Ruptura generacional en el Brexit: otra batalla perdida del voto joven

EDUARDO BAYÓN | El 23 de junio en el Reino Unido entre los factores sociodemográficos que mejor explicaron el comportamiento electoral destacan especialmente dos, el nivel de estudios y la edad, ambos íntimamente ligados entre sí, al tener la población más joven mayor formación, especialmente si nos referimos a educación superior, donde los datos de porcentaje de ciudadanos con este nivel educativo entre la generación de 20 años cuadriplican los datos de los ciudadanos de 60 años.

Tanto el nivel de estudios, como la edad del votante y el tamaño del municipio donde residen, están siendo claves a la hora de determinar el voto en diferentes contiendas electorales, y evidencian en muchos casos unas brechas que se traducen en que en líneas generales, los votantes más jóvenes y también los más formados y de las ciudades optan por posiciones políticas de ruptura con los sistemas políticos establecidos en sus sociedades y construidos por las generaciones predecesoras. Esas brechas son evidentes en el voto a la formación política de Podemos en las elecciones en España, o en las recientes primarias demócratas entre los partidarios de Bernie Sanders, cuyo apoyo entre los más jóvenes superaba con creces al de Hillary Clinton, por citar tan solo dos ejemplos.

Brecha generacional entre mayores y menores de 45 años

En el referéndum acerca de llevar a cabo el abandono de la UE por parte del Reino Unido, 17.4 millones de británicos votaron por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, frente a 16.1 millones que optaron por la permanencia dentro de la misma. Esta posición fue la de los más jóvenes en una apuesta clara por la permanencia en la Unión Europea y por romper con ese euroescepticismo predominante en la historia del Reino Unido. Así lo hicieron en un 73% los menores de 25 años, en un 62% los que tienen una edad entre 25 y 34 años y en 52% los que cuentan entre 35 y 44 años, mientras que los mayores de 45 optaron mayoritariamente por la opción de abandonar la UE, destacando los mayores de 65 años que lo hicieron con un respaldo a esta opción del 60%[1].  Por otro lado, en las zonas urbanas donde la media de edad es 35 años o menos, existió un apoyo mayoritario a la permanencia en la Unión.

Gráfica 1

Debemos recordar, que las sociedades occidentales actuales se caracterizan por una población envejecida que tiene consecuencias directas electorales, y por lo tanto, en las políticas de bienestar que se aplican. El elevado peso que tienen los votantes de edades superiores a los 65 años respecto al cómputo total, les convierte en los grandes influyentes en el sistema electoral, frente a los menores de 25 que suponen un grupo más reducido. Tanto es así, que el primero implica en el Reino Unido un 23% de la población, frente al 11% del segundo[2].

Baja participación de los votantes más jóvenes

Esta derrota electoral de los votantes más jóvenes no sólo tiene que ver con la desventaja poblacional, sino también con la desmovilización habitual de estos. Los datos manejados de participación por segmentos de edad, apuntan a que tan sólo un 36% de los votantes de entre 18 y 24 años participaron en el referéndum, frente al 83% de los mayores de 65 años. La participación crece según lo hace también la edad, el grupo entre 25 y 34 participó un 58%, entre los de 35 y 44 años un 72%, entre los 45 y 54 años un 75%, y entre los 55 y 64 años un 81%[3].

Gráfica 2

Por lo tanto, el problema aquí es que la abstención fue muy alta entre los jóvenes, cuestión que se ve respaldada si atendemos a la participación por condados según su media de edad. La participación ha sido superior en las zonas donde la media de edad es más alta, y por lo tanto, son más proclives a haber votado por el abandono de la UE[4].

Si la participación de los jóvenes menores de 35, hubiese sido similar a la del grupo de edad que está inmediatamente por encima de ellos, es decir, los que tienen entre 35 y 45 años, y los porcentajes a la continuidad del Reino Unido en la Unión Europea se hubiesen mantenido estables, el resultado se hubiese revertido.

La fecha veraniega del referéndum y el hecho de tener que registrarse para votar pueden haber hecho que muchos votantes no participasen, pero lo que está claro, es que echar toda la culpa del resultado al votante mayor, con menor formación y perteneciente a zona rural, que por sentirse temeroso o agraviado por el mundo globalizado en el que vivimos, o por cualquier otro motivo, hubiese optado por el abandono de la UE no es del todo ajustarse a la realidad, pues buena parte de la responsabilidad del resultado la tienen todos esos jóvenes que no participaron en una decisión mucho más crucial para su generación que para la de sus padres o sus abuelos, y que además son, los que a priori más tiempo van a tener que vivir con ella y sus consecuencias.

