Doctrina Aznar: el neoconservadurismo en España

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

La presidencia de Aznar durante su segundo periodo (2000-2004) ha sido analizada desde diversos ámbitos, incluido el de la política exterior, pese a que en España habitualmente este en un segundo plano.

Esta segunda legislatura de Aznar supuso el giro más brusco en el ámbito de exteriores desde la Transición dejando de ser una política de Estado pasando a ser una política unilateral. La visión de Aznar en política exterior hasta el 11S había seguido la estela de lo realizado anteriormente por los gobiernos socialistas de Felipe Gonzalez, no obstante a partir de esa fecha y especialmente con la implicación de España en la guerra de Irak las lentes con las que el presidente del gobierno vería el mundo se volvieron neoconservadoras.

Pero, ¿qué es el neoconservadurismo y como se introdujo en España?

El neoconservadurismo es una doctrina de política exterior “made in” Estados Unidos con unas marcadas tendencias etnocéntricas y nacionalistas. Es una ideología no solo surgida y desarrollada en el país anglosajón si no que estaba concebida para solo aplicarse en este país debido a su posición hegemónica en el sistema internacional y a la concepción histórica que tiene el país de sí mismo.

La imposibilidad de implementar totalmente una política neoconservadora en otro país que no sea Estados Unidos hace que en España se adapte a sus particularidades nacionales. El neoconservadurismo americano apoya la hegemonía de EEUU, sin embargo el neoconservador español no puede apoyar la hegemonía de España si no que deberá de apoyar la estadounidense.

Por otra parte se reivindica la grandeza nacional de España y la necesidad de darle una nueva posición en el mundo, situándola en primera línea internacional al amparo de la hegemonía estadounidense. Además la universalidad de los valores que representa el país americano, el cual es un elemento de gran importancia dado que de esta universalidad es de donde radica su capacidad de difusión, es asimilado por los neoconservadores españoles.

Como no podía ser de otra formas, ambos neoconservadurismos comparten la concepción del mundo como anárquico y estatocéntrico, siendo la unipolaridad del sistema internacional la única manera de garantizar la seguridad y estabilidad respecto a las diferentes alternativas que se han dado a lo largo de la historia y frente a la nueva amenaza a la que se enfrenta occidente, el islam.

Es necesario que hagamos un pequeño aparte en la calificación como amenaza el islam. Como hemos dicho, el 11S supone un punto y aparte tanto para los neoconsevadores estadounidenses como para los españoles. Ambos consideran el terrorismo islámico como una amenaza verdaderamente existencial, jugando la ideología un papel importante, ya que no solo se trata de evitar atentados si no de derrotar la ideología que sustenta el enemigo dejando clara la superioridad moral de occidente. Así se elabora un discurso que aquí en España se acercan a la islamofobia utilizando el termino Islam como sinónimo de terrorismo islámico.

Hay que destacar que en el movimiento neoconservador ni cuenta ni ha contado con muchos seguidores, y sus “think tanks” afines se pueden resumir en dos. El primero el Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), el cual es el principal núcleo de los neoconservadores españoles y que tiene vinculación con destacados think tanks estadounidenses. El segundo es la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) creado en el 2002 y recientemente desvinculado del Partido Popular. Es Aznar quien desde la presidencia de este centro de pensamiento contribuye a acrecentar su proyección.

Como hemos visto el neoconservadurismo estadounidense y el neoconservadurismo español tienen un parecido teórico muy similar, no obstante la adaptación de esta ideología al panorama español se puede destacar en tres pilares fundamentales.

  • Atlantismo: desde el neoconservadurismo español se parte de la consideración de que los EEUU no solo son una superpotencia sin parangón si no que además son los mejores representantes de los valores democráticos de occidente. Por lo tanto la relación transatlántica, considerado núcleo duro de occidente, se establece como una punta de lanza para la defensa de la civilización occidental, por lo tanto España debe de contribuir en esa relación como parte fundamental en su vertebración. Además se apuesta por una OTAN renovada tanto en sus funciones como en su ideología llegando a proponer la ampliación de sus miembros o el fortalecimiento de sus funciones y capacidades.
  • Euroesceptismo: Los neoconservadores, al contrario de los conservadores españoles, no creen ni en la creación de una política europea ni en la integración. En la concepción de los neoconservadores españoles, la Unión Europea es únicamente un actor económico y comercial que debe buscar una cooperación lo más cercana posible con los Estados Unidos.
  • Nacionalismo Español, de matriz castellana: El neoconservadurismo español se define por ser abiertamente nacionalista y además en contraposición al nacionalismo tradicional, el neoconservadurismo es abiertamente partidario del intervencionismo y del idealismo en las relaciones internacionales. En el ámbito interior esta ideología manifiesta un profundo rechazo a los nacionalismos catalán y vasco, en el exterior expone que España debe de abandonar los complejos del pasado, sentirse orgullosa de su historia y redefinir su posición en el mundo. Esta redefinición puede verse según los neoconservadores españoles en la Cumbre de las Azores, la cual exponen que fue un hecho histórico y que marca la máxima expresión del protagonismo internacional de España en la era democrática.

La política exterior de un país debe elaborarse teniendo en cuenta los recursos de los que dispone el país, respetando sus valores y orientarse hacia unos intereses nacionales intentando alcanzarlos. Llevado por la visión neoconservadora del mundo, Aznar puso en marcha una política exterior rupturista que alcanza con la Guerra de Irak y la Cumbre de las Azores sus puntos culminantes, que sin embargo no alcanzo ninguno de sus objetivos, dejando España de estar presente en las cumbres entre EEUU y Reino Unido tras la invasión de Irak y demostrando el carácter instrumental que daba Estados Unidos a su relación con España.

The following two tabs change content below.

Pablo Andrés Gutiérrez

Pablo Andrés Gutiérrez (Madrid, 1995), es graduado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y tiene un Máster sobre la Unión Europea y su relación con los países del Mediterráneo. Actualmente se encuentra realizando el curso de Defensa Nacional en el CESEDEN. Especialista en las Relaciones Internacionales, geopolítica y seguridad.

Deja un comentario