La lotería y los españoles

A España le gustan los juegos de azar, tanto es así, que en 2015 gastamos en albur 450€ cada uno en media (15.100 millones de euros en el total nacional), conforme a un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Sobre todo, sentimos especial apego por la Lotería Nacional. Según la Universidad Carlos III de Madrid, un 75% de los españoles de entre 18 y 75 años ha jugado alguna vez durante 2015 a mínimo uno de los sorteos de nuestra Lotería Nacional. Gracias a una encuesta realizada por la OCU en 2015, cada uno de nosotros gasta al año en media 377€ en lotería. En cambio, en el caso de los casinos y las apuestas, gastamos de media 255€ al año en cada uno.

La Lotería de Navidad es el sorteo más popular por diferencia, aproximadamente 4 de cada 5 españoles compran al menos un boleto del sorteo, más conocido como “El Gordo”. De hecho, es la lotería que más años se lleva sorteando en todo el mundo con más de 200 años de historia. Sin embargo, la probabilidad real de que nos hagamos con el boleto ganador es de 1 entre 100.000, semejante a la probabilidad de uno entre nuestros latidos diarios, de una gota entre cinco litros de agua, o de un asiento entre todas las localidades del Camp Nou.

La estadística es clara, entonces; ¿por qué seguimos jugando? Para el neurólogo del Instituto Max-Planck, Gerd Gigerenzer, los españoles jugamos a la lotería mayoritariamente por tres razones; ilusión, tradición o “envidia preventiva”, es decir, evitar la situación en la que le toque el premio a algún conocido y ser el único que no compró ningún número. A pesar de que la racionalidad no acompañe, nos dejamos llevar por nuestros sentimientos.

Otro aspecto curioso es que, a raíz de nuestra pasión por los boletos de lotería en España, la décima empresa más importante en el país por volumen de venta es la de Loterías y Apuestas del Estado, facturó en 2015 aproximadamente 8.800 millones de euros.

Según H2 Gambling Capital, España era en 2010 el décimo país del mundo que más gastaba por persona en juegos de azar. Sin embargo, como expone la Universidad Carlos III en su report sobre la Percepción Social sobre Juegos de Azar en España 2016, nuestro caso es peculiar, no sufrimos niveles dependencia al juego muy significativos, tan solo el 0,3% de la población tiene problemas con el juego, en la línea de nuestros socios europeos. Además, según la misma universidad, la tendencia durante estas últimas décadas ha sido decreciente y todo apunta a que este porcentaje siga disminuyendo. No obstante, el peso de los juegos de azar online se está incrementando notablemente este último lustro, los expertos advierten de que suelen ser más adictivos que la vía tradicional de juego.

Independientemente de que a los españoles les guste dejar su suerte al hado, el principal motivo, afortunadamente, suele ser el de tradición no el de ludopatía. Pese a ello, sigue y seguirá siendo un acto irracional. La Lotería es un ejemplo contrario de la correcta redistribución de la renta; a través de la pequeña aportación de muchos, unos pocos se enriquecen. Desde el punto de vista del óptimo social es totalmente adverso. Si el anhelo es ser rico, la mejor inversión sigue siendo la formación y el trabajo, no el albur. Pero obvio es también, que alguien tendrá este próximo 22 de diciembre, el boleto ganador entre sus manos, y poco le importará lo que la estadística le auguraba.

The following two tabs change content below.

Marc Riera

Marc Riera Félix (Mahón, 1996), es estudiante de último curso de Economía en la Universidad Carlos III de Madrid. Enfocado en el campo de la Macroeconomía, Finanzas e Integración Europea. Es cofundador de Estudiantes por Europa y milita en distintas asociaciones estudiantiles. Ha trabajado en el ámbito de la gestión hotelera. Colaborador de varios medios de comunicación. Forma parte del European Solidarity Corps.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?