Chema Larrea (Volt): “Reino Unido sigue y seguirá siendo Europa”

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

Chema Larrea (Madrid, 1983) es el recién elegido presidente de Volt en España. Madrileño de nacimiento, pero con una patria indivisible, la Unión Europea. Ingeniero informático por la Universidad Carlos III de Madrid y estudios especializados en inteligencia artificial, sintió pronto la llamada de la vocación pública. Su espíritu de compromiso social surgió tempranamente, de mano de movimientos sociales y organizaciones no gubernamentales. En su paso por la universidad, reconoce la influencia de las palabras de Gregorio Peces-Barba, quien le transmitió el valor de la participación en la sociedad.

En el ámbito profesional, se define como una persona inquieta, ávida de nuevos retos, lo que le ha llevado a probar suerte en distintos sectores. Trabajador por cuenta ajena, empleado público y, ahora emprendedor, Chema Larrea compagina su trabajo con la dirección de Volt España.

El Brexit, ese fue el germen de este proyecto. ¿Qué significó para los fundadores de Volt los resultados del referéndum? ¿Qué opináis sobre la posibilidad de un segundo referéndum?

Volt surgió entre tres amigos que vivían en Reino Unido: un francés, un italiano y una francesa. Debido al Brexit se vieron obligados a dejar UK, dándose cuenta como en el seno de la UE no se estaban dando avances hacia una verdadera unión, sino todo lo contrario.

Eran tres jóvenes de unos 24-25 años que deciden ponerse manos a la obra. Estos tres jóvenes aprovechan el efecto red, las nuevas tecnologías, para hacer llegar su visión a otras partes de Europa. El movimiento empieza a recorrer Francia e Italia, principalmente por las universidades, impregnándose del movimiento Erasmus. La película Martín Hache lo representa muy bien en la pregunta ¿qué es para ti tu patria?, la patria es un invento, la patria son los amigos… El movimiento Erasmus nos ha sumado ciudadanía, hoy somos ciudadanos europeos.

En España, el proyecto nace a raíz de un comentario en Facebook, lo que dio paso a una reunión en Madrid el 28 de diciembre de 2017. La reunión, cuyo trasfondo fue la Plaza de la Paja, fue un punto de encuentro de las necesidades y retos a los que se enfrentaba la UE. Debatimos sobre el proyecto, que debía ser transversal, ni de izquierdas ni de derechas, para ser lo más abierto posible. A partir de ahí, comenzamos a montar equipos de trabajo para dar a conocer Volt en España. Ahora ya contamos con una estructura más organizada y algo más de 500 miembros en España. Recibimos decenas de solicitudes de nuevo ingreso, algo que nos está generando una satisfacción muy grande y que nos está desbordando, pero a poco, contactamos personalmente con todos los interesados, todo el mundo tiene cabida.

Sobre el Brexit, nosotros hemos dibujado los escenarios más extremos, tanto el mejor como la peor solución. Somos muy escépticos de una marcha atrás en el Brexit, pero en el medio/largo plazo vemos que Reino Unido sigue y seguirá siendo Europa. No podemos dar por perdida la guerra, sólo por haber perdido una batalla.

Este fin de semana habéis celebrado vuestro congreso nacional, donde has salido elegido Presidente. ¿Cómo se encuentra la organización a nivel nacional? ¿Contáis con muchos militantes/simpatizantes? ¿Cómo tenéis pensado enfocar la campaña para las elecciones de mayo?

Este pasado fin de semana tuvimos nuestro gran acto en Madrid, si bien tenemos equipos grandes que llevan tiempo trabajando en Madrid, A Coruña y Barcelona. Queremos ser un soplo de aire fresco que propone una mejora del proyecto europeo, no queremos un enfrentamiento de banderas.

Sobre nuestra hoja de ruta, queremos comenzar presentando el proyecto en las ciudades y capitales de provincia en los próximos meses. Aparte de eso, queremos hacer un acto europeo -somos un partido paneuropeo- con afiliados de toda Europa, similar al que ya se realizó en Ámsterdam.

