Bolsonaro vs. anti-Bolsonaro, el marcador sigue sumando

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

Trump, 2016; Brexit, 2017; Putin, 2018; Orbán, 2018; Salvini, 2018; Bolsonaro, 2018… La aún candente victoria de Jair Bolsonaro, que hace escasas horas se alzaba con la victoria de la segunda vuelta de las presidenciales brasileñas ha supuesto un nuevo ‘giro de rosca’ a la gobernanza mundial. Con una diferencia de más de once puntos (al 90% escrutado), el líder ultraderechista Bolsonaro se impone -con un 56% de los votos- al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad.

Este domingo se ha celebrado la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, donde la ciudadanía debía elegir entre Bolsonaro, ganador de la primera vuelta con un 46% de los votos, y Haddad que consiguió un 29% de los votos.

Tras la decisión del Tribunal Superior Electoral de vetar la candidatura de Lula da Silva a la presidencia de la Nación, los resortes en el Partido de los Trabajadores (PT) trabajaron para designar un candidato a las elecciones que se avecinaban y que, decidirían el futuro del país latinoamericano. El PT, pese a que a priori se mostraba dispuesto a alargar la batalla judicial por su candidato, eligió a su número dos en la papeleta y candidato a la vicepresidencia, Fernando Haddad como sustituto de Lula.

Con esta decisión y, con la cuenta atrás acuciando, la izquierda brasileña designaba al ex alcalde de Sao Paulo como candidato a la presidencia. No obstante, en el seno del partido eran conscientes de la escasa popularidad de Haddad, quien tenía frente sí una ardua tarea, ya no sólo por morar el palacio de Planalto, sino mantener la hegemonía del partido, sobre el que recaían acusaciones de corrupción.

Tras superar una primera vuelta en la que no parecía levantar simpatía alguna, y en la que el PT perdía algunas regiones con respecto a los comicios que encabezara Dilma Rouseff anteriormente, el líder de los trabajadores se postulaba como el garante de la democracia frente al plan de ruta del ultraderechista Bolsonaro.

Sin embargo, Bolsonaro ha conseguido alzarse con la victoria y, durante los próximos años, hará del Palacio presidencial su hogar.

Estos resultados no son sino el resultado de una campaña plagada de populismo y desencanto social que el candidato del Partido Social Liberal ha aprovechado para atraer la simpatía de los votantes. Una Brasil sumida en el fracaso social, donde la pobreza extrema y el desempleo una ido aumentando constantemente en los últimos años, se ha traducido en una animadversión hacia los gestores del último lustro que ha permitido el ascenso de Bolsonaro, frente a los esfuerzos del gobierno por transmitir un discurso de serenidad y advertencia frente al miedo del fascismo que representaba Bolsonaro.

Pese a que, en las últimas semanas, el ‘heredero’ de da Silva ha venido recortándole la distancia al líder de la extrema derecha y claro favorito de las encuestas, esto no ha sido suficiente. Bolsonaro ha conseguido capitalizar el descontento y hacer suyas las reclamaciones de los millones de brasileños llamados a votar. Estos últimos días, la contienda política no era Bolsonaro vs. Haddad (como pudiera entenderse la segunda vuelta de las presidenciales francesas Macron-Le Pen), más bien, era un Bolsonaro vs. anti-Bolsonaro, donde Haddad había intentado hacer suyo el voto de los sectores demócratas, activistas e intelectuales del país.

El populismo vuelve a anotarse un gol, mientras que la democracia, los valores sobre los que se asientan la gobernanza global y los retos del s. XXI, no consiguen levantar cabeza. Otra potencia internacional se une al equipo de la incertidumbre. Urge que los actores internacionales defiendan a ultranza las conquistas y avances; apremia el tiempo de una Unión Europea más fuerte y unida que nunca.

The following two tabs change content below.

Antonio Gutiérrez

Antonio Gutiérrez Guijarro (Baena, 1996) es jurista por la Universidad Carlos III de Madrid. Máster en Derecho de los Sectores Regulados y Máster de Acceso a la Abogacía, en la actualidad. Cofundador de Estudiantes por Europa (ExE) y S. Gral. de European Law Student Association UC3M. Interesado en derecho público, fiscalidad, Estado del Bienestar y LatAm. Sumergido en todo lo relativo a la integración europea y el derecho comunitario. Colaborador ocasional en diferentes medios como contertulio o articulista.

Deja un comentario