Los votantes de los partidos en Cataluña (2015-18): CUP

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

Siguiendo con la serie de artículos que comparan los votantes de los diferentes partidos en Cataluña entre 2015 y 2018, ahora es el turno de la Candidatura d’Unitat Popular, la CUP. Esta formación obtuvo en las últimas elecciones un total de 195.246 votos, lo que significa un 4,46% de los votos y cuatro escaños. Respecto a 2015 ha sufrido una bajada importante. Ha perdido 141.129 votos, lo que se traduce en una disminución de un 3,74 en porcentaje de voto y seis escaños menos. En artículos anteriores hemos visto como la gran mayoría de votantes que perdió la CUP fueron a parar a ERC, pero a pesar de su caída, ha logrado atraer a votantes de otros partidos (los datos hacen referencia a los barómetros postelectorales de 2015 y 2017 del CIS):

A parte de sus propios votantes, el partido también obtuvo apoyos de ex votantes de JxSí y de la anterior marca de Podemos. Aún así, esto no fue suficiente para amortiguar las pérdidas que tuvieron a favor de ERC (también sufrió algunas pérdidas a favor de Catalunya en Comú). La hipótesis más razonable es que en 2015 consiguió tan buenos resultados porque votantes de ERC no estaban de acuerdo con la coalición que se formó con Artur Mas y Convergència, de manera que se decantaron por la CUP. Cuando esta coalición desapareció, estos votantes volvieron a ERC, haciendo que la CUP bajara drásticamente su representación al quedarse con un electorado más radical (esto lo veremos en los siguientes gráficos).

Este gráfico confirma la hipótesis que dábamos al principio. Obviamente, el electorado de la CUP se sitúa muy a la izquierda, pero vemos que en 2015 sus votantes eran más moderados que en la actualidad. Esto quiere decir que ha perdido a su electorado más moderado (que ha vuelto a ERC) y se ha quedado con su electorado ‘natural’, el propio de un partido que se define como anticapitalista. Ahora bien, este electorado tan radical es muy minoritario en la sociedad catalana, y por lo tanto, es lógico que haya perdido votos en las últimas elecciones.

Este gráfico muestra como no solo se ha radicalizado en lo ideológico, sino que también lo ha hecho en el tema identitario. En el 2015, la mayoría de su electorado (53%) mostraba algún tipo de identidad dual, mientras que en 2017 este porcentaje cae hasta el 40% y ahora más de la mitad solo tienen sentimiento catalán. Por lo tanto, la CUP se ha escorado hacia los extremos en dos aspectos respecto a 2015: ideología y sentimiento identitario, aunque la pérdida de votos vendría dada por la radicalización en la ideología, ya que existen pocas personas que se ubiquen en la extrema izquierda, mientras que aproximadamente un 20-25% de los catalanes se consideran “únicamente catalanes”.

Otro gráfico que muestra que el electorado de la CUP es menos plural que en 2015. Si bien ya eran más del 80% que en 2015 preferían un modelo territorial para España que reconociese el derecho de autodeterminación, un 14,3% de sus votantes se decantaban por la opción de dar más poder a las autonomías. Ahora casi el 95% se decanta por un modelo que reconozca el derecho de autodeterminación.

Vemos como no existen grandes diferencias entre 2015 y 2017 en el estatus socioeconómico de los votantes de la CUP. Observamos como alrededor del 40% de sus votantes pertenecen a la clase alta/media-alta y, aunque afirman representar a las clases populares, los datos indican lo contrario.

El electorado de la CUP es más joven que en 2015. Todas las categorías han perdido peso a favor de la categoría más joven (18-24 años). Este es otro factor que le ha hecho perder votos respecto a las anteriores elecciones, ya que esa parte del electorado representa una parte muy pequeña del censo.

Por último, este gráfico también muestra como el electorado de la CUP es menos plural que en 2015. Aunque no existen grandes diferencias, vemos como las personas que han nacido en Cataluña han aumentado respecto a las anteriores elecciones. Este gráfico también indica que, al igual que pasaba con los votantes de JxCat y ERC, que el proyecto independentista casi no apoyo  entre la población que ha nacido en el resto de España.

Todos los datos muestran que el electorado de la CUP es menos plural que en 2015 y eso es lo que le ha hecho perder votos, especialmente en su radicalización en el eje ideológico. El pacto de ERC con Convergència en 2015 hizo que algunos de sus habituales votantes se decantaran por la CUP, pero que cuando ERC se ha presentado en solitario han vuelto a darle apoyo. Esto ha hecho que la CUP se quede con su electorado ‘natural’, un electorado radical y minoritario en la sociedad catalana.

The following two tabs change content below.

Fernando Yécora

Fernando Yécora Santiago (Barcelona, 1991). Es Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Barcelona y Máster en Análisis Político y Asesoría Institucional de la misma universidad. Interesado en el análisis político, los campos en los que se ha especializado son el comportamiento electoral y los partidos políticos.

Deja un comentario

Close