El viejo espíritu del nacionalismo recorre la UE a pasos agigantados. Ninguna de las medidas y discursos enarbolados por los líderes europeos ha servido de cordón sanitario para frenar el euro escepticismo y el rechazo europeo, ¿qué medida o antídoto proponéis?

Tenemos unos principios recogidos en nuestro manifiesto denominado ‘Desafíos 5+1’. Creemos que los partidos que están representado actualmente en el Parlamento Europeo nos han fallado en diferentes cosas: en lo relativo a las listas transnacionales -somos firmemente defensores, no estamos haciendo una mezcla de listas, somos un partido paneuropeo-, no han sido capaces de hacer listas trasnacionales, ha habido en todos los grupos diputados que han votado en contra; también atraemos el voto joven, nuestra media está en 28-30 años.

También mostramos disconformidad con la regla de unanimidad del Consejo, proponemos eliminar esa regla a fin de dar mayor fuerza a la Unión. En la misma línea institucional, queremos dar mayor fuerza al Parlamento, una mayor participación ciudadana, que sean los ciudadanos quienes voten al presidente de la Unión Europea.

El hecho de que no haya listas trasnacionales, ¿cómo afecta a vuestro proyecto y vuestra entrada en el PE?

No sabemos exactamente cómo nos afecta, porque hemos trabajado desde el peor escenario que pudiera darse. Apostamos desde el primer momento trabajando por la lista transnacional, pero hemos sido realistas trabajando con la posibilidad de que no se diese.

Tenemos primarias para todos los puestos del partido y, en nuestras listas en España va a haber italianos, alemanes residentes en España que, al final, son europeos también.

En esa línea, un partido paneuropeo, un actor político novedoso, ¿en qué parte del imaginario político se encuadra? ¿Qué perfil marca las líneas de su proyecto?

Somos un proyecto trasversal, seguir hablando en el siglo XXI de que algunas políticas son de izquierdas o de derechas no tiene sentido. Es más, animo a todo el mundo a que se lea la Declaración de Ámsterdam, que es nuestro programa electoral. En él defendemos cosas como que haya un Ministerio de Exteriores de la Unión Europea, para que actuemos desde una misma posición en asuntos como la venta de armas a Arabia Saudí o en el CETA. Otra cuestión que defendemos es la creación de un ejército europeo, idea que celebramos que hayan adoptado otros partidos. Igualmente, apostamos por la unidad fiscal, la deuda es de cada Estado miembro, pero todos estamos en el Euro; lo que defendemos es una economía común, que haya un ministerio de Economía a nivel europeo que unifique una sola deuda común. En esta idea, los diferentes grupos nacionales de Volt estamos de acuerdo.

“Reformar la UE”, ese es vuestro proyecto. Completar la integración de la UE es una de sus líneas a seguir. Especifícanos las ideas de Volt.

No paramos de crecer, estamos registrados y actuando en doce países de la Unión Europea para las elecciones de la UE. Sin embargo, hay diferentes, puesto que la ley electoral difiere de unos países a otros. En España, simplemente tuvimos que ir ante notario y, para presentarnos a las elecciones europeas deberemos recoger 15.000 firmas, en Portugal simplemente basta con recoger 7500 firmas y, en Italia, necesitamos 150.000 firmas, lo que supone una gran complejidad para los compañeros italianos.

Nuestro objetivo es conseguir, al menos, veinticinco eurodiputados, de siete países diferentes y constituir nuestro grupo parlamentario propio, para cambiar la UE. Somos un partido reformista, queremos transformar las instituciones de acuerdo con la ley. Teniendo esa representación en el Parlamento podremos llevar propuestas y, veremos si esos partidos que se llaman europeístas, son realmente así.

