Cumbre Europea informal en Tallin sin la presencia de España

Durante las semanas previas a la cita en Tallin sobre el Digital Summit, se especulaba en todos los gobiernos europeos, que esta cita no iba a ser solamente para tratar sobre los temas de ciberseguridad y el futuro de las administraciones europeas que deberán de ser más digitales y accesibles a los ciudadanos. Temas tan preocupantes como las negociaciones del Brexit, la reciente reelección de Angela Merkel o el problema catalán también iban a ser temas de debate en la cita europea que se celebró ayer en la capital de Estonia.

En principio el Presidente del Gobierno español iba a acudir a la cita, pero en los días previos decidió cancelar el viaje. Todos los presidentes europeos creían que Rajoy viajaría en búsqueda de apoyo y de respaldo para poder solucionar la crisis de Cataluña, problema que ya ha tomado cierta relevancia internacional. La propia presidenta del Parlament, Carme Forcadell, asumía el martes en Bruselas que “la UE es la Europa de los estados y estos se defienden entre sí”.

Sin embargo Rajoy, canceló el viaje. En cambio si viajó a Estados Unidos para verse con el presidente norteamericano, Donald Trump, y tras esta cita decidió que su presencia sería más importante en Madrid por la relevancia de los acontecimientos del 1 de octubre. Es la primera ausencia del presidente en un encuentro europeo de alto nivel desde que llegase al poder en el año 2011. No es habitual que un líder no acuda a estas citas y mucho menos que no mande a ningún representante español al encuentro. Solamente en ciertos casos ha faltado algún presidente como crisis políticas o atentados

Los mensajes desde Berlín, París y Bruselas han sido los buscados en las últimas horas en la prensa española. Referencias al orden constitucional, al respeto de la ley, a la obediencia a los tribunales. La cuestión catalana no ha sido prioritaria este año, pero en las últimas dos semanas se ha colado en todos los medios internacionales. Cada vez que desde Bruselas se ha mencionado el problema de la independencia catalana, los cargos europeos han mostrado “preocupación y asombro” por el desconocimiento de los detalles. Ya que desde el Gobierno español apenas se ha mencionado el caso que actualmente está en el foco de la prensa internacional. Es más bien poca la información que el ejecutivo español está dando a los demás gobiernos europeos.

El Presidente que no estuvo presente en Estonia, no pudo ser preguntado directamente por la problemática. El resto de líderes si dieron su opinión sobre la crisis política que atraviesa un país de la UE.  Por otras razones, la cita de Tallin ha ido cobrando especial importancia con el paso de las semanas. Oficialmente se trata de un encuentro informal. Esto es, según los complejos códigos europeos, que no se toman ni se pueden tomar grandes decisiones políticas. No hay validez jurídica porque no es un Consejo Europeo ni hay “texto sobre la mesa o conclusiones que firmar”. Pero en los últimos tiempos estas citas en las capitales de los países que ostentan la presidencia temporal de la UE se han convertido en elementos clave del puzzle comunitario. Por eso, todos los que estuvieron el viernes presentes en la cita, saben que se habló de más temas de importante relevancia y no sólo de la era digital y el avance de Europa hacia la modernización tecnológica.

Estonia es pionera y gran defensora de la digitalización (desde el comercio a la administración). Pero el momento de Europa ha añadido una carga política adicional. Además de la minicumbre del viernes, los jefes de Estado y de Gobierno se sentarán a cenar juntos el jueves. Sin medios, ruedas de prensa al terminar ni cámaras dentro del edificio. Para hablar de fronteras, del Brexit, del discurso de refundación de Europa del presidente francés, Emmanuelle Macron. Del resultado e implicaciones de las elecciones alemanas, etc. Fue una Cumbre Europea informal bastante interesante desde el punto de vista de los últimos acontecimientos ocurridos. Lo que pase con Cataluña sólo se sabrá en los próximos días.

The following two tabs change content below.

Carolina García Hervás

Carolina García Hervás (Linares, Jaén, 1985). Jurista y mediadora. Actualmente cursa el Grado de Ciencias Políticas y Gestión Pública en la Universidad de Burgos. Cuenta con experiencia laboral en países como Francia, Bélgica, Reino Unido y Estonia y ha participado en diversos programas europeos como la Beca Robert Schuman del Parlamento Europeo y el Servicio de Voluntariado Europeo. Actualmente dirige su propia Asociación sobre Derechos Humanos y redacta proyectos de cooperación internacional y desarrollo para diversas ONG's. Espera poder compartir con vosotros artículos de interés desde Debate 21.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?