La CUP, un elemento distorsionador

ANNA-CLARA MARTÍNEZ | Tras el 27-S, fecha en que tuvieron lugar los comicios electorales en Catalunya, hemos visto cómo un partido político ha sido determinante en todas las decisiones tomadas por el gobierno autonómico de JxS, vencedor de las elecciones pero que no logró alcanzar la mayoría requerida en la cámara autonómica para poder formar gobierno en solitario.

El partido que ha sido, hasta entonces, determinante es la CUP, formación política que se autodefine como antisistema y de extrema izquierda. La CUP ha conseguido eclipsar toda política impulsada por JxS y convertirse en el epicentro de atención, así como acaparar gran parte de los focos mediáticos.

Una de las decisiones más trascendentes en las que influyó de lleno la CUP fue en el relevo de Artur Mas como candidato a la presidencia del Parlament de Catalunya y su consiguiente sustitución por Carles Puigdemont. A JxS no le quedó otra opción que aceptar esa premisa, pues de lo contrario nos hubiésemos visto abocados a unos nuevos comicios electorales. Eso sí, pese a que Artur Mas ya no esté en la primera fila de la política catalana, el proceso independentista ha seguido fluyendo en las mentes los partidarios del mismo. Siguiendo el esquema cognitivo propuesto por George Lakoff en “No pienses en un elefante”, hemos observado cómo, con la investidura de Puigdemont, el terreno se ha allanado y un marco mental se ha creado, pues las constantes alusiones a la hoja de ruta y al plazo de 18 meses que tiene que transcurrir para iniciar la desconexión han propiciado que, en las mentes de los ciudadanos, se piense que, en 18 meses va a ocurrir algo, ya sea un paso decisivo en pro de la independencia, para aquellos que defienden la tesis independentista, o ya sea unos nuevos comicios o alguna acción, para los detractores. Sea lo que sea, no es nada osado afirmar que el marco mental está creado.

De igual modo, la decisión más reciente en la que ha influido la CUP ha sido en la cuestión relativa a la aprobación de los presupuestos. Los mensajes lanzados desde el gobierno de JxS versaban sobre que la aprobación de estos presupuestos era de vital importancia para continuar con la hoja de ruta planeada por el gobierno. En el marco mental de parte de la población catalana ya se había introducido la premisa de que si estos presupuestos no prosperaban el proceso de independencia podría verse afectado gravemente. En cambio, en el marco mental de los no independentistas, o bien no existe ninguna premisa acerca de ello, o bien la idea que subyace con más fuerza es de que dichos presupuestos no son más que una excusa para conducir a los catalanes hacia la llamada “Ítaca”, esto es, hacia ninguna parte, y que el gobierno autonómico se halla a años luz de atender a las necesidades reales de los catalanes.

Al final, la CUP no se retrotrajo y no retiró su enmienda a la totalidad. Estos acontecimientos desencadenaron en la cuestión de confianza a la que se presentará Puigdemont el próximo día 28. Hay quienes ven en esta decisión un claro oportunismo, y máxime en el mes de septiembre, cuando los motores independentistas vuelven a estar calientes tras la celebración de la Diada. Por el contrario, otros piensan que la decisión es más que adecuada y, además, podrá verse cuál es el papel que jugará la CUP -nuevamente en el epicentro del debate político-, aunque la formación anticapitalista ya anunciado que dará apoyo a la misma, abandonando la idea inicial de exigir un referéndum unilateral. Así las cosas, el futuro otorga todavía más relevancia a la formación anticapitalista pues, ahora viene el siguiente paso: la negociación de las cuentas del 2017; negociación que se aviene ardua y peligrosa para los intereses de JxSí. Claramente, la CUP ha distorsionado y alterado todos los marcos mentales creados por CDC, ERC, la ANC y Óminum.

The following two tabs change content below.

Anna-Clara Martínez Fernández

Licenciada en Derecho (Universidad Pompeu Fabra), licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración, Máster en Abogacía (Universidad de Barcelona) y Máster en Política y Democracia (UNED). Actualmente, trabajando de abogada especializada en derecho administrativo y colaborando en distintas publicaciones. Tiene especial interés por los temas de comportamiento electoral y de educación.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?