Suecia forma nuevo gobierno

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

El viernes 18 de enero llegó a su fin el bloqueo político de cuatro meses tras las elecciones de septiembre del pasado año. El socialdemócrata Stefan Löfven ha logrado su reelección como Primer Ministro.

El parlamento sueco (“Riksdag”) cuenta con 349 escaños, habiendo logrado representación 8 partidos distintos:

Partido Socialdemócrata – 100 escaños (113 en 2014).

La fuerza mayoritaria históricamente en Suecia y uno de los primeros partidos socialdemócratas del mundo que alcanzaron el gobierno. El partido del actual Primer Ministro ya encabezaba un gobierno en minoría parlamentaria con el Partido de La Izquierda y el grupo Verde desde 2014 (entonces el bloque rojiverde se quedó en 158 escaños); con anterioridad lideraba la oposición.

Partido Moderado – 70 escaños (84 en 2014).

Se trata de un partido de corte conservador y europeísta, líder de La Alianza que aglutinaba al bloque de la derecha política (obtuvieron 143 escaños y por tanto a 32 de la mayoría). Durante la legislatura previa, La Alianza había permitido gobernar a la coalición roji-verde al excluir a la ultraderecha de posibles mayorías alternativas, este partido, quizás el más escorado de su polo, ha sido castigado con fugas de su electorado, precisamente, a los Demócratas de Suecia.

Demócratas de Suecia – 62 escaños (49 en 2014).

Se trata de un partido nacional-populista, representante de la actual corriente de ultraderecha europea. No participaba dentro de La Alianza y su crecimiento ha sido notable en los últimos años.

Partido del Centro – 31 escaños (22 en 2014).

Se trata de un partido reformista, con orígenes agrarios. En política económica se orienta al centro-derecha e integra(ba) La Alianza. Fue una de las formaciones que sumó escaños respecto a 2014, entre otros motivos se explica por la claridad en el discurso de la líder del partido, Annie Lööf.

Partido de la Izquierda – 28 escaños (21 en 2014).

Formación excomunista y ligada a la identidad de clase, es un partido progresista en aspectos sociales y culturales. Su avance no ha permitido compensar la caída de socialdemócratas y verdes.

Partido Liberal – 20 escaños (19 escaños en 2014).

Una formación de centro-derecha moderada, con orientación neoliberal en aspectos económicos, se ubica en una posición algo más progresista en asuntos sociales y culturales. Forma(ba) parte de La Alianza, el bloque pre-electoral de centro-derecha.

Demócrata-Cristianos – 22 escaños (17 en 2014).

Si bien el peso de la CDU alemana ha sido muy importante, este grupo siempre ha sido minoritario (nunca ha alcanzado el 10% de votos). De tendencia conservadora tradicional, se presentó formando parte de La Alianza.

Partido Verde – 16 escaños (24 en 2014).

En el gobierno de coalición desde 2014, ha sufrido importantes pérdidas electorales.

Tras el escrutinio de septiembre, Ulf Kristersson, el líder del Partido Moderado, intentó formar una mayoría de centro-derecha, por entender que la decisión del electorado sueco era clara, primando el viraje de la política de centro izquierda del anterior gobierno. Para ello La Alianza debía obtener la el apoyo de los Demócratas Suecos o la abstención de los Socialdemócratas.

Ninguna de esas dos opciones fue posible: el partido socialdemócrata, rechazó abstenerse, mantenía la condición de primera fuerza y la suma del bloque de izquierdas seguía siendo, por un escaño, superior a la de La Alianza; por otro lado Kristersson no fue capaz de lograr que Liberales y Centristas aceptasen colaborar con la ultraderecha.

Posteriormente tanto Stefan Löfven como Annie Lööf intentaron formar mayorías: el primer intento de los socialdemócratas consistió en atraer a los centristas a su bloque, pero aún faltaba un escaño y los Liberales habían dejado claro durante la campaña que no colaborarían con los excomunistas, posición que reforzaron tras su lectura de los resultados, que demuestran un giro a la derecha en las preferencias del país; la opción de Lööf replicaba el intento de Kristersson de obtener la abstención de los socialdemócratas en favor de un gobierno de La Alianza, aunque con un liderazgo más centrista del gabinete gubernamental, y también resultó fallida.

Finalmente, socialdemócratas y verdes, entendiendo el giro político del país, se abrieron a negociar un gobierno transversal y propusieron acordar un programa de gobierno que recogiese algunas medidas liberalizadoras del mercado laboral y de rebaja fiscal. Con esta iniciativa rompieron La Alianza pero no lograron la mayoría parlamentaria (se quedaban en 167 escaños).

Faltaba que paralelamente negociasen una abstención de La Izquierda. Este partido ha cargado con la responsabilidad de Estado, a cambio de una incierta capacidad de veto parlamentario (puesto que algunas medidas que rechaza podrían resultar aprobadas con los votos de Cristianodemócratas o incluso del Partido Moderado).

Tras la rotura de La Alianza, tanto Moderados como ultraderecha han iniciado un movimiento para explorar una mayor colaboración y la configuración de un nuevo bloque de (potencial) mayoría de gobierno, más derechista que la coalición Reinfeldt (2006-2014). Por su parte los Cristianodemócratas han visto su oportunidad para marcar perfil y poder ser la llave de muchas decisiones parlamentarias.

En resumen, tras la investidura del nuevo gobierno Löfven se vislumbra una posible traducción a la sueca del escenario Macron: una heterogénea fuerza plural de grupos europeístas, centristas y progresistas en aspectos sociales y culturales, reformistas en materia de flexibilización laboral y fiscal y papel del sector público, y con acento ecologista… gobierno que deberá conducirse con mucho diálogo y tras un liderazgo audaz. A ambos lados queda oposición: una fuerza de izquierda, de claras convicciones democráticas, y otro bloque, por ahora mayor, de una derecha cada vez más polarizada.

The following two tabs change content below.

Pelayo Cobos

Pelayo Cobos (Gijón, 1979), es Licenciado en Ciencias Políticas, Administración Pública y Relaciones Internacionales por la Universidad del País Vasco. MBA por la Universidad de Oviedo y Curso Superior de Estrategia y Gestión del Comercio Exterior por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). Ha realizado un curso de Política Internacional Comparada en la Universidad de Oslo (Noruega). Cuenta con más de diez años de experiencia profesional en mercados internacionales, trabajando en el sector financiero, con empresas industriales y como consultor independiente.

Deja un comentario