¿Cuántos extranjeros hay en España?

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

El próximo mes de diciembre de 2018 la Constitución Española (CE) cumple su cuarenta aniversario desde que fue refrendada el 6 de diciembre de 1978 por la población española con derecho a voto y sancionada por el Rey de España, Juan Carlos I, el 26 de diciembre de ese mismo año y publicada en el BOE posteriormente. Sin duda, con la puesta en práctica de las leyes constitucionales y con la consolidación democrática en los años posteriores, la sociedad española comenzó a disfrutar de los derechos que el franquismo le había inhabilitado durante el periodo dictatorial. Sin duda, la Constitución y la aplicación del Estado de Derecho, junto a el progreso económico y social, han abierto las puertas a que España pase de ser un país emisor de emigrantes a ser un perceptor de ciudadanos procedentes del extranjero en busca de mejores oportunidades, sobre todo de oportunidades en el empleo.

En su Título I señala la CE de forma expresa que: Los extranjeros gozarán en España de las libertades públicas que garantiza el presente Título en los términos que establezcan los tratados y la ley (art. 13.1). Otras leyes de menor rango al constitucional de nuestro ordenamiento jurídico recogen también derechos y deberes a los que tienen acceso la población extranjera residente en España. Estos derechos sociales, laborales y el derecho al acceso a servicios sociales básicos de bienestar como la sanidad, la educación o el derecho a la protección social, han atraído mano de obra y trabajadores inmigrantes en busca de mejores oportunidades para mejorar sus vidas, los cuales a su vez han contribuido al crecimiento económico de España durante estos últimos cuarenta años.

Con los datos sobre el censo del padrón de los extranjeros que publica el INE desde el año 1998 vamos a ver la evolución de los residentes extranjeros residentes en España desde dicha fecha hasta los últimos datos publicado en el año 2017 para ver en perspectiva la evolución de la población extranjera.

Población extranjera España

En la tabla 1 se recogen la evolución de los registros del número de ciudadanos extranjeros empadronados en España y el porcentaje de los mismos en proporción del total de los ciudadanos españoles desde 1998 hasta 2017 publicados anualmente por el INE desde esa fecha. Podemos observar cómo en un periodo de diecinueve años el crecimiento de la población extranjera censada en España es espectacular, especialmente a partir de la entrada del nuevo milenio, que coincide con el gran crecimiento económico en España. En el año 2001 la cifra de ciudadanos extranjeros era el doble respecto a la de 1998 y el triple en el siguiente año de 2002. Pasando así de un porcentaje del 1,06 % en relación a la población total española de 1998 al 4,73 % en 2002. A partir de aquí el crecimiento de los extranjeros en España ha seguido su tendencia ascendente hasta los años 2010 y 2011. En estos años 2010 y 2011 la población extranjera empadronada en España llega a su máximo histórico al alcanzar los 5.747.732 y un porcentaje de 12,22 % en 2010 y 5.751.487 y un porcentaje del 12,19 % en 2011. A partir de dichos años la población extranjera empieza a descender ligeramente año tras años hasta llegar a los 4.572.807 registrados en los últimos datos publicados por el INE en el año 2017. En el gráfico también se contempla cómo dicho crecimiento de la población extranjera nos dibuja una línea ascendente desde 1998 hasta finales de la primera década del nuevo milenio donde se mantiene estable hasta el año 2012, que es cuando empieza el descenso, coincidente con el periodo de la crisis económica que tuvo sus inicios en los años 2007/2008.

Población extranjera España 2018

Llegados a este punto y después de ver estos datos en perspectiva, es hora de preguntarse si cuando los padres redactores de la Constitución preveían que la población extranjera en España iba a alcanzar el porcentaje que actualmente tenemos. En un año de transición democrática y de búsqueda de consenso entre las diferentes fuerzas políticas para contentar a todos a la hora de redactar la Constitución, la respuesta es no. Por ello, es hora de preguntarse si es lógico y democrático seguir excluyendo a los extranjeros que viven y trabajan y contribuyen a las arcas públicas con el pago de sus impuestos en España de uno de los derechos políticos básicos como es el derecho al sufragio pasivo y activo, especialmente a nivel municipal.

El artículo 13.2 de la CE señala: “solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23…”. Dicho artículo 23 no es otro que el que reconoce el derecho a elegir a los representantes políticos y a ser elegido y dice así: “Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal. Aquí podemos observar que dice “ciudadanos” y no “españoles”, por lo cual nos preguntamos ¿Qué es ciudadano? ¿cuándo se alcanza la ciudadanía? y ¿quién tiene derecho a ser considerado ciudadano? Una persona que vive de forma regular y permanente en un país o localidad ¿no es ciudadano? Una de las formas que apoyarían la integración y la participación política de los ciudadanos extranjeros es concediéndoles el derecho político básico de formar parte del sufragio activo y pasivo en nuestro país. Elegir a su alcalde o a sus representantes locales sería algo normal en una sociedad normal. La única reforma constitucional en este sentido hasta el momento fue la realizada en 1992 del artículo 13.2 CE, que añade la palabra “y pasivo”, para adaptar la Carta Magna española al Tratado de la Unión Europea, la cual concede el derecho electoral activo y activo en elecciones municipales a los ciudadanos de la UE cuando residan en un país diferente al suyo y miembro de la UE.

The following two tabs change content below.

Ahmed Benamar

Ahmed Benamar Bellouki. Graduado Ciencia Política y Administración por la UNED.

Deja un comentario