Seguiremos luchando

El pasado 3 de julio, un grupo de jóvenes decidió pegar una paliza en A Coruña a Samuel Luiz al grito de “maricón” hasta causar su muerte. Lamentablemente, esto no es un hecho aislado de homofobia. Si no que estamos asistiendo a un crecimiento de delitos de odio hacia la comunidad LGTBI en los últimos tiempos, y esto lo avalan los datos.

Hace unos años, en este mismo medio escribimos sobre delitos de odio, avisando del repunte que se había producido en los delitos hacia la comunidad LGTBI, y según la información recogida por el ministerio de interior, nos  seguimos encontrando ante un aumento de este tipo de delito desde 2015  con 169 ataques hasta 2019 llegando a la cantidad de 278 delitos contra la comunidad (último dato publicado), consiguiendo alcanzar más de 1.200 ataques registrados en 4 años, y posiblemente con un aumento en estos dos últimos años todavía no publicados:

Pero es que según datos de la última encuesta de la Unión Europea sobre igualdad LGTBI (a long way to go for LGTBI equality), un 48% de los españoles que pertenecen a la comunidad  evitan cogerse la mano en público por miedo a ser agredidos y un 41% de los encuestados reconoce haber experimentado acoso por ser LGTBI. Algo que también se ve reflejado en el ámbito laboral, ya que según el análisis realizado por Mpatika sobre “la diversidad LGBT en el contexto laboral en España”, el 41% de los encuestados se encuentra dentro del armario o solo lo saben algunas personas. Y un 34% reconoce no visibilizarse por miedo a que cambie su valoración como profesional. También observamos como las personas LGTBI encuentran un espacio más “cómodo” y seguro ante sus amigos frente a un mayor miedo y discriminación en su familia, ya que un 93% de los encuestados se encuentran fuera del armario con sus amigos mientras que un 34% se encuentra dentro del armario o fuera pero es poco aceptado con sus familiares más cercanos.

Según las encuestas de las que acabamos de hablar, las personas LGTBI se encuentran en un continuo conflicto de “armarización”, tanto a nivel laboral, familiar como social. viviendo en un continuo “miedo” por las consecuencias que puede acarrear “salir del armario”. Pero que el principal punto de apoyo, son las amistades, que presentan una mayor aceptación que el resto de grupos sociales.

Mientras tanto, vivimos una deriva política frente a esto. Desde la aprobación del matrimonio igualitario en España, nos habíamos encontrado ante un “consenso” hacia los aceptación de los derechos LGTBI por parte de los principales partidos políticos, pero con la aparición de Vox, con un mensaje homófobo y tránsfobo marcado con un continuo ataque de sus principales líderes a la comunidad, ha conseguido un cambio de ruta del Partido Popular, aceptando medidas en contra de estos derechos, como la aprobación del pin parental en algunas comunidades o la abstención en el Parlamento Europeo contra las leyes anti LGBTI del gobierno de Hungría.

Igualmente, todos hemos podido ver la lucha interna dentro del partido socialista por la aprobación de la ley trans este mismo año, al igual que el manifiesto tránsfobo, firmado por la ex vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo.

Todo esto, ha supuesto ver cómo gran parte de los derechos que tanto ha costado construir llegue a verse en peligro. Pero desde el pasado 3 de julio  se han realizado diversas manifestaciones a lo largo del país como respuesta contra el crimen homofobo de Samuel Luiz, llegando incluso a tener repercusión internacional.

Igualmente, hemos visto como las redes sociales se llenaban de mensajes de personas pertenecientes a la comunidad LGTBI contando y dencunciando sus historias de acoso y discriminación, mostrando que no estamos solos en esto.

Está claro que la lucha por los derechos LGTBI en España no terminó con la aprobación del matrimonio igualitario. A día de hoy seguimos viviendo casos de discriminación y abusos por el simple hecho de ser, al igual que sigue existiendo un miedo a salir del armario por las consecuencias y repercusiones que puede tener frente a familiares, amigos o conocidos.

Por Samuel y por todas las historias anónimas de agresiones, discriminación o miedo, seguiremos luchando.

The following two tabs change content below.

Silvia López Añover

Silvia López Añover (Quintanar de la Orden, 1994) Graduada en Ciencias Políticas, y Máster en Análisis Político y Electoral por el Instituto Carlos III-Juan March. Interesada en el campo del comportamiento político.

Latest posts by Silvia López Añover (see all)

Silvia López Añover

Silvia López Añover (Quintanar de la Orden, 1994) Graduada en Ciencias Políticas, y Máster en Análisis Político y Electoral por el Instituto Carlos III-Juan March. Interesada en el campo del comportamiento político.

Deja un comentario