El transversalismo en el apoyo a la independencia de Cataluña

Unas de las pocas evidencias a las que los sociólogos políticos y politólogos están llegando es que el sistema político español ha sufrido en poco tiempo unos acontecimientos que han reconfigurado su estructura tradicional. Dichos fenómenos son, entre otros, la reconfiguración del sistema de partidos con la irrupción de Podemos, derivado del movimiento 15M, o Ciudadanos, el sentimiento nacionalista todavía latente en Cataluña y la cuestión independentista.

En este artículo voy a centrar el foco de estudio en último caso, es decir, el de la cuestión independentista. Recordemos que es necesario diferenciar independentismo de nacionalismo, pues se trata de dos conceptos diversos ya que un individuo puede ser nacionalista y no independentista y viceversa.

Constantemente la propaganda política independentista afirma que este consiste en algo completamente transversal y que no hay bloques hegemónicos, es decir, que el apoyo social es de lo más variado, dejando de lado los factores sociodemográficos.

Para corroborar o refutar esta afirmación de políticos y simpatizantes independentistas voy a utilizar el programa de análisis de datos SPSS y, a partir de la recodificación y operación con las distintas variables, voy a intentar llegar a algunas conclusiones. Para hacer este estudio he utilizado el primer Barómetro del CEO en este 2016 y las siguientes variables (que corresponden con los indicadores clásicos para analizar esta cuestión): la de recuerdo de voto, la de identificación en la pertenencia nacional, la del lugar de nacimiento de la persona entrevistada, la de la lengua propia y la de la lengua habitual.

Dicho este apunte metodológico, veamos qué nos arrojan los datos:

En cuanto al lugar de nacimiento de la persona entrevistada el gráfico siguiente –realizado en base a las tablas de contingencia del SPSS- nos muestra cómo de forma mayoritaria aquellos que han nacido en Cataluña son los que han votado en las pasadas elecciones de septiembre de 2015 a fuerzas independentistas. Por el contrario, aquellos que optaron por fuerzas no independentistas tienen su lugar de nacimiento fuera de Cataluña y, en menor medida, fuera de España.

(Tablas de realización propia y a partir de los datos del Barómetro CEO 816).
(Tablas de realización propia y a partir de los datos del Barómetro CEO 816).

En segundo lugar y atendiendo a la lengua de la persona entrevistada, se puede observar un denominador común con el anterior indicador: aquellas personas que votaron a fuerzas independentistas son aquellas que tienen como lengua propia y habitual el catalán y, de nuevo, por el contrario aquellos que votaron a partidos no independentistas tienen como lengua propia y habitual el castellano. No obstante, hay que identificar como aquellas personas que hablan las dos lenguas por igual presentan una paridad de apoyo tanto a partidos independentistas como a no independentistas. Razones de este fenómeno pueden ir desde la observable polarización política que se está viviendo en Cataluña, hasta factores puramente de metodología demográfica tales como la deseabilidad social en función de la pregunta, etc.

Lengua propia:

graf2

Lengua habitual:

graf3

En tercer y último lugar se encuentra el sentimiento de pertenencia. A partir de los datos que nos ofrezca este último indicador podremos dibujar de manera abstracta el perfil sociodemográfico de cada elector en función de lo que ha votado en los pasados comicios catalanes del 27-S. El histograma siguiente muestra cómo las personas que se sienten únicamente españolas, más españolas que catalanas y tan españolas como catalanas optan por fuerzas políticas no independentistas. De manera opuesta, aquellas personas que sí que dieron su apoyo a fuerzas afines al ‘procés’ presentan un sentimiento de pertenencia más catalán que española y únicamente catalana:

graf4

Las conclusiones que se extraen son las siguientes: se rompe la supuesta transversalidad que de tanto presumen los partidos independentistas y, por ello, se puede llegar a afirmar que el carácter sociodemográfico de cada votante tiende a lo siguiente:

  • El votante independentista es un elector que ha nacido en Cataluña, que tiene como lenguas propias y habituales el catalán (y una parte las dos lenguas), y que en cuanto sentimiento de pertenencia se siente más catalán que español o únicamente catalán.
  • El votante no independentista es una persona que mayoritariamente no ha nacido en Cataluña, tiene como lenguas propias y habituales el castellano (y, de nuevo, una parte de estos las dos lenguas), y que se siente más español que catalán, tan español como catalán o únicamente español.
The following two tabs change content below.

Andrés Fernández

Andrés Fernández (L'Hospitalet de Llobregat). Soy politólogo por la Universidad de Barcelona (UB) y mis temas de interés son el comportamiento político y la opinión pública, y el estudio de las ideas políticas. Si el futuro me viene de cara, intentare cursar dos posgrados en dichos terrenos de la Ciencia Política. Como Innerarity creo en la política como herramienta social para transformar y eliminar las desigualdades, y sospecho de los que repiten la muletilla 'hechos, no palabras'.

Latest posts by Andrés Fernández (see all)

Un comentario sobre “El transversalismo en el apoyo a la independencia de Cataluña

  • el 20 agosto, 2016 a las 2:17 pm
    Permalink

    Andrés, a la luz de los datos podríamos afirmar que la lengua es un factor crítico en la configuración del sentimiento identitario y, en el caso catalán, del posicionamiento político?
    A tu juicio, sería esta cuestión la que situaría la lengua y la política linguistica en el centro de la confrontación partidista en Catalunya?
    Abrazo

    Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?