Crisis demográfica: un problema nacional, un reto local

Durante los últimos años, España está perdiendo población y, más allá de factores coyunturales, se aprecian cada vez más claramente los efectos de una baja natalidad, la disminución del número de jóvenes y un acusado proceso de envejecimiento. Sin embargo, este proceso es más duro en ciertas zonas del país, situándose las zonas rurales en el límite de la despoblación. El mundo rural no es capaz de retener a los jóvenes que, en el mejor de los casos, emigran a núcleos urbanos más grandes atraídos por una mayor oferta laboral (éxodo hacia los núcleos urbanos principales).

Leer más

¿Te gusta Debate21?

Queremos explicar la realidad de un modo distinto.

¿Nos sigues?