Por la senda que abrió Marín

Hoy es un día triste para todos los europeístas. Pero para los estudiantes españoles del Colegio de Europa, y me atrevo a decir que para los jóvenes españoles que pueblan hoy las instituciones europeas y se juntan los jueves para beber cerveza en la Plaza Luxemburgo, la pérdida es especialmente dura. Porque toda generación se mira en el espejo de la generación anterior, y porque la senda que hoy muchos transitamos fue abierta (no sin dificultad) por Manuel Marín, el hombre tímido que nos trajo Europa. Descanse en paz.

Leer más