Para mejorar el proyecto comunitario, debemos advertir que somos el primer partido paneuropeo, pero queremos más partidos y movimientos paneuropeos. Nos declaramos trasversales, pero somos progresistas. Queremos que en el futuro haya otros partidos, de ámbito conservador por ejemplo. No tenemos un proyecto cortoplacista, la mayoría de los partidos están pensando ahora sólo en las elecciones andaluzas, mientras que nosotros somos el único partido, creo, que tenemos ya nuestro programa para las europeas. Tenemos que mirar más allá y establecer un proyecto a largo plazo, Eduardo Galeano lo decía muy bien “para qué sirve la utopía, la utopía sirve para caminar”. Queremos un Parlamento Europeo con capacidad legislativa de aplicación directa.

Igualmente, también queremos presentarnos a las elecciones europeas de cada país; no ahora, pero sí en adelante, puesto que, para conseguir la reforma de los Tratados, tenemos que conseguir poder dentro de los Estados nacionales. No basta con la representación en el Parlamento, tenemos un proyecto muy ambicioso.

Armonización fiscal comunitaria, impuestos de recaudación europea para un presupuesto autónomo de la UE, un seguro de desempleo europeo… ¿qué opinión os merecen estas propuestas?

Estamos de acuerdo con ello. Nuestra visión a medio plazo es que las pensiones y el paro lo paguen la Unión Europea, que haya un sistema de desempleo a nivel europeo y también de pensiones. Defendemos que se analice los diferentes problemas (sanidad, educación, económicos…) de los ciudadanos y a qué nivel es más eficiente resolverlo. Y, que según ese análisis haya una cesión de los países a la UE o viceversa, para que se haga a nivel local o regional. No tiene sentido que el tratado Schengen de libertad pero que la fiscalidad sea distinta entre los Estados. Si yo quiero montar una empresa en la Unión Europea, lo que quiero es que haya una armonización dentro de la Unión, eliminemos los paraísos fiscales y que las empresas que no se aprovechen de sistemas impositivos más bajos.

Ampliación de la UE: ¿una ampliación hacia los Balcanes y países de del Este? ¿Es partidaria Volt de una ampliación del club europeo sin límites? ¿Y Turquía?

Queremos ampliar la Unión Europea, Volt está en países que no son de la UE, como Suiza. Nuestra visión es que en el medio largo plazo, haya una Unión Africana, una Unión Asiática… Queremos una ciudadanía mundial que avance, no queremos acabar con el nacionalismo de los Estados-nación, para crear uno nuevo, no es nuestro objetivo. Lo que queremos es llevar todas estas propuestas de defensa de los derechos humanos, de no dejar atrás a nadie, etc. a otras zonas y países.

Lo que sí hay que ver o evitar es que todo el mundo entre rápidamente. Pienso personalmente que, lo que toca ver ahora, es observar cómo estamos internamente y reflexionar sobre la crisis, el asunto de los refugiados, el tema de fronteras… Otro tema que llevamos es unificar fronteras, que se gestionen por FRONTEX y se les dote de los medios suficientes. La inmigración, venga por donde venga, viene a Europa, su sueño es venir a Europa; tenemos una responsabilidad de solidaridad, debemos acoger a los inmigrantes.

Un tema bastante preocupante, que ha salido recientemente en distintos foros es el envejecimiento y despoblamiento de la España Rural. Y ello, ligado a la previsible reducción de las partidas de la PAC a España pueden generar un grave problema demográfico. ¿Qué solución se plantea desde Volt para mantener la cohesión en las zonas más rurales de la UE?

En España hay un problema de despoblación y envejecimiento, como Asturias o las dos Castillas. Es una realidad que hemos tratado. Tenemos mucho ímpetu y fuerza en ciudades cosmopolitas, porque es donde más red hay. Por eso llevamos en nuestro programa propuestas para reducir la brecha digital y, por otro lado, queremos apostar por el Estado inteligente, el denominado smart State.

