm
    Permalink

    Axel,
    Vengo a referirme que es muy arriesgado comentar que la fuga de votantes de Cs a PP estuvo propiciada por el pacto. Cabría, más bien, analizar otros argumentos como el voto útil, el miedo al ascenso del comunismo de extrema izquierda, el miedo al Brexit que hubo dos días antes de las elecciones…
    Puede que tengas razón en la ubicación del PSOE, pero entonces habría que modificar la ubicación de los otros partidos, tal y como sugerí. C’s en el 5, aquí te dejo el gráfico: http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/dice-ultimo-barometro-CIS_6_449415058.html
    Saludos!

    Respuesta
  • el 9 Julio, 2016 a las 4:41 pm
    Permalink

    Ciudadanos cada vez será más irrelevante.

    Respuesta
  • Pingback: Los artículos más destacados de 2016 - Debate21

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?