Liberia: el exfutbolista George Weah se clasifica para la final

George Weah, el ex jugador del Mónaco y AC Milan, elegido Balón de Oro y Mejor Jugador Mundial por la FIFA en 1995, ha liderado el recuento finalizado ayer de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Liberia con un 39%. Weah logró 10 puntos más que el segundo candidato más votado, el actual Vicepresidente Joseph Boakai. La Presidencia se disputará entre ambos en una segunda vuelta al no alcanzar Weah el 50% de los votos, si bien los resultados anticipan una probable victoria del ex-delantero, pues a su ventaja inicial, suma el deseo compartido de otras candidaturas por un revulsivo en la inercia del país en los últimos años (Boakai, en cambio, no ha logrado desprenderse la etiqueta de “candidato continuista”).

La historia reciente de Liberia, excepción africana como país no colonizado, está ligada a las muy cruentas guerras civiles que se sucedieron intermitentemente desde los años 80 y hasta ya entrado el siglo XXI. Dominado políticamente durante décadas por descendientes de esclavos libertos retornados desde Estados Unidos, en clara alineación con esta superpotencia durante la Guerra Fría, el país descendió tras el colapso de aquel modelo, en una espiral de violencia, caos y enfrentamientos étnicos, demostrando que ni la aparente estabilidad institucional, ni el progreso económico como país exportador de materias primas, habían trascendido al resto del tejido social.

De entre las distintas facciones en lucha, emergió finalmente como vencedor, Charles Taylor, el ‘Señor de la Guerra’, quien finalmente tomó las riendas del país venciendo, por agotamiento de la oposición, en las elecciones de 1997 y gobernando hasta su renuncia y exilio forzados en 2003. Posteriormente, el juicio y condena por crímenes contra la humanidad de Taylor, fue pionero en la aplicación de la Justicia Universal, siendo el primer Jefe de Estado condenado desde el proceso de Núremberg.

Es durante ese periodo en el que emerge la figura de George Weah, en pleno esplendor de su carrera como futbolista, trasciende en lo social, como persona moderada e implicada con su país; donante de alimentos y medicinas, ha financiado clínicas y equipos médicos, ayudó a jóvenes a estudiar e incluso llegó a hacerse cargo de los gastos de otros deportistas en sus competiciones internacionales. Weah, nacido en la pobreza, trabajando en distintos oficios hasta que logra fichar por un equipo profesional europeo, es para toda una generación, un modelo de responsabilidad. Siendo una persona religiosa, componente políticamente importante en toda África, ha pasado del cristianismo al islamismo y regresado de nuevo al cristianismo, en una muestra más de su carácter moderado y de lo transversal de su figura.

A pesar de su fama, fue derrotado por la actual Presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, en las elecciones presidenciales de 2005, unos comicios con fuerte supervisión por parte de la comunidad internacional, implicada en estabilizar la región y fomentar una política de reconciliación nacional. Entonces, en un país destruido y en la ruina, la inexperiencia política de Weah, su falta de estudios formales, y la trayectoria y carácter de la exbanquera, vinculada a la etapa de prosperidad del gobierno de los américo-liberianos, con una carrera internacional en instituciones financieras y también un pasado ajeno a la violencia en el país, motivaron la remontada de Johnson Sirleaf en la segunda vuelta.

Desde entonces, Weah tomó distancia para coger impulso, cursó estudios aplicados en Estados Unidos y regresó a Liberia en 2011, continuó ganando experiencia política y fue elegido senador en 2014, derrotando en su distrito al hijo de la Presidenta Johnson Sirleaf. Su momento había llegado.

Tras agotar el máximo constitucional de dos mandatos de 6 años, la Presidencia de Johnson Sirleaf parece un proyecto agotado, con el logro incontestable de la paz y la normalización política, y el hito de un liderazgo femenino por primera vez en el continente. Los últimos años de estancamiento, y el cansancio de esperar por un desarrollo económico y bienestar social que no despega (mientras que países de la región, como Senegal, Costa de Marfil o Ghana, aun teniendo en cuenta peores condiciones de partida, han evolucionado mucho más favorablemente).

La campaña ha tratado sobre el estado de las infraestructuras y carencias básicas de la población. Temas que la sociedad sitúa mayoritariamente en El Debe del gobierno saliente, y para las medidas propuestas por la mayoría de las alternativas de la oposición eran prioridades, siendo por tanto la popularidad del candidato el activo principal para liderarla… y George Weah “siempre ha estado ahí para ayudar cuando hacía falta”.

La candidatura de la Coalición por El Cambio Democrático (CDC) encabezada por Weah está acompañada por políticos de origen américo-liberiano (cuyo estrato social sigue, en promedio, teniendo un mayor nivel educativo), y una red de activistas de base que trasciende la división étnica del país. El regate final del ex delantero para moverse transversalmente por todos los estratos sociales ha sido el de compartir ticket presidencial con una de las exmujeres de Taylor -quien continúa siendo popular entre capas significativas del país, sectores que se habían visto alienados por el actual establishment político y que Weah puede recuperar electoralmente-, a la vez que atrae el voto femenino. Como favorito para la victoria, es previsible que sume apoyos ahora entre los candidatos que no han calificado para la siguiente ronda.

Como paradoja histórica final, de producirse elección de George Weah como Presidente, puede apuntarse un último logro en el haber de Ellen Johnson Sirleaf: culminar una transición pacífica del poder a una oposición legítima, vencedora de unas elecciones democráticas, algo que aún no se ha producido nunca en la mayor parte de los países de áfrica.

Para conocer el desenlace aún falta la celebración de la segunda ronda presidencia, prevista en principio para el 7 de noviembre.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?