Las elecciones del 7 de diciembre en Ghana

PELAYO COBOS | El pasado 7 de diciembre se celebraron elecciones presidenciales y parlamentarias en Ghana, las séptimas desde el establecimiento de la IV República, en la que rige un modelo constitucional de inspiración anglosajona, y que supone uno de los modelos de democracia más consolidados en África.

Las candidaturas principales eran dos:

  • John Mahama, presidente en ejercicio desde 2012, y candidato del NATIONAL DEMOCRATIC CONGRESS (NDC).

El NDC es un partido de orientación populista y socialdemócrata fundado por Jerry Rawlings (líder carismático, y autoritario, que dirigió el país en los años ochenta, estabilizando la situación política y económica y comandando en los noventa una exitosa transición a la democracia), a semejanza del Congreso Nacional Sudafricano, el partido de Nelson Mandela. Las políticas del NDC se han caracterizado por un fuerte peso de la inversión pública en infraestructuras y equipamientos sociales, intentando la creación de un incipiente Estado de Bienestar (obras públicas, colegios, centros médicos…).

En los últimos años, su práctica política ha estado sujeta a fuerte crítica por el clientelismo en la provisión de empleos en la Administración y por la opacidad en la adjudicación y ejecución de los contratos. Adicionalmente, el escenario internacional ha perjudicado la evolución económica del país, con problemas en el turismo y la inversión extranjera (por crisis regionales causadas por el brote del ébola y los problemas de seguridad ocasionados por el terrorismo yihadista), así como por las fragilidades de una economía aún poco diversificada y sin creación de suficiente valor añadido (y por tanto a merced de los inestables mercados de materias primas: oro y otros minerales, cacao, gas y petróleo, caucho…). En un Estado con instituciones débiles, el NDC de Mahama, como en su momento el de Rawlings, ha abusado partidistamente de los aparatos del poder en niveles que serian anormales para los parámetros occidentales pero que pueden juzgarse aceptables en la idiosincracia africana.

  • Nana Akufo-Addo, candidato del NEW PATRIOTIC PARTY (NPP), ex Fiscal General y ex Ministro de Asuntos Exteriores entre 2003 y 2007, y ya derrotado por muy escaso margen en 2008 y 2012. Su padre fue Presidente no ejecutivo entre 1970 y 1972 cuando, tras la deposición del Padre de La Patria, el socialista Kwame Nkrumah, la derecha liberal local intentó establecer un régimen parlamentario (este movimiento fracasó por distintas causas que desembocaron en una serie de dictaduras militares hasta la entrada en escena de Jerry Rawlings en 1979).

El NPP es un partido nacionalista de corte liberal, en general cuenta con el apoyo de la empresa privada y de las clases profesionales, así como con el de aquellos que consideran que Ghana debe permitir la suficiente generación interna de riqueza para progresar por sí misma. Es tradicionalmente fuerte en las regiones con mayor tradición industrial y comercial, así como en áreas con comunidades con identidad propia. En otra vertiente, su desconfianza hacia la intervención de un Estado, que a su criterio, sea excesivamente fuerte, se traduce en la defensa de derechos y libertades clásicas (libertad prensa, de cátedra,…) y en la autonomía de la justicia y de las agencias gubernamentales, en una mayor descentralización territorial, y en la pura meritocracia para la provisión de funcionarios (lo cual beneficia a su base social, que en principio cuenta con mejor formación y oportunidades educativas).

La campaña electoral fue creciendo en intensidad, con participación de activistas en las calles de las ciudades y pueblo a pueblo, con celebración de debates y actos variados, con momentos de tensión a través de los medios de comunicación y las redes sociales y algunos graves incidentes de violencia entre partidarios enfrentados. En las últimas semanas de campaña, el predominio de Mahama y el NDC en los medios públicos y mediante el uso de los aparatos del Estado, comenzó a tener problemas de credibilidad frente al claro mensaje de cambio de Akufo-Addo, que absorbió las fuerzas del resto de candidatos alternativos y galvanizó a miles de activistas en pro del NPP, ganando momentum. Nana Akufo-Addo, transmitiendo una imagen de integridad y respetabilidad, así como aprovechando su tándem con un candidato a la Vicepresidencia, 20 años más joven que él, Mahamudu Bawumia, un musulmán moderado, de la extensa y poco poblada y menos desarrollada región norteña, y respetado economista con formación y experiencia internacional, logró finalmente transmitir la capacidad para establecer cambios que mejoren la situación económica del país.

El recuento se prolongó hasta el 9 de diciembre, y una vez que los interventores de los partidos firmaron las actas de escrutinio y los candidatos derrotados publicaron su acatamiento de los resultados, se procedió a la proclamación del vencedor como Presidente Electo, en primera vuelta: Nana Akufo-Addo, candidato del opositor New Patriotic Party (NPP) será el quinto presidente de la presente etapa política en Ghana y tomará posesión el próximo 7 de enero. Quedan aún 4 de los 275 distritos en liza pendientes de revisión, cuyo resultado no alterará tampoco la mayoría parlamentaria del NPP.

La victoria de Nana Akufo-Addo logrando el 53.85% y más de 5,7 millones de votos, evita una segunda vuelta frente al Presidente en ejercicio John Mahama (National Democractic Congress, NDC), que logró el 44.4%, a casi un millón de votos de distancia. En total, y de acuerdo con la Comisión Electoral, se emitieron 10,6 millones de votos válidos sobre un censo de 15,7 millones, representando una participación del 68,6%, mientras que más de 165 mil votos fueron declarados nulos.

En la cámara parlamentaria, el NDC de Mahama partía con una mayoría de 148 escaños, por 123 del NPP, siendo el resto independientes o representantes de partidos menores. El vuelco electoral facilitará al NPP contar con una amplia mayoría de 171 escaños, mientras que el NDC cae hasta los 100 (sujeto a la resolución de los distritos impugnados). Será no obstante un reto para Akufo-Addo liderar a su partido y cumplir con sus promesas de respeto por la separación de poderes. En la vertiente económica también deberá enfrentar los costes sociales y de popularidad que pueden suponer las medidas de ajuste asociadas a su programa liberalizador, en un entorno internacional que no se prevé especialmente estable. Al menos, y a diferencia de lo acontecido en las elecciones del 1 de Diciembre en Gambia, el acatamiento de los resultados por parte de los candidatos derrotados, incluyendo el Presidente en ejercicio, parece definitivo y de hecho, el propio John Mahama ha acudido a Banjul para tratar de desbloquear la situación y que se proceda con la transmisión del poder en aquel pequeño país del Oeste de África.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

Latest posts by Pelayo Cobos (see all)

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?