Conclusión

Una vez más, sectores jóvenes y formados, que en muchos casos están politizados, han vuelto a pecar de falta de movilización y participación electoral. Así pues, ya no sólo importa que sean menos votantes del total del electorado, sino que además se vuelve crucial la desmovilización electoral y la falta de conciencia de intereses comunes dentro de una misma generación. Decía Tony Judt que la disconformidad y la disidencia son sobre todo obra de los jóvenes, que no era casual que los hombres y mujeres que iniciaron la Revolución Francesa, lo mismo que los reformadores y planificadores del New Deal y de la Europa de la posguerra, fueran bastante más jóvenes que los que los precedieron, y que ante un problema, es más probable que los jóvenes lo afronten y exijan su solución, en vez de resignarse[5]. Pues en esta ocasión, ni se han resignado ni han buscado la solución, simplemente se han inhibido y han dejado decidir a otras generaciones su futuro, en lo que ha sido otra batalla electoral perdida por el voto joven.


[1] Según datos del sondeo realizado por Lord Ashcroft Polls para la BBC durante el 23 de junio, día en el que se celebró el referéndum. http://lordashcroftpolls.com/2016/06/how-the-united-kingdom-voted-and-why/

El sondeo realizado por YouGov, también durante el 23 de junio, ofrecía unos datos similares, donde el 75% de los que cuentan con entre 18 y 24 años optaron por la permanencia en la UE, al igual 56% de los que tienen entre 25 y 49 años, mientras que el 56% de los votantes con entre 50 y 64 años apostaron por abandonar la Unión Europea, al igual que el 61% de los mayores de 65.

http://d25d2506sfb94s.cloudfront.net/cumulus_uploads/document/640yx5m0rx/On_the_Day_FINAL_poll_forwebsite.pdf

[2] Según datos de la Oficina para Estadísticas Nacionales (ONS) del Reino Unido.

[3] Sondeo de SkyNews publicado el 25 de junio de 2016.https://twitter.com/SkyData/status/746700869656256512

[4] EU referendum: full results and analysis, The Guardian, 23/06/2016. http://www.theguardian.com/politics/ng-interactive/2016/jun/23/eu-referendum-live-results-and-analysis

[5] JUDT, Tony, Algo va mal. España, Taurus, 2010.   p. 157.


Artículo publicado originalmente en Beerderberg [ISSN 2385-5339] Monográfico 1, especial Brexit. Pp. 35-37 (2016. 07).

The following two tabs change content below.
Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo. Doctorando en Marketing Político, Actores e Instituciones en las Sociedades Contemporáneas por la Universidad de Santiago de Compostela y Graduado en Ciencia Política y Administración por la UNED; así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Licenciado en Derecho y Máster en Derechos Fundamentales. Especializado en sistemas y partidos políticos, asuntos electorales y por la comunicación política.

5 comentarios sobre “Ruptura generacional en el Brexit: otra batalla perdida del voto joven

  • el 3 Septiembre, 2016 a las 12:43 pm
    Permalink

    Me extraña que no estudiéis la diferencia entre votantes que sí son británicos y los que lo son por concesión de nacionalidad. Se os ha pasado por alto este criterio. Fíjate tú, con lo sesudo que es el estudio!

    Respuesta
    • el 3 Septiembre, 2016 a las 4:32 pm
      Permalink

      ¿Consideras que los británicos por concesión de nacionalidad son menos británicos o británicos de segunda? Ambos son británicos, no veo diferencia alguna entre ellos, y el artículo versa sobre comportamiento electoral según la edad.

      Respuesta
  • el 4 Septiembre, 2016 a las 1:03 pm
    Permalink

    No ves diferencia alguna entre ellos???. Pues ya está dicho todo.

    Respuesta
    • el 7 Septiembre, 2016 a las 3:59 pm
      Permalink

      No, no veo diferencia. La nacionalidad es un vínculo jurídico. Y aparte te insisto en que el artículo no versa sobre el voto de los diferentes grupos raciales de un Estado, sino sobre comportamiento electoral según la edad.

      Respuesta
  • el 10 Septiembre, 2016 a las 8:10 pm
    Permalink

    Mira, no estoy de acuerdo con que a mayor edad menor formación, o menor capacidad de discernimiento. Tampoco estoy de acuerdo con que lo deseable hubiese sido un resultado electoral distinto, de permanencia en la UE. Por último, estoy en total desacuerdo con la línea política que mantenéis los articulistas de debate21. Yo estoy a favor de que se controlen las fronteras, de que no se incentive la inmigración mientras haya españoles en paro o con sueldos precarios, sobre los que la gran oferta de mano de obra presiona a la baja, de las devoluciones en caliente, en frio o en templado.

    Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?