¿Ha salido España de la crisis?

Últimamente, con la aparición de informes del FMI y con declaraciones de nuestros ministros y Presidente se ha vuelto abrir el debate de si España ha salido o no de la crisis. Sin embargo, alejándonos de ideologías y para poder responder es necesario obtener datos actualizados y veraces sobre la situación económica actual de nuestro país.

La crisis que sacudió al mundo en 2008 tras la explosión de los mercados financieros se tradujo en España en una muestra de carencia en muchos otros aspectos: el fin de la burbuja inmobiliaria, la crisis bancaria de 2010 y el aumento del desempleo.

Para analizar la evolución y poder responder la pregunta se debe acudir, en primer lugar, al PIB debido a su especial relevancia ya que nos muestra los bienes y servicios producidos por España y la evolución desde la época pre-crisis a la actual.  

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos del FMI.

Como se puede apreciar, los años de bonanza económica de España el PIB rondaba entre el 3 y el 4,17%, siendo su máximo en 2006. Sin embargo, a partir del 2008 hay una caída brutal de la producción que llega a su máximo en 2009 con -3,57%. Ello muestra claramente como la economía sufrió un gran revés tras la crisis financiera que afectó a todos los sectores productivos del país.

Asimismo, es necesario tener en cuenta que si bien es cierto hay una subida en 2010 hasta el 0,017%, el PIB sigue una evolución decreciente hasta finales de 2013.

Es a partir de entonces que poco a poco va recuperando, llegando en 2015 al 3,21%, punto cercano a los previos de la crisis. Las previsiones son que se mantenga estable, con pequeñas caídas, entorno al 2%.

En segundo lugar, se va analizar uno de los principales problemas a los que se ha tenido que enfrentar, y sigue haciéndolo, España: su elevada tasa de desempleo y ello es lo que se muestra en la tabla que se encuentra a continuación.

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos del FMI.

Como se puede apreciar, en los primeros años que se muestran en la tabla la tasa de paro oscila entre el 13,86% en el año 2000 y el 8,22% en 2007.

Es a partir de 2008, tras la explosión de la crisis, que la tasa de desempleo sufre un gran crecimiento que llega a su máximo en 2013, con un 26,1%. Ello muestra un claro déficit en el mercado laboral español y que ha ido estrechamente de la mano a la caída de consumo y por ello de la producción, que antes se ha analizado. Sin embargo, las previsiones son esperanzadoras. Después de llegar a su máximo en 2013, la tasa de desempleo ha ido disminuyendo paulatinamente y se prevé que así siga siendo. De todos modos, no hay que pecar de optimismo y hay que ser conscientes de que en la actualidad la tasa de desempleo es de 13,33%, siendo todavía muy elevada.

En tercer lugar, se va a analizar el déficit público, siendo éste la diferencia entre los ingresos y los gastos.

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos del FMI.

Como se puede apreciar en la tabla anterior, entre el año 2000 y 2004 España presenta un déficit público ligero, que oscila entre el -1,02 en 2000 y el 0,02% en 2004. A partir de ese último año, España presenta superávit, prueba de su bonanza económica, llegando a su máximo en 2006 con un superávit de 2,19.

Es a partir del 2007, previo a la explosión a la crisis, y como forma de augurar lo que venía, que cae en picado hasta su máximo en 2009, con un déficit de más de 10 puntos porcentuales. Pese a presentar una leve subida, el déficit se mantiene elevado hasta 2012, todavía con más de 10 puntos. No obstante, desde entonces el déficit va disminuyendo y se prevé que así siga siendo hasta llegar en 2020 prácticamente a 0.

Llegados a este punto, hay que ser conscientes que un déficit público negativo no es sinónimo de recensión y que como tal tiene que ser estudiado analizando otras variables.

En cuarto lugar, se va analizar la deuda pública. Entendemos como deuda pública a las deudas que tiene un Estado frente a particulares u otros países. Emitir deuda pública es una buena forma de financiación para el país, es por ello que suele darse inmediatamente después de un gran déficit. Esto es así porque la política monetaria es llevada acabado por el Banco Central Europeo, como todas las economías de la zona euro, con lo cual emitir deuda se convierte en una de las pocas herramientas del estado español para reducir el déficit ya que no se puede llevar a cabo políticas monetarias devaluatorias.

