Unidad y rearme ideológico para 2023: Sánchez ante el 40º Congreso Federal

Valencia se ha convertido en el escenario de los grandes actos políticos. Antesala de la calma que precede a los movimientos electorales de 2023, la Convención Nacional del PP dejó el pabellón lo suficientemente bajo para que, salvo harakiri político, el Congreso Federal sea un paseo para Pedro Sánchez.

La máxima cita de los socialistas llega tras el acuerdo de los socios de gobierno para presentar los expansivos Presupuestos Generales de 2022, el viento de cola a favor de la convalidación en el Congreso del decreto para limitar los beneficios de las eléctricas, y el pacto con el PP para desbloquear la renovación de RTVE, el Defensor del Pueblo y el Tribunal Constitucional.

El 40° Congreso Federal va a ser mucho más propositivo de lo que se esperaba hace unos meses. El debate sobre la financiación autonómica o nuevos mecanismos de armonización fiscal llega en el momento justo. Las casualidades en política no existen, y por ello este Congreso se celebra en territorio de Ximo Puig, máximo barón socialista y principal valedor de la corriente que clama por una financiación de las comunidades autónomas más equilibrada. Cabe tener en cuenta que uno de los más interesantes movimientos políticos -aún soterrado- es el que se lleva a cabo en la España del mediterráneo. Previo a la presentación de las cuentas públicas, Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, y el valenciano protagonizaron en Sevilla una fotografía de unidad ante lo que puede convertirse en un nuevo foco problemático para Sánchez si no atiende estas fortalecidas pulsiones territoriales.

Los Presupuestos para el año que viene satisfacen al mayor impulsor de una financiación autonómica más justa, pero no es la única medida que el PSOE está planteando en el plano territorial. La revuelta de provincias como Soria Ya, Jaén Merece Más o Aragón Existe, pone de manifiesto cómo ha calado la creencia en determinados territorios de la España Vaciada de necesitar una voz propia que vele por sus intereses en el Congreso de los Diputados. El madridcentrismo y la visión de un país a dos velocidades puede poner contra las cuerdas a los partidos mayoritarios en 2023: a la hora de votar hay otra opción política, y este nuevo tablero complicará aún más la gobernabilidad, asemejando el Congreso a una cámara territorial.

Por ello el PSOE ha introducido en la agenda mediática la posibilidad de una redistribución de las sedes de los máximos organismos públicos, que están localizados en Madrid e incrementan el plus por la capitalidad, a otros territorios. Así conseguirían atender dos grandes demandas: el reconocimiento a la existencia de esas provincias con una presencia protagonista del Estado y el beneficio económico que les supondrá la creación de empleos y empresas en torno a infraestructuras como el Tribunal de Cuentas o el Tribunal Constitucional.

También se espera que el partido vuelva a enarbolar la bandera del feminismo a las puertas del avance del debate sobre la abolición de la prostitución y el retroceso en derechos como el aborto que anuncian desde el PP. También se han registrado enmiendas a la ponencia marco en la que sí se defiende la autodeterminación de género, definitoria de la Ley Trans y foco de conflicto en el movimiento feminista meses atrás. Como ya es casi una tradición, Juventudes Socialistas de España volverán a llevar enmiendas para clarificar la posición del partido en el debate monarquía-república, con especial énfasis en la necesidad de una mayor transparencia de la Casa Real, ante los rumores de regreso de Juan Carlos I.

La Fira de Valencia se convertirá en el enclave para escenificar la unidad del partido. Repleto de distintas actividades con una estudiada puesta en escena para los más de 1.083 delegados y 3.500 invitados, esta vez sí contarán con la voz -que no voto- de la corriente Izquierda Socialista y Cristianos Socialistas.

Pedro Sánchez consigue así la tan ansiada fotografía con los exsecretarios generales, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Joaquín Almunia. Los discursos de Felipe y Zapatero serán el mayor impulso al mensaje que quiere enviarse: el PSOE de Sánchez es un proyecto en el que se sienten incluidos, importante más aún tras la afirmación de González de que sentía «orfandad representativa».

La comunión con Felipe González en este congreso ha sido posible tras la renovación del Gobierno en julio, que buscaba mejorar las relaciones entre el partido y Moncloa. De ahí que el núcleo duro de la dirección socialista continúe con Adriana Lastra, máxima valedora de Sánchez en las primarias, como vicesecretaria general sin la responsabilidad de la Portavocía en el Congreso y centrada por completo en lo orgánico; y Santos Cerdán como secretario de Organización, que ya ejercía como tal desde la salida de José Luis Ábalos. En la Ejecutiva también seguirá Cristina Narbona como presidenta del partido, y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que abandona el Área de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas para ocupar la de Política Municipal, que tenía al frente a la diputada por Aragón Susana Sumelzo.

También se ha conocido la entrada del delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, actual secretario de Formación, como responsable de Acción Electoral, ejercida por Francisco Salazar, que abandonó Moncloa con Iván Redondo. Llega su sustituta como directora adjunta del Gabinete del Presidente, Llanos Castellanos, como secretaria de Relaciones Internacionales. En el plano territorial, Guillermo Fernández Vara, saliente coordinador del Consejo Político Federal, tendrá la Secretaría de Política Autonómica, que abandona el otro rival de Sánchez en las primarias, Patxi López. Otras primarias que también entran en el juego son las andaluzas. El secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, sustituirá a Guillermo Fernández Vara, en un movimiento que busca visibilizar al líder sevillano y que Andalucía recupere el peso histórico que le corresponde como la federación más importante.

El 40° Congreso Federal dará el pistoletazo de salida para que, unidos en torno al liderazgo de Sánchez, el PSOE se rearme ideológicamente con un renovado equipo de cara a las elecciones de 2023.

Celia López

Nacida en Montilla, Córdoba. Graduada en Periodismo por la Universidad de Sevilla, y estudiante de Ciencias Políticas y de la Administración por la UNED. Cursa actualmente el Máster en Comunicación Institucional y Política de la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario