Los votantes sin ideología, ¿a quién votan?

ANNA-CLARA MARTÍNEZ | Sin duda, una de las mejores formas de analizar las bases del voto es centrándonos en la ideología del electorado. La ideología es una de las variables que ayuda en la predicción del voto, partiendo de la premisa que ya defendía Downs en su teoría del voto, según la cual el votante estaría predispuesto a optar por la formación que más se aproxime a sus ideas. Es más, tal y como expresan Fuchs y Klingemann en “The Left-Right Schema” la ideología, medida en el eje izquierda-derecha, se emplea como herramienta en el momento de procesar la información política del entorno, de guiar la decisión del electorado ante las urnas y se utiliza para dar una función comunicativa a los individuos.

Ahora bien, no todos los individuos poseen una ideología o saben ubicarse ideológicamente en el eje izquierda-derecha. De acuerdo con el estudio efectuado por Luis de la Calle, Álvaro Martínez y Lluís Orriols, los votantes sin ideología representan en torno al 17% del electorado. Asimismo, los autores llegan a la conclusión de que los votantes sin ideología en España votan por el partido en el gobierno, incluso en aquellas elecciones en que el partido en el gobierno pierde, habiéndose producido únicamente una excepción en el año 2011, cuando los votantes sin ideología abandonaron al PSOE.

Sin embargo, en los últimos comicios electorales de 2015 y 2016, el panorama político y electoral ha cambiado, ¿qué ha sucedido con los votantes sin ideología? ¿han apoyado al partido que se hallaba en el gobierno o han optado por votar a otras fuerzas políticas? Y, sobre todo, interesa saber ¿cuál es el rol que han desempeñado los partidos políticos emergentes? Los resultados del CIS postelectoral de las elecciones generales de 2015 y de 2016 nos ayudarán a dilucidar todos los interrogantes planteados. Eso sí, conviene matizar que el presente estudio no incluye el análisis de aquellos votantes sin ideología que votaron en blanco, nulo o no acudieron a las urnas; análisis igualmente interesante pero que, en el caso que nos atañe, no es de ayuda para entender a qué partido vota este electorado.

Así pues, a partir de los datos arrojados por el CIS postelectoral de las elecciones generales de 2015 y de 2016, se ha calculado el porcentaje de apoyo a cada partido por parte de los votantes no ideológicos, estableciendo la misma base de entrevistados para todos ellos (N=1.000). Asimismo, en el caso de Unidos Podemos, se ha calculado el porcentaje incluyendo tanto a Podemos como a sus confluencias.

Lo resultados arrojan datos curiosos. De hecho, la tendencia de apoyo por parte de los votantes no ideológicos al partido que gobierna se ha roto. Ahora es Ciudadanos quien recibe un mayor apoyo por parte de los votantes sin ideología, seguido del Partido Popular (partido en el gobierno) y del Partido Socialista. En última instancia, estos votantes se muestran menos proclives a votar a Podemos. Además, el voto de estos votantes no sufrió variaciones en los comicios de 2016 en relación con los de 2015.

Ahora bien, es cierto que debemos tener en cuenta que la mayoría de los votantes sin ideología no acuden a las urnas o votan en blanco. Datos que, como expuse anteriormente, no han sido tenidos en cuenta porque el estudio se centra en los partidos.

En cualquier caso, la formación naranja es la que recibe más votos por parte de este colectivo que pocas veces se tiene en consideración y que podría ser capaz de determinar los resultados electorales. Probablemente, el centrismo -entendido en este caso como indefinición- de los de Albert Rivera es lo que más atrae a estos votantes no ideológicos.

The following two tabs change content below.

Anna-Clara Martínez Fernández

Licenciada en Derecho (Universidad Pompeu Fabra), licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración, Máster en Abogacía (Universidad de Barcelona) y Máster en Política y Democracia (UNED). Actualmente, trabajando de abogada especializada en derecho administrativo y colaborando en distintas publicaciones. Tiene especial interés por los temas de comportamiento electoral y de educación.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?