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos del FMI.

En el gráfico anterior, se puede apreciar que la deuda pública fue disminuyendo entre el periodo 2000-2006, hasta llegar a su mínimo en 2007 con un 35,51%. A partir de entonces, debido al gran déficit y a la caída del PIB, España tuvo que emitir deuda pública, cosa que permitió que ésta ascendiera con gran velocidad llegando a su máximo en 2015 con 99,28%. Se prevé que se mantenga estable rondando los 99 puntos porcentuales.

Ello permitirá, como se ha visto en el anterior gráfico que el déficit público disminuya en gran medida a lo largo de los años venideros.

El último gráfico que se va analizar para concluir si España ha salido o no de las crisis es la balanza por cuenta corriente. En dicha balanza, incluida en la balanza de pagos de cada país, se muestran principalmente la diferencia entre exportaciones e importaciones, tanto de bienes como de servicios. Antes de analizar la evolución hay que tener en cuenta que España ha sido, en la mayoría de las últimas décadas, un país importador de bienes y ello va a quedar reflejado en la balanza. Asimismo, hay que tener en cuenta que presentar déficit en la balanza por cuenta corriente no es sinónimo de que la economía de un país esté sufriendo. Hechas estas puntualizaciones, se puede analizar y, sobre todo, comprender el significado de los datos extraídos.

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos del FMI.

Como se mencionaba en el párrafo anterior, España es un país importador y por ello la balanza por cuenta corriente se encuentra la mayoría de años deficitaria. Los primeros años analizados oscila entre el 4,4 y 3,78%. A partir de 2003 empieza a aumentar el déficit, llegando a su máximo en 2007 con 9,64. Importante matizar en este punto, que en los años que presenta mayor déficit, son los años que España gozaba de mayor crecimiento del PIB, menor tasa de desempleo y superávit pública. Queda entonces confirmado la afirmación que se hacía en el párrafo anterior donde se decía que el déficit por cuenta corriente no es muestra de inestabilidad económica ni crisis. 

A partir de 2009 se encuentra una disminución del déficit con un breve estancamiento entre el 2009 y el 2011.

Lo que históricamente ha sucedido da un vuelco a partir de 2012 donde la balanza es superavitaria llegando a su máximo desde entonces en 2013 con 1,509%.

Desde entonces ha seguido presentando superávit, con una pequeña caída en 2014. Actualmente se encuentra en su máximo, 1.94, y se prevé que se mantenga bastante estable.

Llegados a este punto, y habiendo analizado algunos de los principales indicadores económicos, se puede concluir que España ha salido del período de mayor recensión, dado que los principales indicadores así lo reflejan. El PIB ha crecido desde el estallido de la crisis y aunque el FMI prevé que éste disminuya, no se reflejan grandes caídas.

Asimismo, se está creando empleo tal y como muestra los datos analizados. Sin embargo, no se está teniendo en cuenta qué tipo de contratos y bajo que circunstancias. En relación a esto último, se hace necesario acudir al índice GINI, el cual muestra la desigualdad en un territorio.

En la gráfica que se encuentra a continuación se puede apreciar que desde el 2006, la desigualdad no ha hecho más que aumentar en España. Aun no teniendo datos más actualizados, se puede afirmar que los datos seguirán siendo muy elevados y con ello poco esperanzadores.

Fuente: Elaboración propia. Datos extraídos World Bank Data.

En cuanto al déficit público, debido a la presión impuesta por las instituciones económicas europeas, España no tiene alternativa y debe disminuirlo hasta el objetivo impuesto por el BCE, el cual no se alcanzó en 2015. Sin embargo, el ministro de economía afirmaba hace unos días que España se comprometía en alcanzar un déficit nominal del 3,1%, siendo éste el objetivo impuesto.

Estrechamente vinculado a lo anterior, está el aumento que ha sufrido la deuda pública de España y que seguirá, pese a no crecer, en niveles parecidos. Esto último, con el anterior, refleja que España se encuentra en un periodo de recuperación, pero debe seguir trabajando para alcanzar los objetivos antes mencionados y a su vez afrontar una crisis estructural. Por lo tanto, España pese a su recuperación si quiere permanecer debe fijar sus objetivos a largo plazo.

