La legislatura de la confrontación

La configuración del gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos trajo consigo un enorme revuelo mediático desde el día en que se anunció el pacto entre ambas formaciones. No es para menos, pues no se daba un fenómeno así en España desde los tiempos de la II República y era el primer gabinete de la reciente democracia en incorporar a ministros comunistas.

Pero más allá de eso, el más importante escollo para el pacto de gobierno fue lograr la abstención de los nacionalistas catalanes de ERC –los vascos del PNV ya tienen asentada su pragmática posición en este campo- y la izquierda abertzale de EH Bildu. La falta de apoyos en el espectro de la derecha, con Ciudadanos como primer objetivo, obligó al PSOE a desmarcarse de la línea dura que venía promoviendo durante la campaña electoral contra los secesionistas catalanes, cambiando esta por un obligado entendimiento con ERC para que sus trece diputados facilitaran la investidura de Pedro Sánchez.

Las largas negociaciones y el secretismo en torno a ellas desembocaron en la materialización de un pacto de investidura que marcará la presente legislatura. ERC apuesta decididamente por una mesa de diálogo para materializar sus aspiraciones soberanistas, mientras que el PSOE la encuentra como una forma de abordar el problema catalán desde el marco constitucional y el diálogo. De este modo, los socialistas se aseguraban las abstenciones de ERC y EH Bildu. Unido a los apoyos de las formaciones Más País, BNG, Compromís, Nueva Canarias, PNV y Teruel Existe, Pedro Sánchez lograba los apoyos necesarios para superar por mayoría simple la investidura como presidente del gobierno.

Para las formaciones del bloque de la derecha, esta situación ha supuesto toda una “traición” del candidato socialista a los españoles, a quien acusan de haber “vendido” al país a cambio de los votos de ETA, los independentistas catalanes y los “chavistas” de Podemos. Así lo expresaron las formaciones de este espectro ideológico durante los días en los que se celebraba la investidura, con un ambiente bastante bronco y marcado por los constantes insultos desde las bancadas de PP, Ciudadanos y VOX al candidato a presidente y sobre todo a los miembros de ERC y EH Bildu cuando tomaron la palabra.

Los partidos de la derecha ya han manifestado que llevarán a los tribunales todos los recursos que estén en su mano para zancadillear las acciones del gobierno. Buscarán mediante esta guerra judicial —conocida también con el anglicismo de lawfare— contrastar su supuesto constitucionalismo con las intenciones de aquellos que pretenden “romper España”.

Pedro Sánchez y su equipo tendrán muchos retos por delante, y uno de ellos pasará también por el del relato. Hasta ahora, las Vox, PP y C’s han marcado el eje discursivo mediante la denuncia de la situación en Cataluña y más recientemente con el “pin parental” (o veto, como ya están citando algunos medios).

Sin embargo, el nuevo Gobierno ha pisado el acelerador y a falta de finalizar su primer mes de trabajo ya ha aprobado una nueva subida del SMI a 950 euros, así como ha impulsado medidas que ya estaban previstas abordar y que habían sido aplazadas hasta la formación del ejecutivo: la subida de un 0,9% de las pensiones, el incremento de los salarios del funcionariado en un 2% y la declaración de emergencia climática. De este modo, PSOE y Podemos tratan de hacer valer sus logros ante una oposición que será encarnizada y que promete no dejar un respiro, pues la irrupción de VOX en el parlamento ha llevado a que Ciudadanos, pero sobre todo PP, ejerzan un discurso más duro y enfocado en deslegitimar la coalición.

La legislatura no será fácil, y el ejecutivo deberá ir un paso por delante de la oposición para no caer en su juego y tener que justificar cada movimiento que haga. Dicen que se han de dar 100 días a un gobierno para juzgar sus acciones, pero este ya ha dado mucho de qué hablar.

The following two tabs change content below.

Álvaro de la Higuera

Álvaro de la Higuera (Granada, 1997). Estudio periodismo en la Facultad de Comunicación de Sevilla, carrera que estoy a punto de finalizar. Me interesa la política nacional e internacional y la historia, de las que leo constantemente. En su momento redacté artículos para el periódico digital de mi facultad, y en un futuro pretendo especializarme por la misma en comunicación política e institucional.

Latest posts by Álvaro de la Higuera (see all)

Necesitamos tu apoyo económico para seguir haciendo análisis independientes y rigurosos. Sin ti, no es posible.

Deja un comentario