También tenemos que ver que estamos en constante cambio y que hay que pensar en los trabajos del futuro. Hay muchos trabajos que van a desaparecer, como pasó cuando apareció la imprenta y desaparecieron los escribas. Va a haber una reconversión del trabajo de la mano de la revolución tecnológica. Esto lo tratamos en nuestro Programa Volta para la reconversión del trabajo. Si trabajas con las nuevas tecnologías e Internet, puedes trabajar desde un pueblo de Soria, no hace falta trabajar desde Barcelona o Madrid. Creemos que Europa tiene que abanderar la revolución digital y los trabajos del futuro, Europa debe promover que las personas puedan afrontar el futuro con las mejores condiciones.

Además, para estas zonas que sufren la despoblación debemos aumentar las comunicaciones y, por otro lado, para afrontar las crisis del futuro que se dote al Banco Central Europeo de fondos para inversión en estas zonas. Por ejemplo, Asturias en donde van a acabarse las ayudas al carbón, las cuales se ha invertido muy mal a la hora de la reconversión, se pueden hacer inversiones para crear centros tecnológicos y que la gente pueda trabajar desde ahí. Luego, además, estamos aplicando a nivel interno lo que es copiar las mejores prácticas de otras zonas. Por ejemplo, en Asturias o en la cuenca mediterránea, en España en general, sabemos mucho de la industria del turismo y, a lo mejor, en Alemania no tienen esa técnica en el sector, pero sí destacan en la industria; pues lo que proponemos es un intercambio cultural y profesional, un apoyo entre regiones que compartan sus experiencias o técnicas profesionales.

Has hablado del tema del carbón, la industria térmica, de los fondos para construir un modelo de producción alternativo, ¿qué propuestas lleváis para transición energética, energías renovables, medio ambiente?

Nosotros “bebemos”de la economía verde, creemos que tiene que haber una transición a nivel europeo -no solo a nivel Estados- hacia las renovables, pero somos conscientes que no podemos abandonar de un día a otro nuestra dependencia del petróleo o del carbón. Tendría que haber primer un mix energético e invertir en energías renovables, apostamos por un futuro en el que la mayoría de las energías renovables. Hacemos nuestras propuestas de partidos ecologistas, pero siendo realistas con las mismas y la transición que conlleva.

La mayoría de la población europea supera los 50 años de edad. Volt, por el contrario, es fruto de la generación Erasmus, es decir, con una media de edad de entre 25-35 años. ¿Cómo os planteáis atraer el voto de ese estrato electoral teniendo en cuenta que sus necesidades políticas son distintas a las vuestras en el corto plazo (pensiones, sanidad, seguridad de fronteras…)? ¿cómo afrontas una Unión Europea con estas tendencias demográficas?

Lo que queremos preguntar a personas de esa franja de edad (tíos, padres, abuelos, abuelas…), es que les pregunten a sus nietos, sobrinos, hijas… que han estado seguramente de Erasmus, que le pregunten: ¿Qué es para ellos la UE? ¿Qué es para ellos el Erasmus? Queremos que transmitan su experiencia para valorar si merece la pena la Unión Europea, una respuesta sincera de quien conoce lo que supone la Unión Europea, y que confíe en nosotros.


Entrevista realizada por Antonio Gutiérrez y Marc Riera.

The following two tabs change content below.

Antonio Gutiérrez

Antonio Gutiérrez Guijarro (Baena, 1996) es jurista por la Universidad Carlos III de Madrid. Máster en Derecho de los Sectores Regulados y Máster de Acceso a la Abogacía, en la actualidad. Cofundador de Estudiantes por Europa (ExE) y S. Gral. de European Law Student Association UC3M. Interesado en derecho público, fiscalidad, Estado del Bienestar y LatAm. Sumergido en todo lo relativo a la integración europea y el derecho comunitario. Colaborador ocasional en diferentes medios como contertulio o articulista.

Deja un comentario