La evolución de los delitos de odio en España

Desde hace unos años, el Gobierno español está llevando a cabo una lucha contra los delitos de odio. Con ello, se han especializado a lo largo de estos años a cientos de agentes de policías, al igual que miles de ellos han impartido cursos respecto al tema.

Por otro lado, no sólo ha consistido en una especialización de agentes, sino que también el Ministerio se encarga de publicar cada año toda la información estadística que tiene a su alcance respecto a estos delitos de odio desde 2013 poniendo a disposición de todos los ciudadanos. Con ello, se ha convertido en un referente en la publicación de estos datos a nivel europeo.

A lo largo de los años se han hecho diferentes conceptualizaciones del delito de odio pero la mayoría de las definiciones coinciden en que son actos criminales que se producen por un prejuicio como recopila Beatriz Vallet en su estudio de “crímenes de odio” en 2015.

El Ministerio de Interior tiene en cuenta todos los delitos que se cometan contra una persona por su pertenencia a una etnia, una religión, discapacidad, orientación/identidad sexual o por su situación de exclusión social, y a partir de 2015 añadió los delitos contra ideología y género en su estudio.

Pasando a la publicación de estos datos es interesante comprobar cuál ha sido la evolución de estos desde 2013, año de la publicación de estas estadísticas:

Comprobamos que el racismo es el delito de odio que más se comete. Desde 2013 se han producido más de 1700 casos, aunque en 2016 se puede percibir una caída. Por otro lado, aunque los delitos contra las personas LGTB+ ha sido de los que más ha disminuido, sigue siendo uno de los que más se comete, ya que desde 2013 se han cometido 1364 casos contra la comunidad LGTB+, además de contemplar un repunte de estos delitos en el año 2016 respecto 2015, Pero no es el único delito que repunta en 2016. Los ataques contra personas con algún tipo de discapacidad también han aumentado respecto al año anterior, junto a la discriminación de género (Delito que se empieza a mostrar en estas estadísticas en 2015, junto a ideología).

La aporofobia es el que menos se muestra, teniendo un total de 42 casos desde 2013, seguido del antisemitismo con 43 personas afectadas y los delitos contra las personas de diferentes creencias religiosas, que ya supera más de los 200 casos. Por lo que comprobamos un repunte de algunos delitos en 2016 respecto a 2015, aunque es cierto, que en un total ha habido una disminución de 56 delitos menos.

Si observamos por Comunidad Autónoma, son 5 las que se producen la mayoría de estos delitos, En 2013 y 2014 es Andalucía la comunidad más afectada, continuada por Cataluña, que desde 2015, es esta comunidad la que sufre un mayor número de ataques.

Como Barcelona, Madrid ha visto incrementado el número de estos delitos en los últimos años, al contrario que Andalucía, que es la comunidad que más ha disminuido en comparación con las otras cuatro comunidades.

Es llamativo el caso del País Vasco, que empezando en 2013 con 4 casos, aumenta a los 117 casos y llegando a su punto más alto en 2015 y convirtiéndose en la segunda comunidad con más casos de delitos de odio.

Aunque estos delitos hayan disminuido, la lucha contra ellos debe seguir realizándose, tanto por parte de los cuerpos de seguridad, con la especialización del cuerpo en este tipo de delitos, como por parte de la sociedad, inculcando en tolerancia y rompiendo los estereotipos negativos y dejando de normalizar los abusos que se comenten contra las personas por considerarse de diferente “raza”, religión, identidad u orientación sexual, situación social o género.

The following two tabs change content below.

Silvia López Añover

Silvia López Añover (Quintanar de la Orden, 1994) Graduada en Ciencias Políticas, y Máster en Análisis Político y Electoral por el Instituto Carlos III-Juan March. Interesada en el campo del comportamiento político.

Latest posts by Silvia López Añover (see all)

Un comentario sobre “La evolución de los delitos de odio en España

  • el 5 diciembre, 2017 a las 1:56 pm
    Permalink

    Artículo muy interesante en un momento en el que España contempla como se intenta clasificar como delito de odio cualquier estupidez de mal gusto soltada en las redes sociales.

    Respuesta

Deja un comentario

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?