Asimismo, España debe ser consciente que los objetivos económicos no tienen por qué ir de la mano con los objetivos de la ciudadanía, la cual sigue sufriendo los estragos de la gran recensión de 2008.


Bibliografía:

Javier G. Echegaray (2015) Libre Mercado “España saldrá oficialmente de la crisis dentro de un año, si nada se tuerce” http://www.libremercado.com/2016-05-29/espana-saldra-oficialmente-de-la-crisis-dentro-de-un-ano-si-nada-se-tuerce-1276575050/

Luis Garicano (2016) El País   http://economia.elpais.com/economia/2016/10/27/actualidad/1477589201_440816.html

BBVA (2015) https://www.bbva.com/es/noticias/economia/macroeconomia/deuda-estatal/deficit-publico-reducirlo/

The following two tabs change content below.

Olga de Bergé

Olga de Bergé (Barcelona, 1992), es politóloga. Máster en Asuntos Internacionales: economía, política y derecho, mención en economía internacional por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Graduada en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Barcelona y con estudios en Derecho por la Universitat Oberta de Catalunya. Tiene especial interés por la cooperación internacional, la economía y la seguridad internacional.

Latest posts by Olga de Bergé (see all)

3 comentarios sobre “¿Ha salido España de la crisis?

  • el 3 Febrero, 2017 a las 4:06 am
    Permalink

    Salir de la crisis a costa de rebajar los salarios y tener empleo precarios no parece la mejor de las ideas. Mientras el PP sigue gobernando…

    Respuesta
  • el 6 Febrero, 2017 a las 7:35 pm
    Permalink

    Pues si lo que queréis las izquierdas es todavía mayor oferta de mano de obra con la entrada indiscriminada de inmigrantes! Eso provoca más precariedad en los salarios, Sara, por si no te has enterado.

    Respuesta
    • el 25 Febrero, 2017 a las 4:03 pm
      Permalink

      El análisis es tan superficial que sería gracioso si no fuera porque refleja tan tristemente la vulgar y paupérrima calidad intelectual del paradigma dominante.

      Por un lado, el texto confunde sistemáticamente el PIB con la de variación del PIB. Las conclusiones pueden ser erróneas. Un ejemplo de parvulario: si un país con un PIB de 100 sufre un decrecimiento del 50% en un año, se queda en 50. Si al año siguiente, aumenta un 50℅, no vuelve al nivel anterior, sino que se queda en 75.

      Por otro lado, considera la tasa de paro sin tener en cuenta la de ocupación, de modo que le parece positivo sus baje el desempleo, aunque sea por la emigración de trabajadores.

      En tercer lugar, considera el superávit público como una prueba de la bonanza económica cuando, en realidad, esta situación puede darse por un aumento de los ingresos o por una caída del gasto público. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos, Lesotho, Qatar o ¡Palestina! tienen superávit, y no diría yo que son ejemplos de economías boyantes o equilibradas.

      En cuanto a la deuda, llama la atención que no haga ni una simple referencia a la privada, que es el verdadero problema en el caso de España. Además, el estancamiento del nivel de deuda no genera necesariamente un menor déficit. Puede aliviar el servicio de la deuda, pero nada más.

      Con todo, quizá lo peor sea el estudio de la balanza comercial. Es España SIEMPRE ha habido una relación inversa entre la situación económica y la balanza comercial. La razón es muy sencilla: a menores ingresos salariales, menor consumo (incluyendo importaciones) y menores costes laborales (lo que abarata las exportaciones). Esto por no hablar de la especialización productiva española, centrada en sectores y bienes con escasa capacidad de aumento de la productividad y, por consiguiente, de la competitividad.

      No, España no está saliendo de la crisis, aunque pueda parecer que ha superado la recesión. Y mucho menos se puede afirmar eso con análisis tan vacuos y poco fundados como este, en el que se limita a mirar como suben o bajan las gráficas de las variables más superficiales.

      Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?