El vértigo de Pedro Sánchez

ANNA-CLARA MARTÍNEZ | Dar el ‘sí’ a Rajoy da vértigo. Abstenerse, igualmente da vértigo. Es más, produce aturdimiento el saber que internamente esta decisión no será bien recibida ni asimilada por todos los sectores. Pero, mantener el bloqueo actual, ¿acaso no da vértigo? Seguramente también, y máxime si eres consciente que serás señalado como el responsable de unas terceras elecciones y cuando, al mismo tiempo, también hay críticos en el PSOE que abogan por la “abstención mínima”.

¿Cómo poner remedio al vértigo de Pedro Sánchez? Existen varias soluciones que, muy probablemente, pondrían fin a esta alteración.

La primera de ellas pasa por la activación del reloj de la democracia, es decir, que Mariano Rajoy ponga sobre la mesa una fecha para su investidura. Es ya conocido que el artículo 99 de la Constitución Española no prevé ningún plazo desde que el Rey propone un candidato hasta que éste decide presentar su programa ante la cámara. Rajoy, mediante una habilidosa maniobra, está dilatando “sine die” dicho momento para así ganar tiempo y cargarse de razones y argumentos para achacar al PSOE su inmovilismo y, si se da el caso, la convocatoria de unos terceros comicios. Si Rajoy cambia de idea y decreta una fecha para su investidura, la presión sobre Pedro Sánchez sería máxima y podría derivar en una abstención de los socialistas.

En segunda instancia, un eventual acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos puede provocar la rectificación de Sánchez. Eso sí, antes de nada, la formación naranja debería pasar de la actual “abstención” al “sí”, aunque fuese en la segunda votación. Con ello, PP y C’s sumarían un total de 169 escaños, con lo que el PSOE y Pedro Sánchez estarían todavía más contra las cuerdas.

Por último, Sánchez también podría dilucidar su conflicto presentando a los populares una batería de propuestas y medidas -no de imposible cumplimiento- para ser sometidas a negociación. Propuestas para regenerar España y que beneficien a la ciudadanía que, al final, es lo que más está en juego. Si Rajoy se compromete a las mismas, o a parte de ellas, la “abstención” de los socialistas estaría más que justificada.

Ahora bien, puede suceder que no se produzca alguna de las premisas anteriores y que Sánchez siga enrocado, repitiendo su “no es no”. De ser así, entonces, casi con total certeza volveremos a las urnas en unos meses.

The following two tabs change content below.

Anna-Clara Martínez Fernández

Licenciada en Derecho (Universidad Pompeu Fabra), licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración, Máster en Abogacía (Universidad de Barcelona) y Máster en Política y Democracia (UNED). Actualmente, trabajando de abogada especializada en derecho administrativo y colaborando en distintas publicaciones. Tiene especial interés por los temas de comportamiento electoral y de educación.

Un comentario sobre “El vértigo de Pedro Sánchez

  • el 8 Agosto, 2016 a las 12:18 am
    Permalink

    Y por qué se va a tener que abstener el PSOE? Que pacten PP y Cs con nacionalistas como ya hicieron con la Mesa del Congreso.
    Pedro Sánchez también puede esperar a que Rajoy no lo consiga e intentarlo él junto con Podemos.

    Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?