Vendettas en el mundo del Petróleo

La OPEP (Organización de los Países Exportadores del Petróleo) se reunirá a principios de este mes de diciembre en Viena para valorar las tendencias de mercado petrolífero mundial. Los futuros del barril de Brent y el del West Texas aumentaron la semana pasada un 3% cada uno, a la espera de un posible acuerdo entre las potencias exportadoras.

Los 12 países que forman parte del exclusivo cártel del petróleo bombean desde sus prospecciones 4 de cada 10 barriles que se consumen en el mundo. Sin embargo, hace dos años, EE UU se convirtió en el primer país productor de crudo, lo que le permitió llegar a satisfacer el 90% de sus propias necesidades energéticas [Entre el periodo 2008-2014, EE UU incrementó su producción diaria de barriles un 71,64%, mientras que Arabia Saudí, segundo en el ránking, lo aumentó únicamente un 7,9%, según la petrolera BP]. Este nuevo escenario plantea una nueva senda importante; EE UU podría suspender la prohibición de 1975 de exportar petróleo a otros países, convirtiéndose en principal competidor del cártel.

La OPEP ha querido tomar cartas en el asunto y este verano ha incrementado su producción a máximos de los últimos 5 años, buscando bajar los precios. [A principios de 2016, el Brent, se llegó a cotizar a 30$/barril]. De hecho, durante estos últimos años la producción de petróleo se ha incrementado el doble de lo que lo ha hecho su consumo.

El porqué de que la OPEP lleve a cabo esta maniobra, podría ser explicado por la vendetta por las cuotas de mercado, a pesar de que las cuentas de sus países son dependientes del precio del petróleo. La OPEP quiere llegar a suministrar el 50% de la demanda en 20 años, y las nuevas técnicas que utiliza EEUU o Canadá para la extracción de petróleo, el fracking, se ha convertido en su principal enemigo.

La fracturación hidráulica es el principal motivo por el cual, Norteamérica ha aumentado exponencialmente su extracción de combustibles fósiles como el petróleo o el gas. Y es que, gracias a los altos precios del petróleo, muchos inversores se vieron alentados a lanzarse a la búsqueda de fuentes alternativas al petróleo o técnicas de extracción más competitivas, algo que se tomaron en serio en el otro lado del Atlántico.

Mientras el precio del barril de Brent alcanzaba niveles de 2004, a muchas empresas ya no les salían las cuentas. Algunas de ellas quebraron o se vieron obligadas a adelgazar y desinvertir, por lo que, la OPEP mantenía así su supremacía como exportador. Leonardo Buniak, economista y experto petrolero venezolano, así lo aseguraba; “China e India van a crecer como nunca antes y la OPEP tumbó sus precios para cimentar su presencia en ese mercado”.

Pero todo apunta a que el intento de ahogar a las petroleras y gasísticas norteamericanas, les podría pasar factura y volverle contra la propia OPEP. Arabia Saudí ha tenido que salir por vez primera a financiarse a los mercados internacionales, emitiendo deuda. Y Rusia no se recupera de la caída del rublo y la imposición de sanciones por parte de EE UU y Europa por la anexión de Crimea.

El presidente Putin, anunciaba unas semanas atrás en Lima, que sus empresas petroleras están preparadas para la congelación del nivel de producción y Arabia Saudí está barajando disminuir sus exportaciones de crudo. Incluso, Irán estaría por la labor de congelarlo, tras tradicionalmente oponerse a ello. De hecho, después de estas declaraciones los mercados apuestas por un pacto entre los países miembros del cártel, como ya hacíamos referencias a las recientes subidas en los futuros del petróleo. Asimismo, Miriam Grunstein, investigadora de Rice University, explicó que el acuerdo pude llegar a desatar una perspectiva optimista llegando a los 60 y 70 dólares por barril, siempre y cuando Rusia y los países no alineados con la OPEP aceptan también el acuerdo. De todos modos, advierte: “Soy más escéptica… Las posiciones políticas suelen imponerse”, por lo que ve difícil que acabe siendo así, mínimo no subirán rápidamente.

Una futura subida en el precio del petróleo obviamente perjudicaría en el corto plazo a las economías de los países importadores, como España, pero no debemos olvidar la importante repercusión que acomete en un medio/largo plazo sobre la búsqueda de nuevas fuentes de energía; fracking, shell gas o las renovables. Esta nueva etapa podría volver a hacer rentables alternativas, que tras años de investigación y mejoras de su competitividad, puedan sustituir al petróleo.

The following two tabs change content below.

Marc Riera Félix

Marc Riera Félix (Mahón, Menorca). Estudiante de Economía en la Universidad Carlos III. Demócrata comprometido, interesado en política, economía y Europa. Miembro en varias asociaciones estudiantiles y cofundador de Estudiantes por Europa.

Latest posts by Marc Riera Félix (see all)

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?